resumen noticias
Además en

Campaña de EE.UU. supera los $ 2,000 millones

Las donaciones vienen de los que tienen la esperanza de influir en las elecciones del próximo mandatario. Estos comicios aspiran a ser los más caros de la historia moderna

Agencias Viernes, 26 de Octubre de 2012

Estas cantidades de dinero se alcanzan en estas elecciones presidenciales pese a la situación económica adversa que se refleja en una elevada tasa de desempleo.

El nuevo récord tiene de trasfondo un sistema de financiamiento electoral trastocado por la proliferación de grupos externos y de los llamados "súper" comités políticos, que están costeando una andanada de mensajes proselitistas por televisión en los estados clave con la intención de que su candidato gane los comicios del martes 6 de noviembre.

El presidente Barack Obama y el aspirante republicano Mitt Romney han acumulado casi 1.700 millones de dólares hasta ahora en la campaña, de acuerdo con los informes presentados la noche del jueves sobre la recaudación de fondos.

A esa cifra hay que sumarle casi 300 millones de donaciones relacionadas con los súper comités políticos desde principios de 2011, así como decenas de millones más en contribuciones a grupos no lucrativos que divulgan mensajes electorales pero sin la obligación de revelar a sus donadores.

Obama, el Partido Demócrata y los comités afines de recaudación consiguieron en general 88,8 millones de dólares en los primeros 15 días de octubre, mostraron los documentos, mientras que el aparato de Romney obtuvo 111,8 millones en el mismo período.

La contribución más grande para Romney provino de dos grupos. American Crossroads, un súper comité político allegado a los republicanos que tiene vínculos con quien fuera por mucho tiempo asesor político del ahora ex presidente George W. Bush, Karl Rove, reportó haber recaudado al menos 79,6 millones de dólares hasta el 15 de octubre. Restore Our Future, fundado por ex colaboradores de Romney, informó haber obtenido 130,6 millones de dólares hasta ahora.

Mientras, la organización Priorities USA, creada por dos ex colaboradores del presidente, comunicó una recepción de 62,8 millones de dólares en contribuciones para Obama.

En 2008, Obama fue el primer aspirante presidencial que se negó a recibir cualquier tipo de financiamiento público, mientras que su adversario republicano, el senador John McCain, aceptó fondos gubernamentales. El resultado contundente, Obama superó en gastos proselitistas a McCain por más de 2 a 1 en la campaña, puso fin al financiamiento público como una opción para los candidatos con posibilidades.