Policía acusado de matar a su compañera de vida

b El agente presuntamente estaba ebrio cuando habría disparado con su arma contra la joven de 25 años. El imputado está preso en Santa Ana

Mapa de ubicación.Sitio en el que el agente habría atacado a su pareja ayer en la madrugada, en la urbanización Santa Ana Norte, en el polígono 2 de la calle C. Foto EDH / Mauricio guevara

Una acalorada discusión entre un agente de la Policía y su compañera de vida terminó ayer con un saldo trágico: la muerte de la joven.

Jacqueline Marcela Crespo Acuña, de 25 años, fue ultimada por el agente Orsi Balmore Castillo, de 37, destacado en la subdelegación de Metapán, en Santa Ana, informó el jefe policial de la región occidental del país, Douglas García Funes.

El hecho ocurrió alrededor de las 4:20 de la madrugada, en el polígono 2, calle C, en urbanización Santa Ana Norte.

Según el reporte policial, el imputado se encontraba bajo los efectos del alcohol cuando le disparó a su pareja con el arma de fuego que le había asignado la corporación policial.

Crespo Acuña pereció de inmediato. En la escena del homicidio había rastros de sangre en un tramo de más de 12 metros.

Hasta ayer por la tarde, se desconocían los motivos por los que la pareja discutió.

Los vecinos de la colonia aseguraron no haber visto ni escuchado nada y se mostraron sorprendidos con el homicidio.

"Nosotros no logramos entender cómo fue, a esa hora ya estábamos dormidos", dijo una lugareña, quien agregó que desconocía si la pareja habitaba en el inmueble o únicamente estaba de visita.

Esta no es la primera vez que agentes de la Policía matan a sus parejas.

En octubre pasado, un miembro de la División de Protección a Personalidades Importantes (PPI), dependencia a cargo de la Policía, asesinó a su novia dentro de un centro comercial en Ciudad Real, Santa Ana, y luego se suicidó.

El agente estaba destacado en la Corte Suprema de Justicia (CSJ), del Centro Judicial de Santa Ana. En esa ocasión, se informó que la pareja había discutido porque, aparentemente, la mujer había decidido terminar la relación y el sujeto no aceptó esa situación.

Un caso parecido ocurrió en abril, en el mismo departamento, cuando un agente de Tránsito disparó contra su esposa y luego se mató.

A pesar del ataque, ocurrido en El Congo, Santa Ana, la mujer sobrevivió.

Tras esos incidentes, el comisionado García Funes atribuyó los hechos al estrés que les generan a los miembros de la corporación las actividades del combate diario de la delincuencia y las largas jornadas laborales.