Oír y hacerse oír: cómo funciona un Podcast

Existen programas gratuitos de edición y grabación de sonido, que se pueden emplear para cortar un podcast de audio. Actualmente, la oferta de podcasts es enorme, especialmente en inglés

La ola de moda del podcast parecía haber pasado, pero el triunfo de los smartphones da ahora nuevo aliento a esta forma de difusión digital de grabaciones de audio y video.

El término podcast es una contracción de la marca iPod y la palabra inglesa "broadcast" (transmisión). Pero no se necesita estrictamente un iPod de Apple para hacerse ver y oír, sirve también un PC, un laptop, una tableta, un reproductor MP3 o un smartphone.

Cuando se habla de un podcast se trata, en el fondo, de contenidos mediáticos que se pueden descargar online", define Fabio Bacigalupo, creador del índice alemán Podcast.de.

Cerca del 80 por ciento de la oferta de podcasts llega en forma de audio, porque estos son más rápidos y más fáciles que producir que los videos.

"Lo más importante es que el usuario se pueda subscribir al podcast, porque en el fondo en esto consiste un podcast", señala Bacigalupo.

La suscripción se hace mediante un software llamado "podcatcher", que examina y descarga los nuevos "feeds" de una página podcast.

El boom del podcast comenzó en 2004, al abrirse amplias conexiones de Internet y hacerse asequible el equipamiento de grabaciones de audio. "Esto proporcionó las posibilidades técnicas, tanto para fabricar contenidos como para llamarlos regularmente", explica Tobias Arns, especialista de la asociación informática Bitcom en Berlín.

"El hecho de que un receptor pudiera convertirse también en emisor hizo que el principio del podcast hiciera surgir las mismas esperanzas que en su tiempo despertó la radio", cuenta.

Entretanto, el principio del podcast ha cambiado algo, y sus funciones suelen ahora invadir las plataformas de los medios sociales.

La euforia original, que se había se ha moderado, "surge ahora nuevamente", afirma Bacigalupo.

"Esto se debe al amplio éxito de accesorios móviles como los smartphones y a las tarifas planas para móviles que posibilitan la descarga y la reproducción de podcasts allí donde uno se encuentre, sin importar dónde", agrega el especialista.

Una gran oferta

Actualmente, la oferta de podcasts es enorme, especialmente en idioma inglés. No obstante, la oferta en español también es amplia, incluyendo los podcasts que publican las emisoras de España y las de América Latina.

En este terreno destaca el AudiKiosco (http://www.ivoox.com/podcasts_sc_1.html). El sitio "Consejos para los fans de los podcasts, de iTunes, (www.apple.com/es/itunes/podcasts) da al nuevo usuario buenas indicaciones para guiarse en ese terreno.

"iTunes es con seguridad el índice más amplio de podcasts, aunque exige primero descargar el software adecuado", señala Larissa Vassilian, periodista alemana especializada que tiene su propia página, 99podcasts.de.

Pero no basta con oír o ver podcasts, puesto que también se puede abrir un canal propio sin mayores complicaciones.

"Lo más importante es tener un tema y ponerse al trabajo con entusiasmo", sostiene Bacigalupo. A veces varias personas conversan entre sí mientras, en otro podcast, una sola habla sobre un tema determinado.

Un podcasts no debe ser algo rígido, sino estar dispuesto a cambiar cada día, cada semana, señala el experto. "Si fracasa, puede deberse a la falta de perseverancia para renovarlo permanentemente", añade.

Sin mucho equipo

El éxito o el fracaso de un podcast no depende de las condiciones técnicas. "No se necesita de un gran equipo técnico", dice Vassilian, que en 2005 se convirtió en una de las primeras animadoras de podcasts.

"Un laptop con micrófono incorporado o un iPhone son a veces más que suficientes". Por ejemplo, para cortar un podcast de audio se puede emplear Audacity (http://audacity.sourceforge.net/?lang=es), un programa gratuito de edición y grabación de sonido. Importante es que la grabación sea impecable, sin crujidos ni ruidos que molesten al posible auditor.

Para la difusión del podcast se necesita espacio en una página web propia. Importante es incluir el podcast en un índice, cosa que es gratuita pero con condiciones diferentes. Un sitio interesante para ello es podcast.es (http://www.podcast.es), que ofrece lugar para darse de alta gratuitamente, además de música y software de grabación, añadiendo todo un surtido de podcasts de diferente contenido.

"En iTunes hay que tener en todo caso un logotipo, hay que comprometerse a mantener toda una serie de podcasts y someter los podcasts a revisión técnica", explica el experto. Y esto es todo lo que se necesita para iniciar una carrera como "podcaster", a condición, naturalmente, de tener algo que comunicar.