El abra-cadabra cuscatleco en Nueva Jersey

Dalila Hernández, una compatriota originaria de la ciudad de San Salvador, busca realizar su sueño en Estados Unidos

"Nada por acá…Nada por allá", fueron las palabras de Dalila justo antes de sacar de una caja metálica sostenida en un trípode, un osito de peluche blanco, el doble del tamaño del contenedor. A lo que siguieron muchas otras cosas, incluso una botella de vino con su respectiva copa de cristal lista para ser servida y una bandera con un asta de mas de un metro de longitud. Todo esto ante el unísono "ahhh" de admiración de la concurrencia.

Estas incidencias de un clásico espectáculo de magia se llevaron a acabo el pasado fin de semana, durante la cena benéfica en la celebración del 5to aniversario de creación del Club de Salvadoreños Unidos de Nueva Jersey; donde Dalila Hernández, una compatriota originaria de la ciudad de San Salvador, entretuvo a los presentes con sus originales actos de magia, junto a otro mago francés, German Phlily,

Dalila dice que irónicamente ella nunca trabajó en este tipo de espectáculos de magia en El Salvador, al menos como maga; no obstante, dice haber sido la presentadora oficial de las actividades del mago Fancy por un tiempo. "Trabajé con él como animadora de sus espectáculos, donde se presentaban muchos artistas internacionales, por lo menos dos veces al año en las instalaciones de FEPADE", recuerda con mucha nostalgia.

Los que sí estudiaron con el mago Fancy fueron los dos hijos de ella, Nelgar de 30 años y Flamir de 29(nombres artísticos); hasta convertirse ellos mismos en magos, que es de lo que trabajan en la actualidad. "Siempre motivé a mis hijos a que persiguieran sus sueños y que desarrollaran sus propios potenciales, una oportunidad que yo no tuve porque me convertí en madre desde muy joven", recuerda Dalila, mientras echa un vistazo a su pasado y sus primeros días en labores maternales.

Pero desde aquellos días ella ya sentía la atracción y la curiosidad de los actos de magia y no desperdició su tiempo, por lo que tomó varios cursos relacionados con esta disciplina que impartía el mago Fancy. "Por ejemplo aprendí el arte de la cartomancia (relacionado a las caratas) y de hipnosis, entre otras", asegura Dalila, o mejor dicho Merliny, que es el nombre artístico, con que se presenta en el estado Jardín.

Pero la vida le cambió completamente cuando se divorció del padre de sus hijos y decidió buscar mejores perspectivas de vida en los Estados Unidos, como lo han hecho otros millones de salvadoreños. Llegó a este país en el 2009, tratando de iniciar una nueva vida, con más sueños que dinero en sus bolsillos; pero con la convicción de que este país sí se puede hacer realidad todas las metas que uno se proponga.

"Pero ni En El Salvador, ni en Estados Unidos le regalan nada a uno, todo hay que conseguirlo a base de esfuerzo, constancia, perseverancia y sacrificio. Por eso cuando llegué a este país tuve que trabajar en fabricas, por lo menos dos años; aunque me esforzaba para actuar en mis tiempos libres cuando me invitaban a alguna fiesta familiar", añade Dalila.

Cuando fue conociendo mejor el ambiente se decidió a incursionar en los espectáculos de magia, y fue allí que se le ocurrió crear sus propios personajes: Marliny, relacionado con los actos de magia únicamente y "Pekitas", con el que trabaja en la conducción y animación de espectáculos infantiles. Asegurando que ha tenido la suerte de encontrarse con muy buenas personas en la vida que le han ido facilitando su desarrollo artístico.

Dalila tiene bien claro en su mente que todos tenemos uno o varios talentos únicos, la cuestión es descubrirlos y desarrollarlos; por eso es que quiere hacer su propio espectáculo para niños hispanos en Estados Unidos, para lo que busca un productor que crea en ella, en su trabajo. Donde se pueda destacar la cultura de nuestros países, especialmente en este caso la cultura cuscatleca.

"La mejor época para realizar este tipo de ocupaciones es en el verano, entonces es cuando se presentan actividades casi todos los fines de semana, en una amplia variedad de eventos sociales, que van desde festivales callejeros a fiestas de cumpleaños", puntualiza Dalila con un tono bien esperanzador.

Ella sabe que para triunfar en este tipo de profesión, los medios de comunicación son mas que indispensables; aunque ella dice con satisfacción que ya ha comenzado a incursionar en los medios hispanos locales.

"Ya estuve en la televisión acá en Nueva Jersey, en un programa denominado "Latinos en Estados Unidos", lastimosamente cambiaron el enfoque de la programación y se enfocaron mas en temas políticos que en el entretenimiento infantil. Además, aparecí en un periódico local, en "La Voz de Honduras", donde se desatacaba mi trabajo de animación de fiestas infantiles, las cuales siempre termino con actos de magia", dijo.

Los sueños de Dalila siguen siendo grandes y por el momento difícil de alcanzar, lo que no implica que ella los considere imposibles, por el contrario, sabe que tarde o temprano se pueden hacer realidad. Ella sueña con un espectáculo de magia televisivo muy amplio, y consolidado; donde se incluyan a muchos magos mas. Y además que el Show de Pekitas tenga muchos mas animadores y dar una cobertura mas general,