BM afirma A.L. debe combinar mejor sus políticas fiscales

El Banco Mundial estima que la economía de Latinoamérica crecerá en conjunto un 3.5 % este año. foto edh / reuters

LIMA. América Latina debe combinar mejor sus políticas fiscales y monetarias para suavizar el impacto de la entrada de capitales, en un escenario en el que sus buenas perspectivas apuntan a que tendrá que convivir con monedas más fuertes, dijo ayer el economista jefe del Banco Mundial para la región.

Los países latinoamericanos deben reforzar sus posiciones fiscales para así poder relajar las posturas monetarias cuando experimentan un fuerte influjo de dinero, sin que eso lleve a una aceleración de la inflación, explicó Augusto de la Torre a Reuters en el marco del Foro Económico Mundial que se realiza en Lima.

Los mercados emergentes como Latinoamérica han sido en los últimos cinco años un puerto clave para los capitales que buscan rendimientos mejores a los del mundo desarrollado, donde se han recortado fuertemente las tasas de interés para reactivar las economías.

Pero la avalancha de dinero ha apreciado a las monedas regionales, en algunos casos llegando a minar la competitividad de sus exportaciones.

"Sería deseable mejorar un poco la combinación de política monetaria y fiscal. En momentos de ingresos de capital de corto plazo sería recomendable tener una posición fiscal más fuerte, que te abre espacio para tener una posición monetaria más relajada (...) sin consecuencias inflacionarias", detalló.

"Pero para poder hacer eso necesitas que tu posición fiscal sea más fuerte. En general a la región le convendría, en la medida en que la situación política se lo permita, hacer un mayor esfuerzo fiscal a fin de poder vivir con una tasa de interés más baja que no genere inflación", agregó.

Latinoamérica recibió unos 400,000 millones de dólares en inversiones de portafolio de todo el mundo en los últimos cinco años, según cálculos de Thomson Reuters, en medio de perspectivas de crecimiento relativamente mayores, disciplina fiscal, bajo endeudamiento y un atractivo diferencial de tasas.

Pero como goza de perspectivas económicas mejores a las del mundo desarrollado, los países de la región deben poner en marcha reformas estructurales que les permitan convivir con un contexto de monedas más fuertes, afirmó el economista.

"Parte de la solución es entender que, en la medida en que este tema del fortalecimiento de monedas refleja un mejoramiento fundamental de las perspectivas de nuestras economías, tenemos que hacer las reformas estructurales para poder vivir y ser competitivos en un contexto de monedas más fuertes", acotó —REUTERS