resumen noticias
Además en

Antiguo Cuscatlán Plan de La Laguna

Jardín Botánico: reserva de flora y fauna en la ciudad

» La riqueza en vegetación que pasa desapercibida protege el ambiente

Liseth Alas Domingo, 10 de Agosto de 2008

Belleza natural y aire puro es lo que ofrece el Jardín Botánico La Laguna, el cual se encuentra aislado de la capital y cuya ubicación dentro del Complejo Industrial del Plan de La Laguna, en la ciudad de Antiguo Cuscatlán, no es ningún problema para la conservación de esa reserva de especies de flora y fauna que aun resguarda El Salvador.

Roberto Escobar, gerente general del Jardín Botánico, comentó que los antecedentes de la historia de este atractivo sitio son los que más llaman la atención de los turistas nacionales y extranjeros, pese a ello, el lugar es mayormente frecuentado por estudiantes, con fines educativos.

La zona del plan de La Laguna descansa en el cráter de un extinto volcán que hace 2,200 años contaba en su interior con una laguna. Pero las aguas se drenaron a causa de un terremoto que sacudió al país en 1873, quedando un valle fértil, donde por muchos años funcionó una ganadería.

Según datos de la alcaldía de Antiguo Cuscatlán, fue la familia Deininger, encabezada por el ya fallecido Walter Thilo Deininger, la precursora del cuido de la ecología de lo que hoy representa el Jardín Botánico.

Escobar indicó que en la década de los 60 - 70 junto a la reserva se instaló el complejo industrial en el Plan de La Laguna que a la fecha contabilizan unas 60 empresas.

un área de reserva total

El responsable del lugar expuso que la conservación natural se divide en dos partes, la primera formada por 55 manzanas que engloban el área de conservación y es restringida al público.

Esta zona se encuentra bajo estricta protección, pues resguarda diversidad de especies naturales y de animales que nadie se puede imaginar que viven al aire libre.

"Hay mucha fauna como mapaches, venados cola blanca, serpientes, cotuzas, así como aves residentes y migratorias", detalló Escobar.

La segunda área la constituyen 4.5 manzanas y se refiere a la zona de acceso al público, donde turistas y estudiantes pueden admirar más de 3,500 especies de plantas nacionales y extranjeras repartidas en 32 zonas del jardín, así como algunos animales, entre ellos iguanas, cangrejos, peces y tortugas dentro de los estanques.

Es curioso el preguntarse ¿cómo puede conservarse el bosque, en un lugar, donde predomina el ambiente cálido provocado por el ruido y el humo que expelen las chimeneas de las fábricas?.

El gerente general del Jardín Botánico respondió a la interrogante. Asegura que más allá de cumplir fines recreativos, turísticos o educativos, la reserva verde por su naturaleza y vegetación ejerce predominio sobre la contaminación industrial.

"Los bienes no se pueden cuantificar. Por ejemplo, la calidad del aire, todo el CO2 (bióxido de carbono) que emiten las fábricas del Plan de La Laguna, toda la masa boscosa del jardín, absorbe el CO2 y lo transforma en oxígeno puro", enfatizó.

Rosy García, una turista extranjera que visitó el lugar, consideró importante el cuido y la promoción de este pulmón y paraje natural, enquistado en una zona plagada de fábricas.