Las barreras evitan daño por corrientes de aire

Se puede crear un enorme jardín que brinde flores todo el año al saber qué árboles plantar

En todo cultivo, incluso de granos, se deben controlar las corrientes de aire. foto edh /

Las corrientes de aire causan daño a cualquier cultivo. Frutales, maderables e incluso granos básicos son afectados. Si se establece una barrera de árboles apropiados para detener la fuerza del viento, las consecuencias serán mucho menores.

Lo fundamental en la realización de una barrera rompe viento es seleccionar las especies apropiadas; que sean resistentes al viento, se adapten a las peores condiciones, de preferencia perennifolios, resistentes al mal trato, al fuego y que tengan gran capacidad de rebrote.

Los daños

Cuando el viento alcanza una intensidad apreciable, crea dos efectos negativos:

Mecánicos: ocasionan daños en flores, frutos, hojas y ramas. Estos pueden ser arrancados, batidos o golpeados por la intensidad del viento. En plantaciones jóvenes, en zonas de vientos dominantes, la inclinación del tronco y copa es deformada, quedando el árbol desequilibrado. Se dificulta la aplicación de tratamientos sanitarios y la distribución de riego por aspersión.

Fisiológicos: en relación con la floración, el viento anula el vuelo de insectos y abejas, con lo cual la polinización se hace imposible.

Una de las causas más importantes del llamado golpe del sol o calor, es la existencia de vientos cálidos y secos. Otro es el aumento de la transpiración; el árbol pierde agua rápidamente y se deshidrata, con la consiguiente desecación, defoliación y debilitamiento general.

Si la plantación está cerca del mar, el problema es el viento salino, que provoca fito toxicidad en los arboles, con lo que el desarrollo de reduce. La principal defensa contra los efectos mecánicos de este factor climático son los contravientos o barreras corta viento estos además disminuyen la transpiración, ahorrando agua de riego e infiltrando al subsuelo el agua lluvia. Su instalación debe ser transversal a la dirección dominante del viento.

Es conveniente sembrarla en las primeras lluvias del invierno, aprovechando la fertilización que traen las primeras lluvias, por los nutrientes que pululan en el aire o se encuentran en el polvo.

Se recomienda una serie de árboles propios para barreras, los cuales pueden combinarse, para formar hileras de diferentes alturas, o sea, que permitan el paso de un porcentaje del viento l. Entre la especie promisoria para barreras rompe vientos tenemos cerezo, manzano rosa, chaquiro, nim, chaperno, quebracho, trompillo, copalchí, pepetos, guama, bario, pacún y otros.

Son útiles además el ojushte, almendro de río, carao, tempisque, conacaste, ficus, carreto, maquilishuat, gravileo, copinol, nacascol.

El vivero San Andrés ofrece asistencia gratis. Llame al 2305 0871.