Matan a balazos a joven en una fiesta rosa

Dos sujetos sacaron a la víctima del local, en Lourdes, Colón

El Ministerio de Seguridad y Justicia ha reiterado en distintas ocasiones que la reducción en la cifra de homicidios sigue manteniéndose vigente. Foto EDH / Archivo

Dos delincuentes empañaron la tarde del sábado una fiesta rosa cuando llegaron a matar a balazos a Alexis Noé Tules Barrientos, de 17 años, quien era uno de los invitados a la celebración.

El ataque ocurrió a las 5:30 de la tarde, en una sala de recepciones situada en el pasaje Ramírez, del cantón Lourdes, en Colón, La Libertad.

Testigos del hecho relataron a las autoridades que los asesinos llegaron al lugar y por medio de señas le dijeron al adolescente que saliera a la calle, pero este se negó.

Por esa razón, los sujetos ingresaron al inmueble y forzaron a Tules Barrientos a caminar hasta el estacionamiento donde le asestaron tres balazos en el abdomen.

El caos que desató el ataque entre los asistentes y vecinos de la zona impidió que alguien se percatara del rumbo o la forma en que los asesinos huyeron de la escena.

Un oficial de la Policía manifestó ayer que todavía no se había logrado establecer el móvil del asesinato, pero sostuvo que, preliminarmente, se descarta que la víctima perteneciera a alguna pandilla.

La forma en que interactuó el adolescente con sus atacantes hace presumir a las autoridades que él ya los conocía.

Según se supo, Alexis Noé residía a pocas cuadras de donde fue asesinado.

Ultiman a mareros

Dos pandilleros fueron asesinados entre la noche del sábado y la madrugada de ayer en los municipios de Cuscatancingo, en San Salvador, y Ozatlán, en Usulután.

En el primer hecho, la víctima fue identificada como William Alexander Mejía, de 25 años, a quien le dispararon cinco veces en el rostro.

Las autoridades dijeron que él pertenecía a una mara.

El atentado fue registrado a las 9:40 de la noche, en el pasaje Ferrocarril, de la colonia Carolina.

Horas después, Jairo Vladimir Argueta, de 22 años, fue atacado a balazos dentro de su casa, en el barrio Candelaria, en Ozatlán.

El hombre, quien tenía tatuajes alusivos a la Mara 18, salió herido del inmueble en busca de ayuda, pero murió en una cancha de fútbol, según el informe de las autoridades policiales.

Un agente señaló que un pariente de Argueta había asegurado que este ya había abandonado la pandilla.

En otro hecho, un hombre, quien no fue identificado, fue ultimado en San Pedro Perulapán, en Cuscatlán. La Policía se negó a brindar más información sobre el caso.

En el departamento de San Miguel, también se registró el homicidio de Aída Calderón Prudencio, quien fue asesinada dentro de su vivienda, en la colonia Las Américas II.

Según la Policía, la mujer estaba sola en el inmueble cuando fue atacada con arma blanca.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.