Asesinato de universitaria fue por deudas

Anoche, la Fiscalía general pudo recuperar el cadáver de Helene Arias, el cual estaba enterrado en el patio de la casa donde reside una de las dos mujeres detenidas por la muerte de la estudiante

Un investigador toma fotografías del sitio donde estaba enterrado el cadáver de la universitaria Helene Stefhany Arias, en el patio de una vivienda en una residencial privada cerca de Lourdes, Colón. La joven desapareció el martes de un centro comercial en Antiguo Cuscatlán. Foto EDH / FGR

Dos mujeres presuntamente asesinaron a la estudiante universitaria Helene Stefhany Arias Moreno para salir de una difícil situación financiera, según los primeros indicios de la Fiscalía General y la Policía Nacional Civil.

Según las investigaciones, las acusadas supuestamente planificaron secuestrar a la joven con el propósito de obtener una elevada cantidad de dinero, pero el plan no les funcionó y asesinaron a Helene Arias para evitar que las denunciara ante las autoridades.

A la crisis económica que viven las familias de las imputadas se suma una deuda que habían contraído con la familia de la víctima, según se ha establecido en las primeras pesquisas.

Por la muerte de la joven han sido detenidas Claudia Patricia Leiva de Bobadilla, madrastra del novio de Helene Arias, y Andrea Alexandra Bobadilla, quien es guatemalteca y tía del mismo.

Pese a que no están detenidos, la Policía y la Fiscalía General confirmaron que mantienen bajo investigación a José Bobadilla, novio de la joven universitaria, y al padre de este, Juan José Bobadilla, quien se dice que es un ingeniero industrial guatemalteco que se vino a radicar al país desde hace varios años.

Ayer por la tarde el arqueólogo forense de la Fiscalía, Israel Ticas, pudo descubrir un cuerpo dentro de una bolsa plástica enterrado en el patio de una casa de la residencial Quintas de Gratamira, en la jurisdicción de San Juan Opico, La Libertad, cercana a Lourdes. En esa casa vive Andrea Alexandra, quien según la Fiscalía, tiene a su esposo detenido en Guatemala.

Hay fuertes indicios de que ese cuerpo pertenezca a la estudiante afirmaron las autoridades.

Las investigaciones policiales y fiscales apuntan a que las dos mujeres supuestamente citaron con engaños a Helene Stefhany en un centro comercial en Antiguo Cuscatlán y posteriormente recogieron a la joven en un vehículo en las afueras del complejo comercial.

"La confianza y el hecho de que conocía a las personas que la citaron es que propició que ella entrara al carro que ellas manejaban", dijo Rodolfo Delgado, jefe de la unidad anticrimen de la Fiscalía General.

Investigadores de la División élite contra el Crimen Organizado (DECO) explicaron que las mujeres habrían metido escondida dentro del vehículo a Helene Arias a la residencial privada Quintas de Gratamira para que la vigilancia no se dieran cuenta. Lo más seguro es que ellas la hayan desmayado, según los investigadores.

Las dos mujeres aparentemente se encargaron de sacar a la joven e ingresarla a la casa donde vive Andrea Alexandra. Como todavía estaba con vida, una de las mujeres la habrían golpeado con un martillo y no se descarta que también le hayan causado lesiones con arma blanca. Enseguida la enterraron en el patio de la casa, según las investigaciones.

Durante la inspección que hicieran los investigadores de la DECO en la referida casa, la noche del miércoles, se encontró el teléfono celular de la víctima y además había un martillo con el que se supone golpearon a la joven.

Para anoche estaba previsto que los investigadores hicieran pruebas de luminol, con el propósito de determinar si había rastros de sangre en la vivienda donde residía Andrea Alexandra.

El ministro de Justicia y Seguridad, David Munguía Payés, sostuvo que "las personas (parientes del novio) fueron identificadas y luego se les dio seguimiento hasta sus casas y ahí los investigadores encontraron algunas evidencias. Luego hilvanaron algunas cosas".

Motivación económica

La hipótesis más fuerte que manejan la Fiscalía y Policía es la de que el crimen tuvo motivación económica.

"Consideramos que todos los actos que realizaron estas personas apuntaban a que se iba a ejecutar un secuestro. Eventualmente iba a existir una exigencia económica, pero fue mal ejecutado", dijo el Delgado.

El jefe de fiscales confirmó que la familia recibió una llamada telefónica de una mujer en la que les decía que tenían en su poder a Helene Arias y que se trataba de un asalto.

Delgado sostuvo que esa llamada buscaba distraer la atención de la familia para que no alertaran a las autoridades policiales y evitar que iniciaran las investigaciones, porque en ningún momento hubo petición de dinero para su rescate.

También se maneja otra hipótesis que tiene que ver con una posible motivación pasional, pero que todavía está por confirmarse.

La familia del novio tenía una deuda con los padres de la víctima. Sin embargo, Delgado dijo que no era una elevada cantidad de dinero, por lo que no cree que por esa deuda se haya secuestrado a la joven para exigir dinero, sino más bien por la crisis económica que atraviesa esa familia.

Familia desempleada

Lo que llama la atención de las autoridades policiales es que los familiares del novio de la víctima al parecer no tienen empleos y residen en un complejo residencial donde la renta mínima de una casa no baja de 700 dólares al mes.

El suegro de la joven, según investigadores, aparentemente dejó de trabajar hace algunos meses como el representante regional de una marca reconocida de ropa. Sin embargo, varios de los vigilantes de la residencial aseguraron que nunca lo vieron salir a tempranas horas de su casa a su trabajo. Además, pagaban el alquiler de las dos viviendas y siempre viajaban en vehículos costosos.

Una tía de la joven asesinada explicó que le llamó la atención la actitud de Claudia Patricia, quien un día después de la desaparición de la joven, se comportó más amable y amigable con ellos cuando anteriormente se mostraba reservada.

"No sé como pudo haber hecho algo tan malo, no comprendo la maldad de esta mujer por haberle hecho esto a mi sobrina", dijo la tía de la joven.

El asesinato de Helene Arias ha consternado a los residentes de San Julián, Sonsonate, de donde era originaria.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.