resumen noticias
Además en

Amor por los necesitados

Laicos Misioneros de la Caridad cumplen 25 años

» El jubileo será celebrado en Roma el 16 de abril

El Diario de Hoy Miércoles, 18 de Marzo de 2009

La dedicación nacida del amor hacia los más necesitados es uno de los mensajes que dejó madre Teresa de Calcuta (1910-1007). En El Salvador éste está vigente en el Asilo Reina de la Paz, a cargo de las Misioneras de la Caridad.

Este espacio, que albergan alrededor de 60 ancianos y unas 20 personas que padecen de VIH, funciona gracias a la obra de Dios, a la colaboración de los salvadoreños y a la ayuda brindada por los Laicos Misioneros de la Caridad (LMC), explicó la hermana Gracelina, madre superiora de las Hermanas de la Caridad en país.

La Madre Teresa de Calcuta fundó la orden de las Hermanas Misioneras de la Caridad en 1950. Y en 1984, junto con el padre Sebastián, creó a los Laicos Misioneros de la Caridad.

Estos últimos buscan compartir el carisma de la congregación, el cual es "saciar la infinita sed por Jesús de las almas, la santificación y la salvación de las mismas. Primero ellos tienen que trabajar por su familia y luego por los demás", afirmó la superiora.

La grupo LMC correspondiente a El Salvador fue fundado en 2007. Sus cinco integrantes recibieron una formación especial y se rigen de acuerdo a sus estatutos para una vida sencilla y sobre todo una vida cristiana.

Rubí de Ábrego, Carmina Figueroa, Carmen Hernández, Cecilia Clará y doña Margot son las cinco personas que integran a los LMC en el país. Además cuentan con Jorge Batres, un aspirante.

"Este grupo sostiene que su fundación se debe al sacrificio de las Hermanas, por lo que desde el 27 de abril de 2005 nos pusimos en formación para tomar los votos privados de obediencia, pobreza y castidad en el 2007", sostiene Figueroa, una de las laicas que viajará a Roma para participar en el Jubileo de los Laicos Misioneros de la Caridad.

Otra de las personas que viajarán a Roma para el Jubileo es la señora De Ábrego. Ella explica que una de las misiones de los LMC es el hacer sacrificios para salvar almas, por ello están llamadas a hacer oración y apostolado, tanto con la familia como con los albergados en el Asilo para que conozcan a Dios.

"Lo que hacemos debemos hacerlo con amor, no se trata solo de hacer una buena acción social sino de ver a Cristo viviente en el más pobre, en el drogadicto, en el enfermo", añade De Ábrego.

Labor humana

El Asilo Reina de la Paz de las Misioneras de la Caridad funciona, según la madre Gracelina, "gracias a la Divina Providencia". Es decir que se trabaja con colaboración humana y donativos.

La entrega que las Misioneras de la Caridad dan no solo se reduce a atención completa a los albergados sino que también ayudan a las personas de la comunidad, con una guardería, un comedor abierto y la repartición de alimentos a las personas de escasos recursos.

Ante el trabajo realizado por las hermanas de la Caridad, la señora De Ábrego hizo un llamado a todos los salvadoreños, para que se unen a esta noble labor. "No nos quedemos solo rezando, porque aunque la oración es base fundamental también la acción por Jesús viviente es necesaria en nuestro país", expresó.

El Asilo Reina de la Paz está ubicado en la urbanización San Marcos, final pasaje 9, block "A", antigua calle a Zacatecoluca. Los horarios de visita a los albergados del lugar son de lunes a jueves y de viernes a domingos de 8:00 a 11:30 de la mañana y de 2:30 a 5:30 de la tarde.