Acusan de espionaje y robo a informante de NSA

Snowden, excontratista de la CIA, es acusado por tres cargos, cuyas penas máximas son 10 años de prisión cada uno.

FOTO de Salon.com

El Departamento de Justicia acusó el viernes a Edward Snowden, excontratista de la Agencia de Seguridad Nacional, de espionaje y robo de propiedad gubernamental.

Snowden, quien se cree está escondido en Hong Kong, admitió haber proporcionado a medios de comunicación información sobre dos programas secretos de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés).

Una denuncia penal de una página dada a conocer el viernes en un tribunal federal en Alexandria, Virginia, dice que Snowden divulgó sin autorización información de defensa nacional y divulgó voluntariamente comunicaciones secretas de inteligencia. Snowden también está acusado de robo de propiedad del gobierno. Los tres cargos tienen una pena máxima de 10 años de prisión cada uno.

El tribunal federal está en el distrito este de Virginia, donde está la sede del antiguo empleador de Snowden, Booz Allen Hamilton.

La denuncia será parte integral del esfuerzo del gobierno federal para que Hong Kong extradite a Snowden, un proceso que podría convertirse en una larga batalla jurídica. Snowden podría impugnar la extradición sobre la base de persecución política. En general, el acuerdo de extradición entre Estados Unidos y Hong Kong exime los delitos políticos de la obligación de entregarse.

La denuncia tiene fecha del 14 de junio, cinco días después que el nombre de Snowden surgió inicialmente como la persona que filtró la información sobre los dos programas del gobierno.

La reacción en el Congreso no se hizo esperar.

"Siempre he pensado que fue una traición. Y aparentemente el Departamento de Justicia opina lo mismo", dijo el senador Bill Nelson, demócrata por la Florida y miembro de la Comisión de Servicios Armados de ese foro. "Espero que el gobierno de Hong Kong lo arreste y lo extradite a Estados Unidos".

La revelación de la denuncia penal ocurre en momentos que el presidente Barack Obama se reunía por primera vez con la Junta de Supervisión de Privacidad y Libertades Civiles y mientras su jefe de inteligencia buscaba formas de ayudar al pueblo estadounidense a entender mejor los amplios programas de vigilancia electrónica denunciados por Snowden.

Los cinco miembros de la poco conocida junta se reunieron con Obama durante una hora en la Casa Blanca y le hicieron preguntas al mandatario sobre los dos programas de vigilancia que han provocado la controversia.