Viceministro de Vivienda arremete contra Fitch por bajar calificación

La calificadora decidió emprender la revisión de las calificaciones de otros cuatro entes estatales como el BFA, BH, FSV y el Bandesal

"Fitch puede dar misa si quiere", afirmó el viceministro de Vivienda, Roberto Góchez, al poner en duda datos que dieron pauta a la reciente baja en calificación a Fonavipo, que pasó de categoría "A" a "D" (la segunda peor que existe).

La pérdida en la calificación se dio porque el Fondo Nacional de Vivienda Popular (Fonavipo) no honró una cuota de $10.4 millones que debía pagar al BCIE, el pasado 16 de mayo. El organismo financiero ha prestado $50 millones a Fonavipo para el proyecto Casa para Todos, bajo el cual construyeron los proyectos Procavia y Santa Lucía en Santa Ana.

Góchez negó que solo hayan pagado el 7% como dice Fitch. Según él han pagado casi el 50 por ciento de los $10.4 millones. "Fitch puede dar misa si quiere", dijo el funcionario cuando le cuestionaron lo dicho por la calificadora de riesgo.

El funcionario dijo que esperan solventar cuanto antes el impago para lo cual esperan que se resuelva pronto una emisión de bonos por $40 mill, pagar y "al día siguiente" mejorar calificación.

La calificadora de riesgo asumía que el Estado salvadoreño debería de tener la disposición de apoyar financieramente a sus instituciones, si fuera necesario, pero "eso es un supuesto de Fitch, aunque no hay una ley que lo establezca... Se asume que por ser el dueño de estas entidades tendría la disponibilidad de apoyarlas", afirmó René Medrano, analista senior de Fitch El Salvador a este periódico al conocerse la baja de la calificación.

Fitch Ratings, además, decidió emprender la revisión de las calificaciones de otros cuatro entes estatales: El Banco de Fomento Agropecuario (BFA), el Banco Hipotecario (BH), el Fondo Social para la Vivienda (FSV), y el Banco de Desarrollo de El Salvador (Bandesal).