Honduras: Pandillas se reúnen con mediadores de tregua salvadoreños

El encuentro fue acompañado por la OEA y se realizó en el penal de San Pedro Sula

Un pandillero al interior del penal de San Pedro Sula. FOTO AP

Los mediadores del proceso de pacificación de El Salvador, acompañados por representantes de la Organización de Estados Americanos se reunieron el lunes con líderes de barrio 18 y Mara Salvatrucha en el penal de San Pedro Sula en el norte de Honduras para apoyar la declaración de tregua con el gobierno y la sociedad anunciada recientemente por las pandillas hondureñas.

"La OEA está facilitando el proceso de diálogo entre los mediadores salvadoreños y hondureños y con las pandillas con el objetivo de encaminar el avance del proceso en Honduras, y por eso este primer paso en el que se comparten buenas prácticas y se establecen contactos personales entre las partes" dijo Ana Martínez, de la secretaría de seguridad multidimensional de la OEA.

"Este encuentro tiene lugar con conocimiento del gobierno de Honduras" añadió Martínez en entrevista con la Associated Press.

"El hecho de que exista un encuentro de un facilitador de Honduras con los facilitadores de El Salvador, las pandillas y la OEA es una regionalización del proceso de pacificación" dijo Carlos Orozco, representante de la Secretaría de Seguridad Multidimensional de la OEA en el Comité Técnico de Coordinación del proceso de pacificación en El Salvador.

El obispo auxiliar de San Pedro Sula, Rómulo Emiliani, designado por los pandilleros como mediador ante el gobierno, dijo que "los mediadores salvadoreños han venido expresamente a apoyar este esfuerzo, a transmitirnos su experiencias y a ofrecer su apoyo, teniendo siempre en cuenta que el contexto de la violencia en Honduras es diferente al de El Salvador".

El obispo castrense y policial salvadoreño, Fabio Colindres, dijo que los objetivos de la visita de los mediadores salvadoreños a Honduras eran "transmitir que la experiencia salvadoreña es válida para la región, que urge un esfuerzo regional que incluya también a Guatemala y que el rol de Monseñor Emiliani como mediador es fundamental para que el proceso en Honduras avance siempre con la vista puesta en conseguir niveles de reducción de la violencia similares a los que se están dando en El Salvador".

Por su parte, el exguerrillero Raúl Mijango, también mediador en El Salvador, dijo que las pandillas son "un problema social", y agregó que "nosotros en El Salvador teníamos una motivación política, superar la desigualdad, ellos tienen una motivación mucho más fuerte, su supervivencia, sobrevivir en este mundo".

Un portavoz del barrio 18 presente en la reunión con los facilitadores salvadoreños, la OEA y el obispo Emiliani afirmó que desde el anuncio de la tregua hecho público por las pandillas el pasado mes de mayo, "los homies se han aplacado en un 80%, pero la situación está muy complicada porque la policía, de entrada sigue asesinándonos, no nos detienen, nos ejecutan".

Es imposible verificar de manera independiente que se haya producido una reducción de la violencia en el país.