resumen noticias

Banda Los Perrones compra inmuebles en Cuba e invierte en turismo en Roatán, Honduras

El grupo de mafiosos sigue potenciando los negocios que tienen en El Salvador pero también han puesto su mirada en Cuba, donde hacen inversiones con dinero aparentemente obtenido de créditos financieros para justificar la lícita procedencia del dinero que invierten.

Domingo, 13 de Noviembre de 2011

raficar sudamericanos, asiáticos y africanos para el clan de Los Luna es un negocio jugoso que desde hace varios años vienen haciendo con el contubernio de cómplices en dependencias policiales, migratorias y aduaneras y que deja mucho dinero, más cuando buena parte de asiáticos y africanos cargan pequeñas porciones de heroína, como condición para realizar el viaje.

El contrabando de cigarrillos y el tráfico de drogas también dejan jugosas ganancias al resto de los "comerciantes" que pertenecen a Los Perrones, algunos de los cuales, según fuentes de este Periódico, están llevando dinero sucio hasta Cuba, con el fin de lavarlo de una manera tal que escape al escrutinio de las autoridades salvadoreñas.

En el segundo semestre de 2010, un fuerte flujo de dinero fue puesto a disposición de gente vinculada a Los Perrones y otros comerciantes amigos de aquellos.

En julio de 2010, dos individuos vinculados al sistema financiero, uno de Santa Ana y el otro de San Salvador, se reunieron en San Miguel a mediados de 2010, con un grupo de comerciantes del oriente salvadoreño, muchos de los cuales han sido ligados al crimen organizado.

Ambos sujetos les explicaron que había muchos millones de dólares producto de una "cachada" que ellos mismos habían conseguido en Guatemala, para prestarlos a muy bajos intereses, con disponibilidad inmediata y sin muchos trámites.

Eso sí, les aclararon que la institución a la que ellos estaban ligados no tenía nada que ver y, por tanto, si tomaban algún préstamo no estarían atados a ninguna institución bancaria, pues ellos actuaban a título personal.

De medio millón a más

Las montos por prestar no eran cosa poca. Las fuentes dicen que ofrecían sumas de medio millón de dólares a más.

Claro, los sujetos afirmaron a los asistentes a la reunión, que el "dinero era limpio, que era una cachada que ellos habían conseguido" .

No obstante, no explicaron más sobre los orígenes. Sólo que era dinero limpio.

No pocos hombres ligados a Los Perrones tomaron la oferta de esos créditos para seguir incrementando sus fortunas y, de paso, lavar dinero de sus conexiones en Guatemala y Colombia.

Muchos de esos créditos han servido, afirman fuentes de El Diario de Hoy, para hacer "inversiones" fuera de El Salvador, como en Cuba.

Uno de los viajeros frecuentes a Cuba ya ha sido procesado aunque sólo por cargos de evasión de impuestos.

Esa persona, según las fuentes, tiene múltiples negocios y propiedades a nombre de otras personas en La Paz, así como ganado fino y cultivos de exportación.

El lavado de dinero por parte de Los Perrones, aunque continúan practicándolo en El Salvador, también lo están haciendo en la región centroamericana, con mayor énfasis en Nicaragua y Honduras.

En ese país, un salvadoreño contrabandista y traficante de personas hacia Estados Unidos, está invirtiendo en proyectos turísticos en Roatán, en asocio con un exalto funcionario de Honduras, aseguran las fuentes.

A Nicaragua continúan manteniéndolo como un país en el que mantienen operando negocios como plantas procesadoras de lácteos, empresas de transporte de carga y adquiriendo grandes extensiones de tierras en las costas del océano Pacífico, pero con más voracidad en el Atlántico.

Es en este último donde varios comerciantes de quesos oriundos de Pasaquina y Santa Rosa de Lima han establecido sus centros de operaciones, especialmente en la RAAN (Región Autónoma del Atlántico Norte) y RAAS (Región Autónoma del Atlántico Sur) específicamente en la municipalidad de Nueva Guinea.

Reuniones en Tegucigalpa

Sin embargo, fuentes de El Diario de Hoy indican que, de alguna manera, las múltiples capturas efectuadas entre 2008 y 2010 de varios sujetos del oriente del país vinculados a Los Perrones (aunque la mayoría haya sido puesta en libertad) ha hecho refinar más las operaciones y escoger mejor los lugares de reuniones.

Las fuentes indican que hasta la semana anterior, era una propiedad en el Bulevar Morazán de Tegucigalpa, donde varios narcos centroamericanos vinculados con los salvadoreños sostenían sus reuniones "de trabajo".

El lugar de reuniones, aseguran las fuentes, está muy próximo a la residencial donde fue capturado en 2009, Reynerio de Jesús Flores Lazo. Este último está procesado en El Salvador y en espera de ir a juicio, aunque ya fue absuelto de otros cargos.

Es el mismo sector donde se mueve uno del clan de los Luna, prófugo de la justicia salvadoreña, aunque los informantes aseguran que se mueve con completa libertad en Honduras, debido a la compra de voluntades de autoridades de ese país.

De acuerdo con las fuentes, las inversiones que están haciendo Los Perrones en Honduras y Cuba consisten más que todo que en el rubro de la hostelería y turismo.

Pero en El Salvador están haciendo otro tanto en turismo, en la zona costera de Usulután, en el mismo sector donde los submarinos colombianos descargan la droga, según fuentes de El Diario de Hoy y corroboradas por el exministro de Justicia y Seguridad, Manuel Melgar, hace unos días.