resumen noticias

Nuevo Código y otros cambios en el tintero

La Asamblea aún estudia ampliar los períodos de alcaldes y diputados a cinco años y separar la funciones en el TSE.

Miércoles, 27 de Marzo de 2013

La Asamblea Legislativa todavía mantiene en estudio algunos proyectos de ley en materia electoral, entre ellos la elaboración de un nuevo Código Electoral, alargar los períodos de diputados y alcaldes a cinco años, y despartidizar el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

La creación de un nuevo Código Electoral surgió a propuesta del FMLN, que presentó un anteproyecto que, entre otros puntos, actualiza algunos términos desfasados en la legislación actual.

Sin embargo, los diputados aún no deciden si avalar un nuevo proyecto o terminar de agregar las reformas necesarias al Código actual, que ha sufrido un sinnúmero de modificaciones en cada evento electoral.

Según han señalado los mismos legisladores, se espera que la redacción del nuevo Código Electoral sea presentada formalmente a la Comisión de Reformas Electorales y Puntos Constitucionales el próximo 9 de abril.

Otro de los puntos, ampliar de tres a cinco años el período de legisladores y alcaldes, aún no cuenta con el consenso de todas las bancadas legislativas.

En la legislatura 2006-2009, los legisladores aprobaron en primera instancia la reforma a los artículos 124 y 202 de la Constitución de la República, pero no logró los votos en la legislatura 2009-2012 para ratificarla.

"También es importante abordar el tema de pasar de un sistema en el que se separan los tipos de elección en períodos diferentes, municipales y legislativas por un lado cada tres años, y las presidenciales por otro cada cinco años, a uno en el que coincidan ambos tipos de elección celebrando una de carácter general, con el propósito principal de reducir sus costos", consideró el director del Departamento de Estudios Políticos de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades), Luis Mario Rodríguez.

Por otra parte, una de las reformas que aún no termina de cuajar en las agendas de los legisladores es separar las funciones jurisdiccionales y administrativas del TSE, a fin de despartidizar la institución y permitir que los jueces electorales sean imparciales y no apegados a un partido.