Los "papables" latinos

Las opiniones entre analistas y expertos se dividen entre quienes ven que la región sí tiene posibilidades y quienes son más cautelosos

En esta foto del 26 de noviembre del 2007, el cardenal brasileño Odilo Pedro Scherer de Sao Paolo es aplaudido durante una audiencia con el papa Benedicto XVI y los nuevos cardenales en el salón Paulo VI de El Vaticano. Después de la renuncia del papa Benedicto XVI, anunció el lunes 11 de febrero del 2013, el cardenal Scherer estaría entre los probables sucesores.Agencia AP

Latinoamérica tiene el mayor número de católicos en el mundo y eso haría pensar a varios que es momento de tener un Papa de la región.

Pero tras el anuncio de Benedicto XVI de que renunciará y más allá de los deseos, la posibilidad de que haya un Papa latinoamericano no es muy clara, en parte porque la mayoría de los cardenales que elegirán al nuevo Pontífice son europeos.

En las casas de apuesta, incluso, ninguno de los favoritos es latinoamericano.

Las opiniones entre analistas y expertos se dividen entre quienes ven que la región sí tiene posibilidades y quienes son más cautelosos.

También hay prudencia entre obispos ante las preguntas de si es el momento de que haya un Papa latinoamericano y se limitan a decir que será Dios el que escoja al sucesor de Benedicto XVI.

Algunos nombres de cardenales ya comienzan a ser mencionados entre expertos en religión como papables, entre ellos los brasileños Joao Braz de Aviz y Odilo Pedro Scherer, y el argentino Leonardo Sandri.

Algunos también agregan a otro argentino, Jorge Mario Bergoglio.

"En término de números la iglesia latinoamericana, americana en su conjunto, es mayoritariamente católica en el universo internacional, pero no está en el mejor momento; al contrario, está pasando por una severa crisis que además nunca antes la había experimentado", dijo a The Associated Press Bernardo Barranco, experto del Centro de Estudios Religiosos mexicano.

"Para poder ver las posibilidades que tiene un cardenal latinoamericano (de convertirse en Papa) hay que ver un poco la composición del colegio cardenalicio, menor de 80 años que es el que decide, y la mayor parte son europeos", señaló.

Del grupo selecto de 118 cardenales que elegirá al nuevo Pontífice, 62 son europeos y constituyen la mayoría, mientras que los latinoamericanos son apenas 19.

El Vaticano estima que en todo el mundo hay cerca de 1.200 millones de católicos, y de ellos poco más del 40% radica en Latinoamérica, lo cual la hace la región con el mayor número de personas que profesan esa religión, a pesar de que en las últimas décadas ha visto una disminución de los fieles en medio de una presencia creciente de grupos evangélicos.

Brasil y México son los dos países de la región con el mayor número de católicos, aunque también han visto reducir el número de fieles.

En Brasil, el porcentaje de católicos cayó de 84% en 1995 a un 68% en 2010, según las últimas estimaciones.

En México, mientras, el porcentaje se mantuvo hasta la década de 1980 por encima del 90% de la población que se declaraba católica, aunque para 2010 bajó a un 84%.

Para otros, sin embargo, el que América Latina se mantenga como la principal región católica en el mundo, pese a la baja en los números podría jugar a favor de algún cardenal latinoamericano.

"Sería un factor central en el argumento para elegir un papa latinoamericano", dijo a la AP el jefe de estudios católicos de la Universidad de Virginia Commonwealth, R. Andrew Chesnut. "Porque el futuro de la Iglesia está en el hemisferio sur".

Consideró que un factor que también podría ser favorable para América Latina, es que en la región ha logrado tener una importante presencia un movimiento laico denominado Renovación Carismática Católica, que aparece como una respuesta al desafío evangélico.

"No voy a predecir, pero yo creo que habrá un contingente de cardenales europeos que sí apoyarían un candidato o africano o latinoamericano", añadió.

Al interior del consejo cardenalicio que elegirá al nuevo papa, además, es difícil predecir si los 19 cardenales latinoamericanos asumirán una posición en bloque.

Mientras Barranco no ve que haya una posición en bloque, Chesnut consideró que es posible, aunque no necesariamente ocurre así.

Odilio Pedro Scherer, de 63 años, es el actual arzobispo de Sao Paulo y considerado uno de los prelados brasileños con mayor formación académica en filosofía y teología, mientras que Joao Braz de Aviz, de 65 años, es el arzobispo emérito de Brasilia y actual prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica del Vaticano.

Otro de los cardenales mencionados es el argentino Leonardo Sandri, de 69 años, actual prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales del Vaticano.

Guillermo Villarreal, experto en temas religiosos en la agencia informativa argentina Diarios y Noticias, dijo a la AP que entre las ventajas que le ve a Sandri están que es relativamente joven y, aunque conservador, lo ve más moderado que Benedicto XVI.

El ex embajador argentino ante el Vaticano, Esteban Caselli, dijo a Radio 10 que ve a Latinoamérica con posibilidades de que uno de sus cardenales sea electo Papa.

"Si es así, tenemos grandes posibilidades de que sea elegido el cardenal Leonardo Sandri", dijo el diplomático.

Joaquín Navarro-Valls, ex portavoz del Vaticano, dijo el lunes que puede haber llegado el momento de elegir un Papa "hispanoparlante", aunque admitió que todas las opciones en cuanto al sucesor de Benedicto XVI están abiertas.

"Dejaría las cosas en el cauce habitual de la experiencia de los propios cardenales, aunque ponderando si tal vez sería el momento de un cardenal hispanoparlante o de un africano, pero igual se vuelve a un sistema de papa italiano o un papa europeo", dijo Navarro-Valls a la pública Televisión Española tras conocer la renuncia del actual pontífice. "Todas las posibilidades están abiertas", agregó el portavoz de Juan Pablo II por más de 20 años.

En la calle, algunos tienen sus dudas sobre un Papa latinoamericano.

"No tengo ninguna predilección por nadie en especial, pues yo creo que de todas todas va a ser un Papa europeo porque tienen muy centrada la vista en ellos," dijo Maricarmen del Valle, una fiel mexicana que el lunes salía de misa en una iglesia de la ciudad de México.

¿Le gustaría a la iglesia católica latinoamericana un Papa de la región? La respuesta podría ser obvia, pero los prelados son cautelosos.

"El Señor saber a quién va a elegir y al que elija lo vamos a recibir con toda buena fe, con mucha alegría y entusiasmo. Si fuera un papa latino por supuesto que nosotros nos sentiríamos muy contentos naturalmente, que dicha que fuera un Papa latino, pero si no fuera latino por supuesto que lo vamos a recibir con todo el corazón", dijo el arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar Alas.

El secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano, monseñor, dijo ante la posibilidad de que pueda haber un Papa latinoamericano que debía "actuar institucionalmente y sería una simple especulación"

"¿Quién será el próximo Sumo Pontífice? Lo sabe Dios", comentó en rueda de prensa. "Lo que espero es que Dios nos conceda el Papa estamos necesitando para la Iglesia tanto en América Latina, como en el mundo entero", añadió.

En las principales casas de apuesta en Gran Bretaña aparecían el lunes como favoritos a reemplazar a Benedicto XVI los cardenales ghanés Peter Turkson, el canadiense Marc Ouellet y el nigeriano Francis Arinze.