Granos integrales previenen diabetes

La Asociación Estadounidense de Diabetes estima que uno de cada cuatro estadounidenses mayores de 20 años es prediabético

No es necesario cambiar el estilo de alimentación, sino incluir granos integrales en ella.

En un grupo de habitantes de Suecia, los que consumieron alimentos con más de 59 gramos de granos integrales por día fueron un 27 por ciento menos propensos a ser prediabéticos que aquellos que ingirieron 30 gramos o menos.

"Esto es muy importante porque la prediabetes está aumentando", dijo la autora principal, Tina Wirström, estudiante postdoctoral del Hospital Universitario Carolino, Suecia.

La Asociación Estadounidense de Diabetes estima que uno de cada cuatro estadounidenses mayores de 20 años es prediabético y que casi un cuarto de ellos desarrollará diabetes.

Los granos integrales abarcan desde la avena hasta el popcorn, desde el arroz integral hasta el trigo integral, siempre que se consuma el grano o la semilla.

El estudio publicado en American Journal of Clinical Nutrition incluyó a 5.477 residentes de Estocolmo de entre 35 y 56 años sin diabetes y que consumían diarios alimentarios con los granos integrales y refinados. El equipo les midió el nivel de glucosa en la sangre y los controló a los 10 años.

Uno de cada 13 participantes se volvió prediabético, mientras que uno de cada 33 desarrolló diabetes.

Tras considerar la cantidad diaria de granos integrales que consumían los participantes, el equipo halló que comer más de 59 gramos, versus 30 gramos, de granos integrales estaba asociado con un 27 por ciento menos riesgo de ser prediabético.

La relación fue más sólida en los hombres, mientras que en aquellos con un mayor riesgo genético de desarrollar diabetes no se observó diferencia alguna.

Especialistas en nutrición aclararon que el estudio carece de importancia para Estados Unidos porque la mayoría de los suecos consumen principalmente granos integrales, mientras que la mayoría de los estadounidenses ingieren derivados de trigo refinado, como la harina que contiene menos nutrientes y fibra que centeno.

"Decir que tiene alguna importancia para Estados Unidos es una exageración", opinó Joanne Slavin, profesora de nutrición de University of Minnesota y que no participó del estudio. Explicó que muchos alimentos que se ofrecen como reyes de los granos integrales también aportan calorías, grasas y carbohidratos adicionales, lo que también es un factor de riesgo de desarrollar diabetes.

Además, menos del 3 por ciento de los estadounidenses ingieren los 48 g/día de granos integrales recomendados. La población estadounidense promedio ingiere 15 g/día de granos integrales.

"En Estados Unidos, no podemos ni siquiera llegar a los 20 g/día, mucho menos a los 60 g/día de granos integrales", dijo Roger Clemens, profesor de farmacología de University of Southern California y asesor de las nuevas guías alimentarias del Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

En un estudio similar de Holanda, el equipo del doctor Coen Stehouwer, profesor de medicina interna del Centro Médico de la Universidad de Maastricht, había hallado que adelgazar era el factor más importante para que los participantes prediabéticos pudieran normalizar el nivel de azúcar en sangre. —REUTERS

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.