"Amigos", sensación del cine francés

La producción Olivier Nakache y Eric Toledano se convirtió en el segunda cinta francesa de mayor éxito Inspirada en la vida de Philippe Pozzo di Borgo

François Cluzet (Philippe) y Omar Sy (Driss ) en una escena de la cinta "Amigos", a estrenarse hoy en las salas de cine salvadoreñas. Fue nominada al Globo de Oro en 2012. FOTO EDH/ archivo

Como una bocanada de aire fresco llega a los cines del país la película francesa "The Intouchables" (traducida como "Amigos").

La comedia se centra en la relación de amistad que nace entre un millonario tetrapléjico (François Cluzet) y un joven de los suburbios (Omar Sy), contratado como auxiliar de ayuda a domicilio. Mientras al burgués Philippe le encanta escuchar música clásica, a Driss le gusta bailar al son de Earth Wind and Fire. Los dos universos chocan creando situaciones graciosas.

La producción de Olivier Nakache y Éric Toledano se convirtió en la segundo filme de mayor éxito en Francia, detrás de la película "Bienvenidos al Norte" (2008).

Incluso, "Amigos" se convirtió en un fenómeno cultural en Francia, donde fue votada como el evento cultural del año 2011 por el 52 % de los franceses, según las agencias de noticias internacionales.

También fue seleccionada como a mejor película de habla no inglesa para los Globos de Oro (2012).

Para los premios César (2011) obtuvo 9 nominación, donde Omar Sy se llevó la estatuilla a mejor actor.

Antes de estrenarse en Francia, la obra de Nakache y Toledano ya había conquistado a Japón durante el Festival internacional de Tokyo. La producción de 112 minutos triunfó al ganar el prestigioso premio Sakura -la mayor recompensa de este evento- y el premio de interpretación que galardonó al dúo de actores.

La cinta tiene la particularidad de estar basada en hechos reales. El verdadero Philippe Pozzo di Borgo que inspiró la obra ("Second souffle"), siguió de cerca todo el proceso creativo. Según los directores, participó en ello aportando ideas y dando el tono justo, publicó la página BBC Mundo.

Según Frédéric Strauss, crítico de cine para la revista Telerama, la película tiene éxito porque "reúne dos aspectos de la sociedad francesa. Por un lado, tenemos a un hombre que representa la vieja Francia y por otro uno que personifica una sociedad nueva y multicultural, producto de la inmigración", comentó.

Rodríguez Marchante, de el Diario ABC, calificó la película como "Magnífica, hilarante, humanista, inteligente y fresca sin tener que apartarse un gran trecho del tópico".

"Está rodada primorosamente (...) tiene un toque asumible de cine social (...) Y puede resultar tan divertida...", explicó Carlos Marañón, de Cinemanía. —EDH