Penélope Cruz "La maternidad realmente abre tus ojos"

La española vuelve con el drama "Twice Born", rol que podría ubicarla de nuevo en el camino al Óscar

Definitivamente no es la misma Penélope que entrevistamos la última vez. Se le nota todavía más contenta, mucho más segura y más hermosa que nunca. Es más: deberíamos llamarla Penélope Cruz de Bardem, desde que se casó con Javier Bardem. Y aunque juntos sean la única pareja hispana que ganó el mayor trofeo de la Academia de Hollywood, el mejor premio para ellos no se llama Óscar. Se llama Leo. Después de todo, él es quien le dio a ella el mejor rol de su vida... como madre.

— ¿La vida cambió por completo con la llegada de tu hijo Leo?

— La maternidad realmente abre tus ojos. Todo cambia desde ese momento. Todo. Ves al mundo con ojos completamente diferentes desde el primer segundo y también se vuelve a visitar la infancia que tuvimos que en cierta forma no desaparece por ningún filtro, no mental, sigue presente en tu corazón, como si realmente estuvieras experimentando lo que creías que habías olvidado.

— ¿La maternidad también ayuda en la actuación, al momento de interpretar una madre que lucha tanto por tener un hijo en la película "Twice Born"?

— Bueno, yo había empezado con esta película dos años antes de ser madre. Pero entendí a esta mujer, aunque no había vivido todavía esa situación. No podía dejar de pensar en ella, como si tuviera la necesidad de interpretarla. Claro que después de ser madre entendí en una forma diferente la obsesión de tener un hijo que no puede tener.

— ¿Ser madre también cambia la forma de trabajo?

—Supongo que todo cambia en nuestras vidas, todo, diferentes personajes, diferentes proyectos, diferentes temas. La energía siempre es diferente.

—¿Hablamos entonces de la buena energía de volver a trabajar con Javier Bardem en el rodaje de la película "The Counselor" que estás filmando también con Brad Pitt y Cameron Díaz?

—En "The Counselor" mi personaje trata de vivir en la luz, pero empieza a sentir una atracción hacia la oscuridad porque está rodeada de mala oscuridad, es muy religiosa, pero empieza a tener dudas. Es alguien que lucha por mantenerse en la luz aunque trata de oler el otro lado. Y la atracción por ese otro lado junto con mi personaje representan la víctima de la historia.

Penélope Cruz ya había trabajado con Javier Bardem en la película "Jamón jamón", cuando los dos recién empezaban su carrera en España. Ella ya había cumplido 18 años y él ni siquiera tenía 24, todavía. En aquel entonces ni siquiera imaginaban que iban a llegar tan lejos en Hollywood ni fantaseaban con formar una familia. Cada uno por su lado, siguió un camino diferente. Javier estuvo 10 años de novio con Cristina Pales y Penélope tuvo en Hollywood otros noviazgos más famosos con Tom Cruise y Matthew McConaughey. Incluso cuando Javier estuvo nominado al Óscar por "Before Night Falls", en el 2001, personalmente nos confirmó que nunca más había vuelto a "cruz...arse" con Penélope. Recién en el 2007, Woody Allen los reunió para la película "Vicky Cristina Barcelona". Y haciendo realidad la misma fantasía del cine, Penélope Cruz y Javier Bardem se convirtieron en una de las parejas más famosas de Hollywood, desde que se casaron en julio del 2010.

Ninguna otra pareja hispana ganó dos Óscares como ellos. Ningún otro actor hispano fue nominado al Óscar tantas veces como ellos: tres nominaciones para Javier por "Before Night Falls", "No Country for Old Men" y "Biutiful". Y otras tres nominaciones para Penélope con "Nine', "Vicky Cristina Barcelona" y "Volver". Solo es cuestión de esperar a la próxima entrega del Óscar, para un posible "desempate"... Javier bien puede ser nominado una vez más por el genial villano de James Bond y Penélope tiene también otra posibilidad por el dramático personaje de "Twice Born".

—¿Después de tanto éxito en cine, la preparación con cada nuevo personaje se torna más fácil o crecen las presiones por mejorar?

—A mí me gusta prepararme bien cuando tengo algunos meses antes de una película, para estudiar y entender lo más posible a mi personaje. Cuando trabajo con Woody Allen me mira como si yo fuera de Marte cuando le llevo toda clase de preguntas sicológicas, queriendo saber por qué mi personaje hace esto o lo otro (risas) y él siempre insiste que el guión dice todo lo que necesito saber, que no necesito sufrir tanto. Con la película "Twice Born" yo tenía todas mis notas además del guión, con una versión en italiano, otra en español y otra en inglés, todo para el personaje. Voy al rodaje como si fuera a la escuela secundaria, con todos mis libros y los directores, por lo general, se ríen de mí.

—¿Y al momento de filmar una película en ingles te gusta imaginarla en español?

—Yo siempre pienso en español, sueño en español, pero cuando hago una película en un idioma diferente incluso se mete en mis sueños, por tanto entrenamiento como el maestro de dialectos que tuve en "Twice Born" además de un profesor de italiano y otro en inglés. Necesité un maestro de dialectos para hablar inglés sin el acento español, como si fuera italiana. El proceso es una locura (ríe), pero me encanta.

—¿Significa que no vas a filmar nunca más en España?

—Yo siempre voy a trabajar en mi país y quiero trabajar en español por muchas razones. Nunca voy a dejar de hacerlo. Es muy refrescante poder volver y trabajar en mi propio idioma.

—¿Se sienten las mismas emociones cuando hablas en un idioma extranjero?

—Aunque tengas acento, si entiendes bien el idioma, sí, pero hay que entender muy bien las palabras al punto de llegar al estudio y poder tirarlo todo, conectando con el significado. Eso me pasa con el italiano, aunque no lo hablo tan bien. Mi italiano está lejos de ser perfecto, pero lo entiendo y lo hablo lo suficiente como para conectarme con ese idioma. Y ahora es igual con el inglés. En mi adolescencia había estudiado francés y no supe nada de inglés hasta los 18 años. Me gustan mucho los idiomas, especialmente en el cine.

—¿Nunca rechazaste alguna película por tener que actuar en un idioma diferente?

—No. Me encantan los acentos. Y ahora que me siento tan cómoda con el inglés me encantaría interpretar un acento británico porque sería un personaje muy divertido.

—¿A quién llamarías si tuvieras la opción de elegir una actriz internacional para protagonizar juntas una película?

—Sofía Loren. La amo. Fue un angel conmigo (en la película "Nine") y espero que podamos volver a trabajar juntas. Es una mujer increíble y realmente la amo.

Con otra historia tan internacional como la película "Twice Born", entre el inglés y el italiano, Penélope Cruz interpreta la vida de una mujer que vuelve con su hijo a Sarajevo para mostrarle el lugar donde había muerto su padre biológico durante la guerra de Bosnia. Y a medida que va llegando va recordando los momentos tan difíciles que tuvo que pasar para tener ese hijo tan buscado.

—¿Después de haber hecho la película "Twice Born" en Sarajevo, se entiende mejor la Guerra de Bosnia?

—A mí me impresionó como es geográficamente Sarajevo, porque es no se entiende con solo mirar el mapa. Cuando ves los valles te das cuenta de que estaban completamente atrapados, no había forma de salir. Nosotros estábamos en un hospital infantil donde me impresionó muchísimo ver los agujeros en el techo de una habitación con tantos niños en un hospital. Algo así es imposible de olvidar el resto de tu vida. Especialmente cuando hablas con una madre o un familiar que te cuenta historias. Me han contando cosas que ni siquiera puedo repetir. Es algo que jamás, jamás, jamás podré olvidar. También sé que las películas tampoco se hacen para dar una lección, pero en este caso hablamos de una guerra que pasó hace muy poco tiempo y tampoco está muy lejos de donde vivo.

—¿Por qué crees que la historia de amor de la película termina tan mal?

—Cuando empieza la película, ellos son demasiado jóvenes, con demasiadas esperanzas, realmente quieren luchar en lo que creen. Y de a poco todo eso empieza a desaparecer por la guerra y el horror que viven. Es algo que realmente los cambia. Y como ella no puede tener hijos, siente que va a perder a su hombre. Solo puede lograrlo un mlagro y tratan por todos los medios, con inseminación artificial y adopción. Nada funciona. Al final, el hijo llega a su vida en la forma menos esperada, pero la guerra tiene mucho que ver.

—¿Te gustó verte físicamente con algunos años de más en la película?

—Es otro de los puntos que me interesó mucho en este personaje, poder interpretar alguien de los 20 a los 50 años, pasando por diferentes etapas de la vida. Siempre quise hacer algo así, pero no encontraba un buen personaje, hasta ahora. Y no hablo solo por la curiosidad de verme físicamente, pero realmente por ser una persona a través de los años. El maquillador que tuvimos hizo un trabajo increíble porque no cambió demasiado, hizo muy poco con la cara. Fue muy inteligente.

—¿Cómo reaccionaste la primera vez que te viste al espejo con tantas arrugas?

—Me saqué fotos para mostrarle a toda mi familia. "Mira, mamá, mira cuánto me parezco a la abuela en este momento". Había tantos detalles en mi expresión parecidas a mi familia, incluso del lado de mi padre.

—¿Te pusiste a pensar los cambios físicos reales que vas a tener con el verdadero paso del tiempo?

—Yo tengo suerte, porque siempre fui consciente de la importancia en la salud. Y la única forma que puedo responder a esa pregunta es tratando de evitar una respuesta estúpida. Desde el momento que las actrices cumplen 22, 23 o 24 años empiezan a preguntar sobre la edad. Y yo nunca quise responder, porque en Europa el paso de la edad es una celebración y lo único que a mí me importa es la salud. Trato de cuidarme por esa razón. No importa todo lo que tenga ni lo maravilloso que es todo. En términos de edad es lo único que me importa. Solo espero mantener la salud.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.