Ciudad del Vaticano

Misa para inaugurar papado combina religión y política

Cientos de miles de personas abarrotan la Plaza de San Pedro y las calles aledañas para la misa

Agencia AP

El Vaticano se está preparando la recibir a una enorme multitud durante la misa inaugural del Papa Francisco el martes, un evento que combina religión y política al reunir a la realeza de Europa, jefes de Estado y líderes espirituales del mundo.

Se espera que cientos de miles de personas abarroten la Plaza de San Pedro y las calles aledañas para la misa en la que Francisco será declarado formalmente como el líder de los 1.200 millones de católicos romanos del mundo.

La congregación podría ser la mayor en Roma desde que 1,5 millones de personas acudieron a la capital italiana para la beatificación del fallecido Papa Juan Pablo II el 1 de mayo del 2011.

El Vaticano dijo que seis monarcas, incluyendo a los de Bélgica y Mónaco, están entre los líderes de más de 130 delegaciones que asistirán a la misa.

Una figura significativa en el evento será Bartolomé I, el patriarca ecuménico de los cristianos ortodoxos, en la primera vez que el líder espiritual de esta comunidad acude a la misa inaugural de un Papa desde el Cisma entre Oriente y Occidente que se produjo en 1054.

Habrá más de 30 delegaciones representando a otras iglesias cristianas, además de enviados de las comunidades judías y musulmanas del mundo.

El vicepresidente estadounidense, Joe Biden, y otros líderes occidentales compartirán la sección VIP sobre las escaleras de la Basílica de San Pedro junto al presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, quien técnicamente estaría infringiendo una prohibición de viajes impuesta por la Unión Europea.

Entre los mandatarios latinoamericanos estarán la argentina Cristina Fernández, la brasileña Dilma Rousseff, el mexicano Enrique Peña Nieto y el chileno Sebastián Piñera.

El Vaticano destacó que no emite invitaciones para estos eventos, sino que están abiertos a representantes de todas las naciones.

La Santa Sede reveló el escudo de armas del nuevo Papa -similar al que empleaba como arzobispo de Buenos Aires-, que contiene símbolos que representan a Jesús, María y José.

El escudo contiene además símbolos del pontificado, incluyendo dos llaves que representan al pasaje bíblico en el que Jesús le entrega a San Pedro "las llaves del reino" de Dios.

El lema el escudo de armas es "Miserando atque eligendo" ("Lo miró con misericordia y lo eligió"), que proviene de las meditaciones de Bede el Venerable, un monje inglés del siglo VIII, a partir de un pasaje del Evangelio en el que Jesús llama a San Mateo para que se convierta en su apóstol.

ANILLO PAPAL

En varios sermones y comentarios desde su sorpresiva elección el miércoles, el Papa ha instado a los fieles a ser más piadosos y a no apresurarse a condenar los errores de otros.

El anillo papal elegido por Francisco es de plata bañada en oro y representa a San Pedro portando las llaves, dijo el Vaticano.

El anillo y el palio papal -una vestimenta litúrgica que se porta alrededor del cuello y está hecha de lana de cordero para simbolizar lo que enseña Jesús como pastor- serán colocados en el lugar donde se cree que está enterrado San Pedro.

Ambos elementos se mantendrán sobre la tumba del santo durante la noche y el Papa los tomará antes de la misa.

El Vaticano dijo que unos 150 cardenales, incluyendo los 114 prelados menores de 80 años que tomaron parte del cónclave que eligió a Francisco la semana pasada, ofrecerán la misa junto al pontífice.

El lunes, Francisco tuvo su primera incursión en las arenas diplomáticas que deberá atravesar, cuando la presidenta argentina le pidió que interviniera en la disputa con Gran Bretaña sobre las Islas Malvinas.

"Solicité su intermediación para lograr el diálogo en la cuestión Malvinas", dijo la mandataria argentina a periodistas.

Fernández, que ha gobernado Argentina por seis años, ha llevado adelante una campaña para renegociar la soberanía del archipiélago, a la que Gran Bretaña se resiste, lo que ha generado una serie de roces diplomáticos.

El primer ministro británico, David Cameron, dijo la semana pasada que el Papa Francisco, el primer pontífice latinoamericano, estuvo equivocado al decir en el 2012 que el Reino Unido había "usurpado" las disputadas islas a Argentina.

El año anterior, Bergoglio había dicho que las islas eran "nuestras", una opinión que los argentinos comparten.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.