resumen noticias

El calvario de las familias de los extraviados no termina

Domingo, 23 de Diciembre de 2012

Cientos de familias se sumaron este 2012 al calvario que desde años atrás viven muchas otras más por no saber dónde buscar a sus parientes reportados como desaparecidos.

Allegados de las víctimas relataron cómo fue el drama de buscar a sus seres queridos en cementerios clandestinos, cuando las esperanzas de hallarlos con vida se habían acabado.

Según los parientes de los extraviados, mientras los buscaban obtuvieron respuestas variopintas por parte de las autoridades. Estas iban desde la típica frase: "Hay que esperar a que pasen 72 horas para reportarlo como desparecido" hasta la que le dijeron en un puesto policial a una mujer que pidió que le ayudaran a buscar a su hija, una estudiante de enfermería: "Ay Dios, señora, si ni combustible (para las patrullas) tenemos".

Usuarios de las redes sociales y distintas asociaciones juveniles también difundieron las fotografías y perfiles de algunos extraviados con el fin de ayudar a localizarlos. En muchos casos, sin embargo, los esfuerzos no dieron resultados.

Mientras esto pasaba, el gabinete de Seguridad y Medicina Legal chocaban por las cifras reales de personas desaparecidas.

El primero aseguraba que el número de extraviados no era tan alto como decía la entidad forense: sostenía que, tras recibir las denuncias, investigaba, pero que el 60 por ciento luego aparecía con vida.

En cambio, Medicina Legal basaba sus estadísticas en el número de personas que a diario llegaban a la institución en busca de los cadáveres de sus parientes.

El panorama para los próximos meses no es tan alentador, si se toma en cuenta que en el último semestre de este año, pese a que ha habido una reducción significativa de los homicidios, tras el pacto entre las pandillas, la cifra de desaparecidos se empezó a elevar.

El criminólogo de la Fiscalía, Israel Ticas, señala que su trabajo (exhumación) ha aumentado en las últimas semanas. Muestra de ello es que ya tiene ubicadas varias fosas ilegales en las que empezará a trabajar el otro año.

Por su parte, los mareros han propuesto reducir los hechos delictivos a cambio de beneficios, mientras la población opina que el Gobierno debe exigirles que revelen dónde están sepultados los desaparecidos.