resumen noticias

Buseros incumplieron amenazas de paro y de subir el pasaje

Jueves, 27 de Diciembre de 2012

"Nos iremos a paro técnico", "reduciremos el servicio", "que nos autoricen cobrar la tarifa técnica", "nos deben cuatro meses de compensación". Esas fueron las frases que usaron los dueños de buses y microbuses del transporte público cada vez que pretendieron que el gobierno les pagara el subsidio atrasado, se los aumentara o les autorizada cobrar más a los pasajeros.

Desde los buseros y microbuseros que forman parte de la Mesa Nacional de Transporte hasta los rebeldes como Genaro Ramírez, de AEAS, insistieron este año en la necesidad de que el gobierno les cancelara puntualmente el subsidio y reiteraron que, de no pagarlo a tiempo el gobierno, el servicio sería drásticamente reducido.

Los retrasos iniciaron en mayo y se mantuvieron el resto del año. En junio, el Ejecutivo reveló su intención de reducirlo a la mitad para 2013. Los buseros renegaron y amenazaron con irse a paro más de una vez. Pero la amenaza siempre se quedó corta.

Finalmente la tercera semana de diciembre, pese a una reducción del servicio, la Asamblea Legislativa aprobó una prórroga al decreto 487 con un subsidio menor al vigente hasta el 31 de diciembre de 2012. La cuota para los buses pasó de $750 a $400, lo que equivale a una reducción del 47%. La cuota para los microbuses pasó de $375 a $200, lo que equivale a una reducción del 53%.

Una semana antes, dirigentes de la ATP advirtieron que si se reducía el subsidio, el 1 de enero cobrarán $0.40 en los buses urbanos y no la tarifa de $0.20 autorizada por el Viceministerio de Transporte (VMT).

A la reducción del subsidio, llamado "compensación" tanto por el gobierno como por los buseros, se sumará un nuevo gasto operativo: el pago del Fondo para Víctimas de Accidentes de Tránsito (Fonat), el cual se cancelará al momento de refrendar la tarjeta de circulación de cada bus o microbús.

El 2013 traerá nuevos cambios: el uso de la tarjeta prepago, al menos en 33 rutas que circulan en Santa Tecla, y el Sitramss. Las rutas de este último, en su primer tramo, estarán autorizadas para cobrar $0.50, y recibirán una subvención de "entre tres y 15.5 millones de dólares", según Genaro Ramírez. Tal parece que un año de quejas y amenazas será relevado por otro similar. En medio quedan los buseros. Solo ellos saben si, por pura necesidad, terminarán pagando más.