Cáncer de páncreas: agresivo y mortal

» El diagnóstico temprano de esta enfermedad es muy difícil. Su índice de curación es del 2% y está afectando la salud de cientos de personas

foto edh/archivo

Todos los tipos de cáncer pueden ser mortales, pero el de páncreas es uno de los más agresivos y graves. Por su localización, su diagnóstico temprano es muy difícil y generalmente se descubre ya cuando está avanzado y ha llegado a los tejidos vecinos u otros órganos.

Afecta un poco más a hombres que a mujeres y, aunque puede presentarse a cualquier edad, tiene una mayor incidencia entre las personas entre los 50 y 60 años. Sin embargo, se puede prevenir.

Una de las historias de lucha contra el cáncer de páncreas que ha captado la atención de muchos en los últimos días es la del cofundador de la empresa estadounidense Apple, Steve Jobs. El empresario ha sufrido varias bajas de salud desde que le diagnosticaron cáncer. A pesar de que el tumor fue extirpado hace siete años, ha vuelto a recaer.

El oncólogo Raúl Lara Menéndez explicó que el cuadro de Steve Jobs es digno de estudiar porque es increíble que esta figura de la informática todavía esté en pie de lucha debido a que el índice de sobrevivencia del cáncer de páncreas es muy mínimo.

"La detención temprana del cáncer de páncreas es muy difícil por ser uno de los órganos profundos que está rodeado de vasos y otros órganos que obstruyen su diagnóstico. Los pacientes lo descubren ya cuando los síntomas están avanzados y ha salido del entorno del páncreas y ha dado siembra en los tejidos vecinos o distantes", aseguró.

Steve Jobs se someterá a una segunda intervención de hígado. Y es que dentro del cáncer de páncreas el primer órgano afectado es ese porque no está muy lejos en anatomía dentro de esa región.

"El tumor de páncreas que tuvo Steve es muy particular. El hecho de tener una sobrevida de siete años y medio hasta el momento me hace suponer con mucha seguridad que fue un tumor de tipo celular no muy agresivo que permitió un manejo conservador", razonó el galeno.

Sin embargo, este trasplante de hígado le hace suponer que está atacado por la enfermedad porque una vez que el cáncer de páncreas se ha ido al hígado es muy probable que esté presente en otras zonas.

A ciencia cierta no se sabe cuáles son los agentes desencadenantes del cáncer de páncreas, pero sí está fuertemente relacionado con el tabaquismo, alcoholismo, herencia o predisposición genética, consumo excesivo de alimentos grasos, la falta de una dieta equilibrada que incluya vegetales, frutas, vitamina C y carotenos. Así como la exposición a sustancias utilizadas en el lavado seco, benceno y otros productos químicos.

"El cáncer de páncreas no tiene una historia natural que podamos fácilmente determinar como las causantes del mismo. Sin embargo, se ha tratado de determinar factores dietéticos sin que se pueda llegar a uno de ellos. Se han señalado unos factores de predisposición como genética. Esto es sostenible porque existen casos de cáncer de páncreas en una familia, pero nada que justifique que esto sea de un fuerte carácter genético", aclaró Lara Menéndez.

La sintomatología del cáncer de páncreas puede resultar un problema y de hecho su tratamiento podría ser demasiado tardío porque las señales pueden parecerse al de otras patologías.

Sin embargo, el doctor Lara Menéndez explicó que cuando el tumor está situado más en la cola y el cuerpo, el aviso puede ser más temprano porque el dolor es el síntoma que predomina en estos casos.

"El páncreas se divide en tres partes: cabeza, cuerpo y cola. Situado el tumor en la zona de la cabeza éste suele obstaculizar el drenaje de la bilis y producir dolor e ictericia. Quizás aquí cabe un pequeño porcentaje de los cáncer que se pueden estudiar tempranamente y a lo mejor una ultrasonografía. O mejor todavía un TAC puede mostrar las afectaciones en el páncreas", destacó.

Tratamiento

A pesar que las estadísticas de supervivencia son poco alentadoras para los pacientes con cáncer, en especial el de páncreas por su naturaleza agresiva y mortal, el oncólogo manifestó que el índice de curación es del 2%.

"La mayoría de los pacientes con este cáncer han muerto antes de dos años desde su diagnóstico (90%) y el 80% antes de un año. Sin embargo, el tratamiento podría ser alentador y lograr una total recuperación del paciente. Así como en el caso de Steve Jobs, quien pasó por una cirugía para la extirpación del tumor pancreático, se puede lograr algún porcentaje de éxito", destacó.

Asimismo, con la quimioterapia y radioterapia se puede lograr un control largo o una posible curación.

En El Salvador, el cáncer de páncreas es un problema no tan frecuente como el de mama y útero en mujeres o próstata en hombres, sin embargo, hoy en día se está viendo con más frecuencia.

Se cree erróneamente que no hay mucho que hacer por prevenir o combatir la enfermedad, eso es falso. Un chequeo anual al médico y una sana alimentación pueden hacer la diferencia.

Fuentes: Dr. Raúl Lara Menéndez. Oncólogo. Centro Salvadoreño de Radioterapia.