Reglamento contradice la ley de medicamentos

La Ley manda tomar en cuenta los precios en el área centroamericana y Panamá

El Reglamento para determinar los precios de venta máximos de las medicinas contradice la Ley de Medicamentos. Así lo han denunciado tanto la Asociación de Distribuidores de Productos Farmacéuticos (Diprofa) como la Federación Centroamericana de Laboratorios Farmacéuticos (Fedefarma). Además existe preocupación por los efectos adversos que la ley podría causar.

Mauricio Santamaría, de Diprofa, reconoce que "el gobierno tiene la libertad y el derecho de buscar mejores precios para la población". No obstante, señala que han solicitad a la Dirección Nacional de Medicamentos (DNM) revisarlo, pues difiere en varios puntos de lo estipulado por la Ley.

En primer lugar, el artículo 58 de la Ley reza: "El precio de venta máximo al público, se determinará en base al Precio Internacional de Referencia estableciendo diferentes márgenes de comercialización para medicamentos innovadores o genéricos fabricados en el país o importados". Pero el artículo 2 del Reglamento introduce un término que no figura en la Ley: "conjunto homogéneo". Esto es "un conjunto de productos farmacéuticos que poseen los mismos principios activos, concentración y forma farmacéutica". Usando este concepto se calcula un mismo precio para medicamentos innovadores y para genéricos.

En palabras de Santamaría: "Agarro los productos, los meto en un guacal y a todos les pongo el mismo precio promedio basado en precios de productos diferentes".

En este punto, tanto Diprofa como Fedefarma creen que la DNM debería haber calculado el precio por producto y no por principio activo.

El asesor legal de Fedefarma y Diprofa, Luis Chávez, ha explicado: "Esto es igual a que yo en la ley mande a poner precio tope de los aparatos de celular. Imagínese que la ley dijera 'se establecerán los precios topes, como el promedio de Centroamérica de los celulares, de los inteligentes, de los sencillitos, y de aquellos que son nada más para recibir llamadas".

En el proceso se han usado unas fórmulas que ni Diprofa ni Fedefarma han conseguido que la DNM les explique.

"Hemos solicitado muy respetuosamente a la DNM una reunión para que nuestros equipos técnicos puedan revisar esta cuestión", afirma.

Otro punto en el que el Reglamento difiere de la Ley es en el uso de los términos "promedio armónico" y "promedio (aritmético)".

Siempre en el artículo 58 de la Ley se lee: "El margen de comercialización será de tres hasta cinco veces del Precio Internacional de Referencia de cada producto de acuerdo a los parámetros establecidos por la OMS, y en ningún caso podrá ser mayor al precio promedio del área centroamericana y Panamá, debiendo ser este el precio de venta máximo al consumidor".

El artículo 7 del reglamento introduce otro término: "promedio armónico". Dicho artículo reza: "El Precio Internacional de Referencia se determina mediante la aplicación de las siguientes fórmulas. a) Se calcula los promedios armónicos para cada precio de los medicamentos agrupados en su respectivo conjunto homogéneo, de cada una de las bases de datos de al menos cinco países de referencia de la región Latinoamericana".

El promedio, del que habla la Ley, es el resultado de la sumatoria de los números (precios) dividido entre la cantidad de números (precios). El promedio armónico es "el recíproco del promedio aritmético de los recíprocos de los datos (precios) en la serie".

Santamaría no ve mal que la Ley establezca que los precios de venta locales no superen el precio promedio de Centroamérica y Panamá. "Pero el reglamento habla de promedios armónicos. Este sirve para sacar distancias, tiempos... No tiene nada que ver con precios", advierte.

Llama también la atención el hecho de que el reglamento hable de tomar en cuenta precios de bases de datos de "al menos cinco países de la región Latinoamericana". Al establecer la fórmula para calcular el precio máximo se agrega una variable "el margen de comercialización de la farmacia al consumidor final en el área Latinoamericana". Lineas abajo se establece que este margen es del 28 % "calculado de una muestra de países incluyendo Brasil, Perú y Ecuador".

El artículo 58 de la Ley prosigue: "El Precio de los medicamentos genéricos, deberá tener un costo entre 30 a 40 por ciento menos que los precios de los medicamentos innovadores". No obstante, en las listas de precios máximos publicadas hasta ahora, la DNM ha establecidos los mismos precios para los genéricos y para los innovadores.

El mismo artículo termina diciendo: "Se excluye de esta regulación aquellos medicamentos autorizados para su venta libre en cualesquier modalidad". No obstante las listas de precios publicadas por la DNM incluyen medicamentos de venta libre como loratadina, dramamine y el ibuprofeno.

Ante esas diferencias entre la Ley y el reglamento, Chávez ha advertido: "Somos claros, sí estamos de acuerdo con la ley y no estamos de acuerdo con este reglamento, sencillamente porque no cumple con la ley y no va a lograr el objetivo de acercar los medicamos a las personas".

Al cuestionar a Santamaría sobre la pretensión del director de medicamentos de recibir una lista de los fármacos que podrían salir del mercado aclaró: "Un listado en realidad no existe. Además, todos tenemos el optimismo de que el doctor Coto va a entender el mensaje, el cual hemos llevado con mucho respecto".

Chávez dijo que los distribuidores nunca han hablado de desabastecimiento, sino de un retiro forzoso de productos debido a que con el precio máximo establecido, no se alcanzarían a cubrir los costos de producción, sobre todo con de los de marca.