Hallan partes del avión en bahía de San Francisco

Los investigadores han vuelto a revisar los vídeos de vigilancia del aeropuerto para determinar si un vehículo de emergencia atropelló a una de las adolescentes que murieron el sábado en el accidente

Foto/ Reuters

Parte de la cola del jet de la aerolínea Asiana que se estrelló al aterrizar en el aeropuerto de San Francisco fue encontrada en la bahía, al tiempo que en la pista se hallaron restos del muro de contención acuático, informó el lunes la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte, lo que deja entrever que el avión chocó con el muro.

Deborah Hersman, presidenta de la NTSB (siglas en inglés de la Junta), dijo que el cono de la sección de cola fue hallado entre las rocas del muro de contención. Una "pieza grande de la cola estaba en el agua y otras quedaban a la vista durante la marea baja", informó.

En una conferencia de prensa, Hersman agregó que los investigadores han vuelto a revisar los vídeos de vigilancia del aeropuerto para determinar si un vehículo de emergencia atropelló a una de las adolescentes fallecidas el sábado en el accidente, pero no han podido llegar a ninguna conclusión.

La funcionaria calificó esa posibilidad de "un tema muy grave".

"Puedo decirles que las dos víctimas fatales estaban en asientos en la parte trasera del avión, zona que sufrió daños estructurales significativos. Hemos notado que muchas de las personas con lesiones graves estaban en esa sección", dijo Hersman.

Los investigadores quieren asegurarse de que tienen todos los hechos en la mano antes de llegar a una conclusión, afirmó la funcionaria, al tiempo que agregó que el forense aún no ha determinado la causa de muerte de la jovencita.

Robert Foucrault, jefe de Medicina Legal del condado de San Mateo, dijo que su despacho está realizando la autopsia para determinar si una de las víctimas sobrevivió al accidente pero fue atropellada por un vehículo de emergencia. Agregó que su personal fue notificado de esa posibilidad por altos funcionarios del Departamento de Bomberos de San Francisco en el lugar del accidente el sábado.

Por su parte, Joanne Hayes-White, jefa de Bomberos de San Francisco, y el jefe adjunto de Bomberos, Dale Carnes, dijeron el lunes que una de las adolescentes fallecidas en el accidente podría haber sido atropellada.

Más de 180 personas fueron trasladadas a hospitales. Sin embargo, es asombroso que 305 de los 307 pasajeros sobrevivieran al accidente y más de una tercera parte no necesitó hospitalización. Sólo unos pocos sufrieron lesiones graves.

Los investigadores dijeron que el Vuelo 214 de la aerolínea surcoreana Asiana viajaba a una velocidad "significativamente inferior" a lo establecido durante la aproximación y que los pilotos trataron de abortar el aterrizaje antes de estrellarse contra la pista. Lo que no se sabe es si la inexperiencia del piloto en el Boeing 777 y el hecho que nunca había aterrizado ese modelo en San Francisco pueden haber sido un factor en el percance.

Las autoridades indicaron que la investigación también se centrará en si algún equipo en tierra o en el avión pudo haber fallado.

Uno de los temas que los investigadores de la NTSB seguramente analizarán es si el piloto estaba fatigado. El accidente ocurrió después de un vuelo de 10 horas por la noche. Como es normal en los vuelos largos, en el avión iban cuatro pilotos para que pudieran alternarse en equipos de dos con el fin de poder descansar. Pero pilotos que vuelan rutas largas suelen decir que es muy difícil tener un sueño reparador a bordo de aviones.

El accidente ocurrió a finales de la mañana en San Francisco, pero en Seúl eran las 3:37 de la madrugada. Eso significa que con toda probabilidad los pilotos trataban de mantenerse alertas y tomar decisiones cuando su ritmo circadiano estaba bajo, la hora en que la mayoría de las personas tienen más sueño, incluso si han descansado. Varios estudios han mostrado que durante la parte baja del ritmo circadiano - por lo general entre las 3 y las 5 de la madrugada, o entre las 4 y las 6 de la madrugada, según el estudio - las personas con frecuencia se demoran más en responder y su capacidad de juicio les afecta como si estuvieran ebrias.

"La fatiga está allí. Es un factor", dijo Kevin Hiatt, ex jefe de pilotos internacionales de la aerolínea Delta. "Al final de un vuelo de 10 horas, sin importar si uno tomó una siesta de dos horas o no, es un vuelo largo".