resumen noticias

En su primer Ángelus: "si Dios no perdonara, el mundo no existiría"

Domingo, 17 de Marzo de 2013

VATICANO. Más de 300,000 personas aclamaron ayer en la Plaza de San Pedro del Vaticano al papa Francisco para el primer ángelus de su pontificado, en el que insistió sobre la necesidad de la misericordia y el perdón para un mundo "más justo".

"Un poco de misericordia hace el mundo menos frío y más justo", dijo el primer papa latinoamericano, que apareció con sotana blanca y cruz de hierro ante la muchedumbre que agitaba banderas de todos los países.

"¿Han pensado en la paciencia de Dios, la paciencia que tiene con cada uno de nosotros?", dijo, "Dios jamás se cansa de perdonar a los hombres y que si Dios no perdonara el mundo no existiría".

"No olvidemos esta frase, Dios jamás se cansa de perdonar, jamás. El problema es que los hombres nos cansamos de pedirle perdón".

Acogido con una fuerte ovación y ondear de banderas y vivas por esas 300.000 personas, según datos facilitados por el Ayuntamiento de Roma, el pontífice dio las gracias a los presentes por acompañarle y de nuevo pidió que recen por él, lo mismo que imploró tras presentarse a los fieles el 13 de marzo cuando fue elegido el 266 papa de la Iglesia.

En su línea sencilla, de pastor, contó que ha leído un libro del cardenal alemán Walter Kasper sobre misericordia y que le había hecho mucho bien. Sonriendo y bromeando precisó: "no penséis que hago publicidad de los libros de mis cardenales".

"Un poco de misericordia hace al mundo menos frío y mas justo", subrayó.

Antes del ángelus, ofició misa en la parroquia de Santa Ana, en el Vaticano, en cuya homilía dijo que el gran mensaje de Dios es la misericordia y que Jesús no ha venido al mundo por los justos, sino por los pecadores.

"También nosotros somos como ese pueblo que de una parte nos gustar escuchar a Jesús, pero a otra parte nos gustar criticar a los otros, condenar a los otros. El mensaje de Jesús es la misericordia", afirmó.