Miles afectados por paro de buses en norte de San Miguel

Ejército y Unidad Élite de la Policía vigilan y patrullan zona de Ciudad Barrios y de Carolina

En Ciudad Barrios, muchos ciudadanos esperaron horas por un vehículo que los llevara hasta el vecino municipio de Carolina. Ejército vigilaba la zona. foto edh / lucinda quintanilla

SAN MIGUEL. José Sorto esperó ayer más de tres horas un medio de transporte para desplazarse desde el municipio de Moncagua a San Antonio del Mosco.

Al igual que él, miles de residentes en la zona norte del departamento fueron afectados por un paro de las rutas de buses que viajan de la cabecera a los municipios de Sesori, Ciudad Barrios, Carolina, San Luis de La Reina, San Antonio del Mosco, Nuevo Edén de San Juan y San Gerardo.

El paro se registró debido a la negativa de los empresarios de sacar sus unidades, luego que la tarde del lunes, un bus de la ruta 317, que presta sus servicios de San Miguel a Carolina, fue atacado a balazos por delincuentes que trataron de asaltar la unidad y a sus pasajeros.

En el hecho, cinco personas resultaron lesionadas, y fueron llevadas al hospital regional de la cabecera.

Sucedió en colonia La Pista, del municipio de Chapeltique, alrededor de las 5:00 de la tarde, según la Policía.

El ataque solo fue el detonante, pues horas antes, otra unidad también fue atacada a balazos en la zona de Carolina. El móvil sería un intento de asalto, según lo confirma la Policía.

La situación ha causado alarma entre los pobladores de la zona norte, sobre todo en quienes residen en los municipios de Ciudad Barrios, Carolina y San Antonio del Mosco. (Ver subnota).

Sobre el paro, José Sorto dijo que se desplazó desde San Antonio del Mosco en vehículos particulares que le dieron "aventón para llegar a Moncagua".

El hombre esperaba aproximadamente a las 10:00 de la mañana un medio de transporte que lo llevará desde Moncagua de nuevo a su casa.

Al igual que él, en Chapeltique, Tránsito Serpas buscaba la manera de transportarse hasta Sesori. Ella dice que tenía consulta en el Seguro Social y que por el paro la perdió.

"Iba para San Miguel, pero mejor me regreso porque me da miedo que no haya en qué regresar a mi casa", dijo.

La mujer lamentó el paro de buses, pues los afectados son siempre los usuarios, aunque reconoció que la protesta era justa ante la inseguridad que hay en las calles del país, pero aún más, en la zona norte del departamento de San Miguel.

Un equipo de este medio verificó que las paradas de buses de los municipios de Moncagua, Chapeltique, Sesori, Ciudad Barrios y Carolina lucían atestadas de ciudadanos esperando llegar a sus destinos.

Se transportaron como pudieron, en pick ups, camiones y mototaxis, sobre todo, en la zona entre Chapeltique, Ciudad Barrios y Carolina.

Aída de Robles, afectada por el paro, dijo que "me tocó pagar un mototaxista desde mi casa, en Ciudad Barrios, porque me urgía salir. No sabía que había paro".

Los ataques registrados el lunes anterior serían el cuarto y quinto ocurridos en lo que va del año en la zona norte del departamento, según vecinos y policías destacados en la zona norte.

Se intentó conversar con los empresarios transportistas de las rutas en paro, pero no fue posible contactarlos.

Además, se buscó la versión de la Policía sobre los atentados contra el transporte colectivo, pero Evaristo Padilla, jefe regional, no respondió las llamadas.

Para muchos ciudadanos, es urgente que las autoridades apliquen medidas reales para contener la ola delincuencial que agobia al sector transporte y al resto.