500 personas quedarían sin empleo por incendio

Cientos afectados por siniestro que destruyó las instalaciones de la empresa textil Rectex de El Salvador, situada en la zona franca de San Bartolo, Ilopango

Incendio consume bodegas de San Bartolo

Tres bodegas de una fabrica de textiles en la zona franca de San Bartolo fueron arrasadas por un voraz incendio. El Cuerpo de Bomberos de El Salvador luchó durante la noche para aplacar las llamas

Ver en Media Center >

Al menos 500 personas se quedarían sin empleo a consecuencia del incendio que destruyó la fábrica Rectex de El Salvador, situada en la calle Nonualco y avenida Chaparrastique de la zona franca de San Bartolo, Ilopango.

Ayer por la mañana, los empleados fueron citados para explicarles la situación de la empresa y les prometieron volverlos a llamar en un tiempo aún no establecido para definir el futuro de la empresa.

"Platicábamos con los propietarios del lugar y estábamos viendo de que aproximadamente trabajan más de 500 personas en diferentes turnos", dijo el alcalde de Ilopango, Salvador Ruano.

El edil llegó al sitio del siniestro acompañado por representantes del Comité Municipal de Protección Civil, junto con una cisterna de la Alcaldía para apoyar las labores de extinción del fuego.

Hasta ayer tarde, el Cuerpo de Bomberos aún no había establecido las causas del incendio, ya que estaban en las labores de apagar las llamas que todavía ardían al interior de las instalaciones.

Los bomberos han calculado que podrían necesitar hasta ocho días para poder extinguir el fuego por completo, debido al material textil que se almacenaba en el sitio.

Tras concluir con las tareas de sofocar el incendio se hará la inspección correspondiente para establecer las causas, explicó un operador del Cuerpo de Bomberos.

Según la Policía, existen algunos indicios de que haya habido mano criminal, pero las autoridades no dieron mayores detalles para no entorpecer las investigaciones.

Tampoco se había calculado el monto de las pérdidas económicas que se estiman en varios millones de dólares.

El incendio, además de destruir las instalaciones industriales, consumió maquinaria, producto elaborado (tela), materia prima ( hilos), y equipo de oficina, entre otros bienes.

Por fortuna, no hubo víctimas que lamentar porque al momento de iniciarse el fuego no había nadie dentro de la fábrica, según fuentes de la Policía.

La fábrica Rectex se dedicaba a la elaboración de telas y además había grandes cantidades de hilos importados, que son la materia prima para confeccionar las telas.

Falta de agua dificultó labores de extinción

La falta de agua en la zona permitió que el fuego se extendiera rápidamente hacia los tres edificios (naves) de la empresa textil.

Los bomberos tuvieron que desplazar tres motobombas (con capacidad para 1,300 galones de agua) y una cisterna (de 8,500 galones de agua) para tratar de sofocar las llamas, pero al llegar al lugar, ya era incontrolable el avance del incendio.

Al tratar de hacer uso de los hidrantes se dieron cuenta que no había agua en la zona.

"En el sector no hay agua, y al terminarse la que traíamos en las unidades había que suspender labores para desplazarnos e ir abastecernos a otro lugar, con lo que se perdía tiempo valioso", dijo el subteniente de Bomberos, Óscar López, quien estaba a cargo de la operación.

Hubo momentos en los que los bomberos esperaron hasta dos horas para que las motobombas y la cisterna llegaran abastecidas de agua y reanudar las tareas.

"Se acabó el agua, así no le vamos hacer nada, hay que ir a llenar otra vez", dijo un bombero, mientras abandonaba decepcionado las labores para ir a descansar un rato de forma obligada.

En medio de la confusión se dejaron sentir al menos tres explosiones a raíz de cilindros con material inflamable almacenados en el lugar.

El alcalde Ruano dijo que no descartaba la posibilidad de pedir una investigación por posible negligencia de parte del presidente de la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Anda), Marco Antonio Fortín.

"No sé si el presidente de Anda pudiese ser responsable administrativa, civil o penalmente de lo que aquí ha pasado por no tener agua en una zona franca que obviamente es muy importante para el país, para los salvadoreños y para la gente que depende de este empleo", argumentó.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.