resumen noticias
Además en

Papa "imprevisible" preocupa a guardaespaldas

Los actos de acercamiento papal, que suponen un cambio con respecto del estilo reservado de su predecesor, ponen tenso a su equipo de seguridad

AP Miércoles, 20 de Marzo de 2013
Galería

Es comprensible que el equipo de seguridad del papa Francisco se vea un poco nervioso.

Un papa fue baleado en la Plaza de San Pedro mientras viajaba en un vehículo abierto y otro fue atacado por una mujer con problemas mentales en la Basílica de San Pedro. Así que en los primeros días de pontificado de Francisco, mientras el papa deleita a los feligreses al sumergirse entre la multitud, es natural que el jefe de policía del Vaticano, Domenico Giani, luzca tenso.

Basta con contemplar algunos de los actos de acercamiento papal de Francisco, que trajeron un cambio refrescante con respecto al estilo reservado de su predecesor Benedicto XVI, pero presentan un enorme dolor de cabeza para el destacamento de seguridad de una de las personas de más alto perfil del planeta.

El día después de su elección, Francisco evitó la limusina blindada del Vaticano y viajó a través de las caóticas calles de Roma en un auto común a recoger sus cosas en un hotel del centro.

En su primera misa dominical como pontífice, Francisco causó revuelo al mezclarse con los transeúntes en una puerta del Vaticano, donde estrechó manos e incluso dejó que lo tomaran por el hombro, todo mientras las personas se empujaban para acercarse.

Luego, el día de la entronización, Francisco se paró durante casi 30 minutos el martes en un vehículo abierto que bordeó la inmensa plaza, mientras besaba los bebés que le acercaban y en un momento saltó del vehículo para bendecir y besar a un hombre discapacitado en la multitud.

A Francisco lo apodaron rápidamente el papa "imprevisible", y para un guardaespaldas, lo imprevisible representa problemas.

Giani parecía particularmente preocupado por la multitud que se reunió después de la misa dominical. El periódico La Stampa citó a un ayudante en el lugar, quien dijo que "será mejor que las cosas vuelvan a la normalidad o tendremos problemas".

El portavoz del Vaticano, reverendo Federico Lombardi, dijo la semana pasada que la Santa Sede era muy consciente del estilo informal y abierto de Francisco y que se tomarían "las medidas de seguridad adecuadas", aunque eso no ha sucedido de inmediato.

Los expertos dicen que abandonar la caravana y los detalles de seguridad puede ser peligroso de formas inesperadas. "Si alguien como el papa hace público el hecho de que no tiene el nivel normal de seguridad, sólo se destacan las amenazas potenciales", dijo el experto en seguridad británico Richard Aitch, autor de "Close Protection".

En general, Aitch dijo que la decisión de cualquier líder de bajar la guardia "crea un dolor de cabeza de seguridad", sobre todo si se convierte en un hábito.

Y el papa no es cualquier líder, es uno de los personajes más conocidos del mundo. Durante una semana normal, hace un mínimo de dos apariciones, en la audiencia general de los miércoles y desde la ventana de su apartamento para su bendición dominical.

Para el nuevo papa, todo puede reducirse a equilibrar las preocupaciones legítimas de seguridad con su estilo informal y su desprecio por el lujo.