Busero que mató a señora es enviado a prisión preventiva

Acusado permanecerá seis meses en la cárcel mientras Fiscalía consolida pruebas

Envían a prisión a busero que atropelló a mujer

El Juzgado Quinto de Paz de San Salvador decretó prisión preventiva contra Ricardo A. Morales, motorista de la ruta 92 por atropellar la semana pasada a Rosa María Calero de Chávez.

Ver en Media Center >

A Alexander Navarro, defensor particular del busero Ricardo Antonio Morales, no le valió alegar que su defendido no había tenido la intención de matar con el autobús que manejaba a Rosa María Calero de Chávez, propietaria de una agencia de encomiendas en Antiguo Cuscatlán, departamento de La Libertad.

Calero de Chávez fue atropellada el pasado miércoles 6 de marzo en las proximidades del Árbol de la Paz, en el bulevar Los Próceres, cuando se bajó de su auto y reclamó a Morales por haberle chocado el vehículo en que ella viajaba, según testimonios en poder de la Fiscalía General de la República (FGR).

Ayer la FGR logró que el Juzgado 5o de Paz enviara a prisión preventiva a Morales durante los próximos seis meses, tiempo que el juzgado ha dado a los fiscales para que profundicen las investigaciones contra Morales, a quien han acusado del delito de homicidio agravado, que tiene una pena de entre 30 y 50 años de prisión.

Morales, de 32 años, es originario del cantón Delicias, municipio de San Juan Nonualco, La Paz.

De acuerdo con el defensor de Morales, éste no mató a Calero Chávez con intención, pues no la vio cuando estaba enfrente del autobús de la ruta 92, que conducía.

Con ese argumento, el abogado Navarro pretendía que durante la audiencia inicial, realizada ayer, el delito de homicidio agravado le fuera cambiado a su cliente por el de homicidio culposo, que tiene una pena de entre dos y cuatro años.

El cambio de delito tenía como objetivo abrir una fuerte posibilidad de que el acusado fuera puesto en libertad mientras se desarrollaba el proceso judicial.

Quién era la víctima

Rosa María Calero de Chávez tenía 57 años y era dueña de una agencia de transporte de encomiendas entre San Salvador y San Miguel.

De este último departamento era originaria. El día que murió era acompañada por una de sus hijas, con quien se dirigía a recoger unas encomiendas que enviaría hacia San Miguel, según indicaron parientes cercanos a El Diario de Hoy.

La víctima era secretaria de profesión, pero desde hace aproximadamente 12 años decidió junto a su esposo montar el negocio de encomiendas entre San Miguel y San Salvador.

El homicidio de Calero de Chávez generó mucho repudio por parte de salvadoreños. El hecho fue calificado como una barbarie, más que un hecho de intolerancia, del que ha sido señalado como responsable el cafre, quien ayer no fue llevado a la audiencia inicial debido a que la Policía no tenía suficiente personal para trasladarlo, indicaron fuentes judiciales.

Por su parte, el presidente de la República, Mauricio Funes, pidió una condena ejemplar para Morales, a la vez que instó a funcionarios del Viceministerio de Transporte a proponer penas más duras para crímenes de este tipo.

A pesar de que la semana anterior, la FGR dijo que acusaría a Morales del delito de feminicidio agravado, para lo cual el fiscal Néstor Guzmán ofreció sus argumentaciones, el proceso judicial contra el chofer del autobús será por homicidio agravado.

La defensa de Morales no descartó apelar la decisión y pedir una reconstrucción de los hechos para demostrar que el imputado no sintió cuando el bus golpeó y pasó sobre el cuerpo de la víctima.