El país, "entre los peores para nacer"

Según un estudio The Economist, que evaluó a 80 países

Si miles de personas hubieran decidido dónde nacer, no pensarían en El Salvador, según el estudio hecho por The Economist. EDH

LONDRES. Ecuador, República Dominicana y El Salvador se constituyeron en los peores países de la región para nacer, según un estudio de la Unidad de Inteligencia de The Economist, filial de la prestigiosa revista británica del mismo nombre.

La encuesta –que contempla a 80 países a nivel mundial– sitúa a Ecuador en la 65° posición, a El Salvador en el 62° puesto y a República Dominicana en el 52° lugar.

Entre los países menos favorecidos de la región también figuran Venezuela (44°), Perú (43°) y Colombia (42°). Argentina y Cuba figuran en la medianía (40°).

Mientras, entre los mejores países de la región para nacer figuran Chile (23°), Costa Rica (30°) y Brasil (37°).

Cabe indicar que hubo países no medidos en la muestra: Uruguay, Bolivia y Paraguay. Panamá, Haití y Jamaica tampoco figuraron.

El estudio contempla 11 variables e incorpora información concreta en facetas como oportunidades económicas, estándares de salud y libertades políticas y sondeos subjetivos sobre calidad de vida, además de predicciones económicas para el 2030, cuando los recién nacidos de hoy entrarán a la adultez. También se valora la equidad de género, la seguridad laboral, los crímenes violentos y el clima.

Los mejores

Los países nórdicos, por ejemplo, se sitúan entre los mejores para vivir, junto con otros más grandes como Irlanda, Australia, Nueva Zelanda y Canadá. En el Top15 están Suiza, Austria y Noruega. ¿La sorpresa? Entre los mejores también países como Singapur y Taiwán, así como la ciudad de Hong Kong.

A pesar de este repunte, sigue siendo mejor nacer en países occidentales. Es mejor nacer en Grecia o Polonia que en gigantes como Brasil, Turquía o China.

Países violentos, pobres o con opresión política siguen estando bajo en el ranking: Nigeria, Kenia y Ucrania, entre los peores. Algunos de los peores no son pobres, como Rusia, pero tiene problemas en salud pública y represión política.

China se sitúa en el puesto 49, por debajo de Latvia y Hungría. A pesar de ser la segunda economía del mundo y de contar con más multimillonarios que casi ningún otro país sigue siendo un país tremendamente desigual.

Más de la mitad de la población sigue viviendo en zonas rurales y 128 millones de personas viven por debajo de la línea de la pobreza. Los próximos 20 años serán mejores pero no significarán prosperidad para muchas familias.

En términos general, la clasificación también es útil para seguir el rastro de los cambios socioeconómicos que están ocurriendo en el mundo, por ejemplo, la reciente ganancia de derechos y libertades políticas de los países del norte de África y del Medio Oriente o, en otro sentido, las repercusiones de las crisis económicas en Europa que ya están incidiendo en ámbitos como el empleo, la seguridad social y la vida familiar, como el caso de España, Grecia y Portugal. —AGENCIAS