resumen noticias
Además en

El Salvador espera aprobación de nuevo TPS solicitado a EE.UU.

En días recientes la cancillería salvadoreña oficializó la petición de un nuevo TPS para salvadoreños indocumentados. La petición al gobierno estadounidense se justifica ante los desastres causados por las intensas lluvias de octubre

Tomás Guevara / Washington Miércoles, 30 de Noviembre de 2011

El ministro de relaciones exteriores Hugo Martínez concretaría una cita en los próximos días con la secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Janet Napolitano para ahondar en la petición de un nuevo Estatus de Protección Temporal (TPS) para salvadoreños que viven indocumentados en la potencia del norte.

El embajador de El Salvador en Washington, Francisco Altschul confirmó que en días recientes se realizó la petición ante el gobierno estadounidense argumentada en los desastres causados por la depresión tropical 12-E, que provocó severos daños en infraestructura y en la capacidad productiva del país.

"La petición se ha hecho, estamos en espera de respuesta, esperamos una próxima cita del canciller Martínez con la secretaria Janet Napolitano, precisamente para hablar de ese tema", aseguró el diplomático.

No obstante, el embajador Altschul comenta que a pesar del panorama antiinmigrante que crece en Estados Unidos –agudizado por la crisis económica- donde peticiones como la de TPS encuentran serios frentes de oposición, la solicitud está justificada en los desastres causados por las tormentas.

"Hay que hacer el intento, aunque hay que entender que el TPS para muchos en este país y en este momento no es algo que es muy bien visto, pero yo creo que dada el desastre muy fuerte que sufrimos, que es la catástrofe climática más dañina que hemos tenido en los últimos 40 años, tenemos una justificación más que sobrada para hacer la petición", razona el embajador.

La decisión final sobre la adjudicación del TPS es potestad del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que por ley puede adjudicar el beneficio migratorio a los inmigrantes de un país cuando las distintas agencias certifican los daños y las dificultades de recuperación que sortearía un país agobiado por los efectos de un desastre causado por fenómenos naturales.

El ex presidente George W. Bush avaló el TPS para El Salvador luego de los terremotos de enero y febrero de 2001 que dejaron una estela de muerte y destrucción a lo largo de todo el territorio nacional.

En ese momento cerca de 285 mil compatriotas se ampararon al beneficio migratorio; en la actualidad un numero cercano a los 217 mil mantiene su estancia legal en Estados Unidos gracias a las sucesivas reinscripciones del mismo cuya vigencia del actual vence el 9 de marzo de 2012.

Un especialista en migración consultado por El Diario de Hoy en Washington y que prefiere mantener el anonimato, asegura que un elemento clave para conseguir un nuevo TPS es la recomendación y apoyo directo a la gestión desde la embajada de Estados Unidos en nuestro país.

En el proceso –explica- las diferentes agencias del gobierno estadounidense valoran la magnitud del desastre, y que en muchos casos sopesa también la cantidad de víctimas fatales, viviendas destruidas y el impacto a nivel nacional de un fenómeno natural de dimensiones catastróficas.