Salvadoreña aspira a ser asambleísta en Nueva Jersey

Promotora de causas a favor de los compatriotas, la compatriota quiere ampliar la representación de la comunidad latina

Mayra Domínguez emigró a los Estados Unidos en 1967, cuando tenía siete años.elsalvador.com / Héctor Sermeño

Tratando de sentar un precedente y romper el hielo en materia política, por primera vez una persona salvadoreña espera alcanzar un cargo en la asamblea estatal de Nueva Jersey. Mayra Domínguez, no sólo representa a una comunidad salvadoreña pujante y creciente en el área de West New York, si no también al género femenino.

Ella competirá este 4 de junio por la nominación Demócrata del distrito 32. Si lo consigue, se enfrentará a los nominados por el Partido Republicano en noviembre para alcanzar un escaño de la asamblea estatal de Nueva Jersey. Ella junto a su compañera de fórmula, la ecuatoriana, Inés Serna, representan una de las dos opciones del Partido Demócrata, quienes junto al señor Francisco Torres, propuesto para senador, se han denominado "Demócratas para la gente"

Domínguez emigró de El Salvador en 1967, cuando tenía 7 años de edad: "Inicialmente fue mi mamá, Gladys, la que saliera de El Salvador ella sola con destino hacia Estados Unidos, dejando a sus seis hijos allá, como sucede con la gran mayoría de los migrantes. Fue hasta dos años después de trabajar como doméstica en la ciudad de Nueva York, que ella hizo el esfuerzo de traernos para reunirnos con ella en la Gran Manzana".

Pero por lo general, el salvadoreño sabe sacar provecho a las oportunidades que tiene, y Mayra no fue la excepción. Se graduó de Laguardia Community College de Nueva York y ha trabajado por más de 30 años en una empresa textil de la Gran Manzana como contadora y administradora; aunque en 1989, ella junto a su esposo Víctor decidieron mudarse hacia la ciudad de West New York. Prácticamente, sólo se atravesaron el río Hudson.

Una causa en común

De esta forma, durante los últimos 23 años han hecho de esta ciudad su casa, donde han criado a sus hijos Adrienne y Sebastián, ambos cursando estudios superiores. Adrienne se graduó de la universidad de Princeton y actualmente esta matriculada en la universidad de Brown para sacar su maestría y Sebastian estudia en el Hudson County Community College.

"La presencia política de los hispanos de Nueva Jersey no representa el incremento de la comunidad que se ha observado a través del estado en los últimos 10 años", comenta Mayra Domínguez, de forma muy analítica, añadiendo que el distrito 32 de Nueva Jersey está formado por las siguientes municipalidades del noreste del estado Jardín: Edgewater, Fairview, East Newark, Guttenberg, Harrison, Kearny, North Bergen, Secaucus y West New York; donde la comunidad hispana esta en constante alza y notable desarrollo.

Tomar la decisión de integrarse a la actividad política no ha sido fácil para ella, ni para su familia; aunque la ha motivado mucho el hecho de poder ser útil a su comunidad y a sus compatriotas. "Esto es algo que ella realmente ha estado haciendo durante los últimos 9 años; sirviendo y dirigiendo dos organizaciones culturales en el condado de Hudson", complementa su esposo Víctor Domínguez.

Una de ellas es la Asociación Cultural Salvadoreña Cuzcatlán, a través de la cual ha coordinado eventos que recaudan fondos para causas sociales, como la educación y auxilio para las víctimas de desastres naturales. "Como Cuzcatlán, todos los años coordinamos visitas a algunas universidades para ayudar a los jóvenes en el proceso de admisión para entrar a la universidad; a quienes además entregamos una beca anual", agregó la compatriota.

Es importante mencionar también que desde 2008 Mayra Domínguez ha sido miembro del desfile Hispanoamericano de Nueva Jersey y se ha desempeñado como presidenta durante los últimos 3 años y su directiva ha creado una beca para estudiantes de arte, en honor a Georgia Prieto Romero y "La Casa de la Hispanidad", un lugar donde algunas organizaciones sin fines de lucro se reúnen para promover y preservar su patrimonio.

"Como resultado de nuestra participación en la comunidad, ahora siento la necesidad y el deseo de participar cívicamente para asegurar que la voz de nuestra comunidad (salvadoreña e hispana en general) sea escuchada en todos los niveles de gobierno y de esta forma fortalecer el espíritu social y comunitario que necesitamos para hacer de la actividad política con mayor moral e integridad y hacer de nuestras comunidades un lugar mejor para vivir", externó la activista comunitaria.

A favor de compatriotas

El trabajo comunitario encabezado por Mayra Domínguez no se ha limitado a apoyar las causas sociales en el área de Nueva Jersey, como organización comunitaria ellos también contribuyen, incluso, con la educación en El Salvador a través de donaciones a Con-Textos, una organización educativa que se encarga de crear bibliotecas en lugares rurales de nuestro país. Además, como presidenta de Cuzcatlán, ella organiza periódicamente eventos culturales, como el Festival de la Pupusa en Nueva Jersey y Señorita El Salvador-Nueva Jersey.

Asimismo, ha formado parte de obras humanitarias para ayudar a nuestros paisanos durante desastres naturales como: los huracanes: Stan, Ida, incluyendo a la tormenta tropical 12-E. Mas recientemente, junto con otras instituciones comunitarias enviaron un donativo a El Salvador de equipo médico para niños y adultos minusválidos.

Sin embargo, pese a todo su historial de trabajo comunitario, Mayra no tiene allanado el camino hacia la asamblea estatal; por ejemplo, hay políticos locales que no consideran a un salvadoreño atractivo para ganar este tipo de elecciones, argumentando que aunque es una comunidad numerosa, no todos están en condiciones para votar, lo que en vez de representar un ventaja, se convierte en desventaja para el partido, argumentan.

No obstante, Domínguez no se amedrenta con estas premisas. "Roma no se hizo en un día. Y si Lula Da Silva tuvo que competir pacientemente cuatro elecciones seguidas para convertirse en el máximo magistrado de su país y uno de los presidentes más respetados de toda Latinoamérica, yo sé que tengo que luchar cuesta arriba para conseguir mi propósito. Lo importante acá es mostrar que los salvadoreños también somos capaces de desempeñar este tipo de cargos", analiza la compatriota.

Por todo esto, Mayra dice que es necesario el involucramiento de todos los hispanos en este tipo de procesos políticos, porque allí es donde se discuten las iniciativas que nos pueden facilitar un mejor nivel de vida en este país.

"Tenemos que consolidar la presencia hispana en las instancias políticas, empezando por las juntas escolares o las asociaciones vecinales, sólo así comenzaremos a ser parte activa de esta sociedad. En mi caso, cualquiera que sea el resultado de mi participación en este proceso electoral, espero sentar un precedente para que mas salvadoreños busquen puestos de elección popular, a nivel local, regional o nacional, todo es posible", concluyó Domínguez.