Procesión de los Cristos en Izalco atrae a devotos

Los doce Cristos que son cargados por representantes de las diferentes ermitas de la ciudad recorren más de 20 cuadras en total

Esta tradición se lleva a cabo el Jueves Santo y participan las diferentes cofradías de Izalco. Foto EDH / Archivo

Una de las actividades más representativas de Izalco es su ancestral procesión de los Cristos.

Dicha actividad se realiza todos los Jueves Santos, y en ella participan las diferentes cofradías izalqueñas.

Las imágenes de los 12 diferentes Cristos adornados con palmas y otras flores, recorren las principales calles de la ciudad, acompañadas por los fieles católicos y los miembros de cada una de las cofradías.

La actividad que tiene una duración de aproximadamente de 18 horas sale del atrio del templo de Jesús Nazareno a las 2:30 de la tarde en punto y recorre alrededor de 17 cuadras continuas, dejando un tiempo estimado para cada una de ellas de 15 minutos.

Según uno de los miembros de la Hermandad de Jesús de Nazareno, Juan Antonio Beltrán, "en esta actividad de los Cristos participan unas 1,500 personas, entre miembros de las cofradías y fieles católicos que acompañan la procesión desde que sale hasta que vuelve a entrar pasadas las seis de la mañana del siguiente día".

Beltrán explica que durante el recorrido, la procesión visita los templos de Dolores y la Asunción, donde hace una parada obligatoria a las 6:00 de la tarde, y luego sigue su camino hasta regresar al mismo templo de Jesús de Nazareno, a las 6:45 del Viernes Santo.

"Esta es la procesión más larga que tenemos en Izalco y me atrevo a decir que quizá es la que más dura a nivel nacional. Además de ser una de las más largas también es una de las más antiguas", dice Beltrán.

Las autoridades religiosas de Sonsonate y los fieles católicos coinciden en que la procesión de los Cristos es algo único en todo el territorio nacional. Se presume que esta tradición data de tiempos ancestrales, ya que se considera como una de las pocas actividades religiosas centenarias en Centroamérica.

Muchos izalqueños relacionan la tradición con los antepasados y otros han llegado a denominar la actividad como la procesión del Nazareno indígena por su misma antigüedad.

"Se cree que esta procesión la realizaban nuestros antepasados, quienes a lo mejor no llevaban 12 Cristos, pero sí realizaban algo similar que representaba el número de tribus que ellos tenían", asegura el miembro de la hermandad.

Para la mayoría de religiosos de Izalco, participar en esta procesión representa un sacrificio que es valedero para reconocer sus pecados. Acompañar a los Cristos durante las 18 horas de recorrido, garantiza según algunos creyentes, el perdón de sus pecados.

"Para mí esta es una de las procesiones más importantes de toda la Semana Santa. Todos los años intento no perdérmela porque en lo personal es mi manera de demostrar mi arrepentimiento por ser un pecador y al cumplir esta penitencia de caminar 18 horas continuas yo me siento mejor", asegura el izalqueño Mario Garay.

Algunos de los Cristos que acompañan esta procesión datan de muchos años, como por ejemplo el de la cofradía Santa Bárbara, que se cree fue tallado allá por el año de 1594.

Para los pobladores de Izalco, esta tradición es uno de los eventos que más turistas atrae en esta época.

Por esa razón, los participantes se esmeran por conseguir la mejor ambientación posible.

"Adornamos las calles con alfombras y flores. Tratamos de que todo salga bien para que la gente se lleve un buen recuerdo de nuestra Semana Santa y quiera volver el próximo año", afirma satisfecho Garay.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.