Destruyen imágenes en Nuestra Señora de la Paz

Siete figuras de varios santos fueron destruidas por vándalos en una iglesia católica

Decenas de feligreses mostraron su indignación por la destrucción de las imágenes en la iglesia de Ciudad Merliot Fotos EDH / lissette lemus

En un hecho que evidencia el vandalismo y la falta de respeto hasta los templos, siete imágenes de la iglesia Nuestra Señor de la Paz, situada en la colonia Jardines de la Hacienda en Ciudad Merliot, fueron dañadas la madrugada del pasado jueves, según denunció el párroco Gustavo Sánchez.

El acto de profanación ha provocado indignación entre la feligresía, ya que las imágenes eran veneradas por cientos de católicos de varia colonias de Ciudad Merliot.

Sánchez indicó que hasta ayer no tenía certeza de quiénes realizaron el acto vandálico, pero enunció que varios vecinos protagonizan desórdenes en el parqueo situado frente a la parroquia.

"El fin de semana algunos vecinos se ponen a beber y a molestar hasta la madrugada. Muchos dañan nuestra infraestructura de la iglesia y se molestan cuando les reprendemos. Nosotros tenemos que limpiar las botellas y todo el desorden que deja la gente al día siguiente", expresó el párroco.

Agregó que aunque no le pertenece a la iglesia, se ha trabajado en la pintura, iluminación y adornos del parqueo de la colonia; sin embargo, muchos vecinos deterioran la zona verde con las mascotas.

"Hemos pintado los parqueos para que la gente se estacione de forma ordenada y hemos señalizado las zonas de seguridad por si hay un terremoto y eso parece que no le ha gustado a muchos vecinos", afirmó Sánchez.

Indicó que las imágenes fueron dañadas a pedradas y con palos. Los pedazos de piedra fueron encontrados al día siguiente al pie de las figuras.

Dos de ellas estaban en el interior del templo católico, es decir que los vándalos saltaron un arriate para destruir las imágenes.

Entre los íconos dañados están el de Cristo Resucitado, Nuestra Señora de la Paz, Nuestra Señora de la Merced, San Ramón Nonato, Santa María de Cervellón, San Pedro Pascual y San Pedro Nolasco. Todos son santos de la Orden de la Merced.

A la mayoría de figuras se les destruyó la cabeza, pero a la figura de Cristo Resucitado le dañaron las mano y la cabeza.

El sacerdote afirmó que los santos fueron construidos desde hace diez años después del terremoto de 2001, que los dañó entonces.

Sostuvo que la feligresía recolectó el dinero con mucho sacrificio durante varios meses para mandar hacer las imágenes con un artesano de Chalchuapa, en Santa Ana.

"Las imágenes no son hechas con moldes, sino que el artesano las hizo talladas con sus manos. Es por eso que han sido construidos con arte y tiene un gran valor para nosotros", afirmó Sánchez.

Una vecina de la colonia e integrante de la iglesia identificada como Julia de Jesús Cardona expresó su indignación por el acto de vandalismo que han hecho con la infraestructura de la iglesia.

"Es extraño del por qué sólo han dañado las cabezas y las manos de las figuras. Esto es indignamente y una falta de respeto grave y repudiable para la iglesia", expresó la feligrés.

El sacerdote explicó que ayer personeros de la Secretaría de la Cultura llegaron a la parroquia para realizar una inspección en todo el templo.

"Nos visitaron para determinar los daños y ver de qué forma se pueden colaborar con las reconstrucción de las imágenes", dijo Sánchez.

El párroco sostuvo que no podría determinar el costo económico que tienen las imágenes y cuánto podría costar su reparación por la forma que fueron hechas.

Otros feligreses expresaron su preocupación por que los delincuentes pueden entrar a la iglesia y robar los pocos objetos de valor que tiene el templo católico.

Los feligreses hicieron un llamado al Cuerpo de Agentes Metropolitanos para que realice patrullajes constantes los fines de semana y evitar más daño contra la iglesia católica.

En los últimos meses las iglesias católicas han sido blanco de robos y hurtos de parte de delincuentes en varias municipios del país.

Una de ellas fue la iglesia de Tonacatepeque, donde los delincuentes robaron imágenes de más de 200 años de antigüedad.

Además en otra parroquia del municipio de Izalco se robaron una imagen de 440 años de antigüedad.