La DNM revocó licencia, canceló los registros y multó a droguería

También ordenó destruir los productos que, según la DNM, "fabricaron sin autorización".

La DNM inspeccionó las instalaciones de Lafimarq el 17 de octubre. Foto EDH / Archivo

La Droguería Lafimarq se convirtió ayer en el primer negocio sancionado por la Dirección Nacional de Medicamentos. Ayer Vicente Coto Ugarte informó que el proceso iniciado en 2012 contra dicha empresa concluyó el 12 de marzo con una sanción.

Esta consiste en la revocatoria de la autorización de funcionamiento; la cancelación de los registros sanitarios propiedad de Lafimarq, la destrucción de los productos que esta empresa fabricó sin autorización y una sanción económica equivalente a 22,410 dólares.

En octubre de 2012, tras recibir una denuncia ciudadana, la DNM allanó las instalaciones de Lafimarq.

En el sitio, aseguró Coto Ugarte, había evidencia de que se estaban elaborando medicamentos, algo para lo que la empresa no tenía autorización. Además el medicamento era elaborado en condiciones inadecuadas.

"Esta droguería ya no puede seguir comercializando su producto en El Salvador", indicó el funcionario, quien pidió a las farmacias que se abstengan de vender el producto que Lafimarq elaboraba y distribuía.

La Dirección de Medicamentos también mandó una notificación a las autoridades que regulan los fármacos en Guatemala, pues Lafimarq tiene su planta de producción oficial allá.

La Dirección de Medicamentos tiene habilitado el teléfono 136 para consultas y denuncias referentes a los medicamentos.

Aún sin laboratorio de control de calidad propio

Pese a que con la Ley de Medicamentos se pretende supervisar mejor la calidad de los fármacos que se comercializan en el país, la DNM aún no cuenta con un laboratorio de control de calidad propio.

Coto Ugarte explicó que todavía trabajan con el laboratorio que pertenecía al Consejo Superior de Salud Pública.

Hasta el momento, la DNM ha recurrido a los servicios de laboratorios extranjeros para verificar la calidad de un grupo de 300 medicamentos catalogados como "de vital importancia para el país".