Libres buseros acusados de desórdenes

Dos juzgados de Paz decretaron medidas sustitutivas a la prisión para los imputados.

Rodolfo Parker, secretario general del PDC. foto edh / archivo

El Juzgado de Paz en Santa Cruz Michapa, Cuscatlán, dejó en libertad ayer a 38 motoristas y cobradores de la ruta de buses 113, quienes eran acusados de los delitos de desórdenes públicos agravados en perjuicio de la paz pública.

El juez Julio Cabrera Cardoza envió el proceso al juzgado de vigilancia penitenciaria para que controle las medidas impuestas a los imputados.

Entre las restricciones está que deberán mostrar buena conducta, no cambiar de domicilio y no frecuentar carreteras o lugares públicos con el fin de hacer desórdenes, como los que protagonizaron el 3 de enero pasado.

Ese día, los sujetos bloquearon la carretera Panamericana como una forma de presionar al Gobierno para que le pague a los dueños de buses y microbuses el dinero que les deben en concepto de subsidio del diésel.

Los manifestantes dijeron que, debido a que los empresarios no han recibido el pago, estos, a su vez, no han cancelado los salarios.

Por su parte, el Juzgado 15° de Paz decretó instrucción y medidas alternas a la prisión contra cuatro buseros acusados de daños agravados, desordenes públicos y agrupaciones ilícitas.

Los sujetos fueron capturados el jueves cuando lanzaban piedras a un microbús cuyo chofer no estaba apoyando la huelga de transportistas.