Denis O'brien, dueño de Grupo Digicel

"Vamos a invertir entre $40 y $50 millones en los próximos 18 meses en El Salvador"

En entrevista exclusiva para el semanario Expansión, el magnate dijo sentirse "feliz" de que las autoridades rechazaron la venta de Digicel, porque la empresa es un "negocio exitoso".

Digicel busca consolidarse

El presidente y propietario de Digicel Group Denis O'Brien visitó El Salvador. Durante su breve estadía, el ejecutivo habló sobre el futuro de la empresa de telefonía en nuestro país.

Ver en Media Center >

Con una fortuna estimada en 3 mil millones de dólares, Denis O'brien es el cuarto hombre más rico de Irlanda, según el diario Irish Times, el de mayor circulación en ese país europeo.

Además de ser el presidente y dueño de Digicel Group, O'brien posee una empresa dueña de 42 estaciones de radio en distintos países europeos y otra que opera más de 100 aviones comerciales.

Por si fuera poco, este magnate de 54 años posee el 7% de acciones de Sterling Energy, una empresa dedicada a la explotación de gas y petróleo en África y el Medio Oriente.

Luego de que el gobierno salvadoreño rechazara la compra de Digicel por parte de Claro, O'brien hizo ayer una fugaz visita a El Salvador.

Aterrizó en su jet privado en el aeropuerto de Comalapa y luego se trasladó a las oficinas de Digicel en San Salvador. Ahí transmitió un mensaje a su personal:"Digicel se queda en ElSalvador", les dijo el magnate. "Les miro a los ojos, se los digo: vamos a hacer fuertes inversiones aquí", enfatizó.

Durante su corta estancia en el país, procedente de Panamá, donde por la mañana se había reunido con el presidente Ricardo Martinelli, O'brien concedió una entrevista exclusiva a Expansión.

¿Qué opina de la negativa de las autoridades salvadoreñas a autorizar la venta de Digicel a Claro?

Era un trato un tanto complicado, porque estábamos vendiendo nuestro negocio en Honduras, y lo estábamos intercambiando por su negocio (de Claro) en Jamaica, y en medio de todo, Claro quería comprar nuestro negocio aquí, en ElSalvador.

Yo tenía emociones mezcladas porque el negocio en El Salvador es bastante exitoso. Teníamos 108 mil clientes cuando vinimos como inversores en este negocio en 2006, y ahora tenemos más de un millón de clientes, así que nos ha ido fantástico. Tenemos un muy buen equipo de administración y un personal fantástico.

Entonces, cuando usted tiene una muy buena oferta y usted mira al negocio, es parte de una situación muy complicada.

Cuando no obtuvimos el permiso, yo estaba feliz.

¿Qué piensa de los argumentos que esgrimieron las autoridades salvadoreñas para denegar la autorización de venta?

Bueno, usted sabe, ellos tienen un trabajo increíblemente difícil, porque cada vez que ellos reciben una aplicación hay alguien que coincide con ellos y alguien que no coincide con ellos.

Ellos tienen que hacer su trabajo, y nosotros aceptamos su decisión, y no es un problema en absoluto.

Nosotros íbamos a vender o íbamos a quedarnos, y como dije, tengo emociones mezcladas. No puedo quejarme. Ellos estaban haciendo el trabajo correcto desde su punto de vista, así que eso está bien para mí.

Ellos le acuñaron a Digicel un muy buen término, el de empresa "maverick". ¿Qué piensa usted al respecto?

Como compañía, preferimos ser conocidos como una maverick (de pensamiento y acción independientes), en vez que nos conozcan como alguien que es muy lento, que no es muy dinámico. Nosotros somos el número dos en El Salvador. Usted no pasa del número 4 al número 2 tomando las cosas muy fácil y marchando lentamente, así que creo que el término maverick es muy agradable. A mí me han llamado de formas peores (sonríe).

¿Ustedes ya se habían visto a sí mismos como una empresa maverick?

Absolutamente. En el Caribe, nosotros con Cable &Wireless, y los hemos superado en casi todos los mercados. Superamos a nuestro competidor en Haití, superamos a nuestro competidor en Papúa, Nueva Guinea.

Cuando nosotros vamos a un mercado, nosotros vamos con fuerza. Nos gusta tener una red muy buena, porque usted no puede ir a un mercado a menos que su red sea buena, y luego usted tiene un equipo muy bueno. Y lo importante aquí es que nosotros heredamos un muy buen equipo de gerentes, y eran salvadoreños, no irlandeses. Yo no creo que yo pueda traer gerentes irlandeses a El Salvador y esperar que sean exitosos. Fuimos muy suertudos de tener ya aquí un muy buen equipo que mantuvimos.

Todo lo que nos dijeron, allá en 2006, 2007, fue "dennos dinero para reparar la red y también para hacer buena venta al detalle y atención al cliente". Así que invertimos 200 millones de dólares para desarrollar el negocio.

Después de la resolución de la Superintendencia de Competencia, ustedes anunciaron la contratación de más empleados y lanzaron una nueva campaña de imagen. ¿Significa que ustedes van a conservar la compañía, o Digicel sigue en venta?

No, no, no. Como los estadounidenses dicen:"Lea mis labios" (sonríe). Estamos quedándonos en El Salvador. No estamos vendiendo la compañía. Una de las razones por las que estoy ahora aquí es para decirle personalmente a mis empleados, para decírselos en persona.

Tono (José Antonio Rodríguez, director ejecutivo de Digicel) y el equipo presentaron el mes pasado a la junta directiva un gran plan de inversiones, y ellos lo aprobaron unánimente.

Así que nos quedamos y estamos invirtiendo más dinero porque queremos una mayor tajada del mercado de telecomunicaciones.

¿Tienen ya decidida la cantidad que van a invertir en El Salvador en el corto plazo?

Creo que probablemente vamos a invertir en El Salvador entre 40 y 50 millones de dólares rápidamente.

¿En cuánto tiempo, aproximadamente, invertirán esa cantidad?

A lo largo de los próximos 18 meses, probablemente.

¿Han pensado, por ejemplo, en ofrecer servicios de internet?

Si usted mira la evolución de los teléfonos inteligentes, yo creo que es bastante seguro decir que la tecnología ahora, con HSPA (High-Speed Packet Acces), 3.5G y 4G es mucho más estable, es más fácil de descargar, así que es probable que exploraremos ofertas de internet añadidas a nuestra red.

¿Puede contarnos un poco más en qué van a invertir?

Sí. Bueno, primero, nosotros manejamos nuestra atención al cliente para Panamá aquí, en ElSalvador, así que este es un equipo que va creciendo porque nuestro negocio en Panamá está creciendo.Ellos estaban en otro edificio y se van a mudar a este edificio (el de Pan American Life, en la Alameda Manuel Enrique Araujo).

Lo segundo, desde el punto de vista tecnológico, obviamente yo no quiero revelar en su periódico exactamente qué vamos a hacer porque, de lo contrario Tigo, Claro y Telefónica van a estar escuchando. Pero tenemos un muy buen plan. Nos vamos a mover rápidamente para actualizar y mejorar todo, y proveer servicios de internet.

Nosotros somos en buena medida una empresa puramente móvil, pero también hacemos mucho ICT, un montón de manejo de redes de datos, así que nuestras ganancias en el segmento de líneas fijas están creciendo en todos nuestros mercados. Nos gustaría tomar una tajada del mercado de líneas fijas aquí también, y creo que tenemos una solución muy interesante para el mercado corporativo aquí en El Salvador.

Si le entiendo bien, van a fortalecer la oferta de internet vía celulares, pero no el residencial.

Puede haber manejo de paquetes con la red local aquí, que creo que sería un desarrollo muy bueno. ¿Está familiarizado con este servicio?

Francamente, no.

La compañía de línea fija abre su red a otras personas, así que nosotros ponemos nuestro equipo en el conector del teléfono y luego proveemos internet dentro del hogar por medio de la línea fija. Nosotros rentamos la línea fija del hogar y proveemos internet.

Ese es uno de los servicios que nosotros estamos interesados en explorar, pero obviamente tenemos que hablar con el regulador sobre el desagregado de la línea fija. Esto está pasando en Europa y también en otros mercados desarrollados.

¿Tiene usted planes de invertir en Centroamérica en alguno sector distinto al de las telecomunicaciones?

Buena pregunta. Creo que como compañía necesitamos concentrarnos en telecomunicaciones.

La única cosa que estamos haciendo por el momento es construyendo un hotel en Haití, y eso es porque cuando los empresarios llegan a Haití, no hay hotel. Estamos construyendo un hotel y Marriott va a manejarlo, es decir, nosotros seremos los dueños, pero Marriott lo va a administrar.

Mis colegas me dicen:'¿Denis, por qué estamos en el negocio de hoteles?' Bueno, es solamente un hotel, específicamente en Haití. Porque, usted sabe, Haití necesita inversión extranjera directa, y si no hay un buen hotel... ¿Puede imaginarse usted aquí, si no hubiera ni un solo buen hotel y vinieran inversionistas alemanes, irlandeses, brasileños, o quienes fueran, y no hay hotel? Esa es la razón por la que lo estamos haciendo.

Entre otras razones, la Superintendencia de Competencia calificó a Digicel como una empresa maverick porque aplica estrategias que ayudan a mantener bajos los precios en el mercado. ¿Continuarán ustedes con estas estrategias?

Sí. En los últimos dos meses, hemos estado aplicando muchas iniciativas de precio. Todo el tiempo estamos buscando formas, obviamente para traer más dinero a nuestra compañía, pero también cómo bajamos el precio para volverlo un mejor valor para el cliente.

La rama del valor es muy importante para nosotros aquí. Este es uno de los mercados de telecomunicaciones más dinámicos en América, desde mi perspectiva. Por ejemplo, en los Estados Unidos hay jugadores en el mercado; eso no es dinámico.

El Salvador seguirá viendo bajar los precios, a medida que más y más personas hagan más y más llamadas y accedan más al internet.

Háblenos un poco de los programas de responsabilidad social de Digicel. Ustedes apoyan, por ejemplo, a la Selección Nacional de fútbol...

También apoyamos la Fundación Latidos de Esperanza y las Olimpiadas Especiales.

En mi mente, el fútbol no es una caridad, porque a nivel nacional El Salvador tiene históricamente una gran cultura futbolística, así que eso es separado; eso es negocio. Pero el equipo de Olimpiadas Especiales y la Fundación Latidos de Esperanza son dos de las cosas que nosotros hacemos con niños que necesitan serias operaciones de corazón.

En Haití, por ejemplo, estamos construyendo 100 escuelas. Así que tendremos 100 escuelas construidas para febrero o marzo. Tenemos otras 50 escuelas que se construirán en los 12 meses subsiguientes. Estas son escuelas para 600 personas.

Además, estamos entrenando los profesores, poniendo internet. Así que en Haití tenemos un negocio muy grande y obteniendo un montón de ganancia, así que estamos invirtiendo fuertemente. Y no queremos ser vistos como conquistadores en Haití, o Jamaica.

En total, hemos invertido 30 millones de dólares en Haití en el último par de años, aparte del hotel, que es un asunto separado.

Mi filosofía es que si usted invierte en un país, usted también debe hacer cosas desde el punto de vista social.