Israelíes, cautelosamente optimistas sobre Siria

El secretario de Estado norteamericano John Kerry llegaba a la región para analizar los avances

El secretario de Estado norteamericano John Kerry (arriba) baja hacia el enviado especial de Estados Unidos para las negociaciones de Israel con los palestinos Martin Indyk. Foto/ AP

Los líderes israelíes expresaron el domingo un optimismo cauteloso sobre el acuerdo entre Estados Unidos y Rusia que obligará a Siria a identificar y eliminar sus armas químicas para mediados de 2014, mientras el secretario de Estado norteamericano John Kerry llegaba a la región para analizar los avances.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo que su país espera que el plan logre la "destrucción completa" de las armas químicas sirias y que convenza a Irán, aliado de Damasco, a no desarrollar armas nucleares. Israel cree que Teherán busca desarrollar ojivas atómicas y señaló que la respuesta mostrada por la comunidad internacional ante la crisis siria fue una "prueba" para Irán. Teherán niega los señalamientos.

"Esta prueba de resultados se aplica también a las gestiones diplomáticas de la comunidad internacional para frenar el armamento nuclear de Irán", dijo Netanyahu. "No decidirán las palabras, solamente las actuaciones y los resultados. En cualquier caso, Israel debe estar preparada para defenderse, por su cuenta, contra cualquier amenaza, y esta capacidad y preparación es hoy más importante que nunca".

Los funcionarios rusos y estadounidenses llegaron el fin de semana a un acuerdo que pide que se elabore un inventario del arsenal químico sirio antes de una semana. Los inspectores internacionales acudirán al país para noviembre a fin de inspeccionar las instalaciones bélicas sirias. Todos los componentes del programa de armas químicas serán retirados o destruidos para mediados de 2014. Siria no ha comentado aún el plan públicamente.

El presidente israelí, Shimon Peres, recibió el plan con agrado y dijo que el presidente sirio Bashar Assad "no tiene otra alternativa que aceptar el compromiso" y que la posibilidad de un ataque militar estadounidense, si fracasa el plan, debería "dar una lección" a Irán.

Antes de la llegada de Kerry, algunos políticos israelíes expresaron su escepticismo, diciendo que no se puede confiar en Assad.

El ministro de espionaje Yuval Steinitz dijo que el plan es más "sustancial" que las propuestas anteriores, pero advirtió que el plazo del acuerdo no es suficientemente rápido y que Assad podría tratar de esconder sus armas.

"Conocemos a Assad. Podrían ocurrir todo tipo de cosas", dijo. Agregó que el acuerdo no debería absolver a Assad del castigo por las acciones cometidas contra el pueblo sirio.