resumen noticias
Además en

Pago de la deuda externa, disputa entre políticos

» ARENA y FMLN coinciden en refinanciar la deuda del país, pero no en la forma de hacerlo

J. Lado / L. López / R. Mendoza Martes, 8 de Julio de 2008

Tras el ofrecimiento del Banco Mundial (BM), en junio pasado, de un crédito de $500 millones para afrontar las necesidades financieras del país, las dos formaciones políticas con opciones a estar en el gobierno en 2011, cuando termine la moratoria para el pago de los $10,000 millones de deuda pública, hablan de "refinanciamiento" y pactos "de país", pero no se ponen de acuerdo ni en las fórmulas, ni en los plazos para alcanzarlos.

De momento, en lo único que parecen coincidir ARENA y FMLN es que ante la crisis de alimentos y financiera que se cierne sobre el mundo, es necesario buscar alternativas para solventar estos compromisos afectando lo menos posible la situación económica del país.

El candidato presidencial por ARENA, Rodrigo Ávila, no se cierra a la posibilidad de refinanciar la deuda, y para ello asegura que ha dado instrucciones al equipo que trabaja en su plan de gobierno para buscar "los mecanismos más favorables para el país", lo que incluye formas de pago que no pongan en riesgo la aplicación de programas sociales ni políticas públicas en favor de los más necesitados.

El FMLN también apuesta por el refinanciamiento, aunque condiciona esta situación a que el dinero prestado sirva para impulsar la productividad.

Ávila menciona que es positivo "que se abran puertas para créditos más blandos y convenientes", al tiempo que recuerda que estas alternativas se tienen gracias al "récord de buen pagador que tiene el país".

Sobre la posibilidad de acceder al programa de ayuda financiera del Banco Mundial, el aspirante arenero se muestra a favor de buscar "todos los mecanismos posibles para el ahorro en el pago de intereses".

Por su parte, el diputado arenero Mauricio Quinteros valora de forma distinta la situación. Para él, es muy prematuro afirmar que se buscarán nuevos préstamos para un refinanciamiento, y manifiesta que ese tema tendrá que plantearse "en su momento", ya que la discusión "está supeditada al momento de la elección".

FMLN pide reforma fiscal

Desde la bancada del FMLN, el diputado Gerson Martínez apuesta por "un entendimiento de país y un entendimiento bipartito" para buscar la "refinanciación" pero con una visión de Estado destinada a "acelerar el crecimiento de la economía".

El diputado efemelenista opta por "buscar una respuesta al endeudamiento", no sólo centrada en como se va a pagar la deuda "a la que como país hay que hacer frente", si no "rompiendo el cortoplacismo y la política bomberil de ir apagando fuegos para mirar hacia un mediano horizonte".

Paralelamente, Martínez propone una reforma fiscal para equilibrar ingreso, gasto público, ahorro e inversión, porque "además de la deuda tradicional, que hay que pagar, existe una deuda social y hay que honrar a ambas para elevar el desarrollo humano y la productividad".

El asambleísta culpa de la actual situación a los últimas administraciones de ARENA, porque, según él, "si el gobierno de Francisco Flores le dejó al de Saca una bombita, éste le deja al que venga una carga de profundidad" proveniente no del gasto en inversión, "como indica la doctrina económica", si no derivado del "sostenimiento de la burocracia", que comprometerá al próximo Ejecutivo "no sólo en los 5 próximos años", sino de 2010 a 2020.

Martínez considera, por lo tanto, que "el problema no es el monto de la deuda sino la mala calidad del endeudamiento" e incide en la necesidad de reformar el sistema tributario porque "no es correcto seguir hostigando al contribuyente y tratándolo como una simple sacadera de fondos porque además de deberes, también tiene derechos".

El Presidente de la República, Elías Antonio Saca, desacredita estas afirmaciones y advierte que el país ha manejado la deuda pública con eficiencia, a pesar de la crisis económica mundial. "El Salvador es un país ordenado macroeconómicamente y mantenemos al día nuestros pagos del servicio de la deuda", por lo que considera que la oferta del BM es "un buen negocio para el país".

El mandatario está de "acuerdo con hacer todo un refinanciamiento de la deuda; tirarla al más largo plazo posible y permitirnos ahorrar $70 millones que seguramente los ocuparemos en otra cosa, sobre todo hoy que se nos han disparado los subsidios en razón de los precios del petróleo", sostuvo.

Deuda es "manejable"

El director ejecutivo de la Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde), Roberto Rubio, también opta por renegociar e incluso ampliar la deuda, si eso fuera necesario para mejorar las capacidades de desarrollo en el país.

"En estos momentos y dadas las condiciones macroeconómicas que tiene el país es conveniente un refinanciamiento, ahora, como será importante un refinanciamiento en el 2011", asegura Rubio, para quien la deuda se encuentra en magnitudes "manejables", por debajo del 40 por ciento.

Rubio cree que "el endeudamiento es para aligerar la presión de los pagos de deuda y aprovechar las bajas tasas de interés para generar un ahorro, en términos de recursos, con lo cual se posibilitaría que esa presión en lugar de ir a pagos vaya a financiar a los sectores más vulnerables por el alza de precios y a apoyar una apuesta productiva de más largo plazo".

Esta estrategia productiva debe estar enfocada, a su juicio, hacia "los bienes y servicios de valor agregado", y a mantener y profundizar los programas sociales. "Red Solidaria ha demostrado que los subsidios condicionados pueden funcionar siempre y cuando estén bien dirigidos y a las personas que los necesitan. Continuar e incluso ampliar los subsidios bajo ese esquema no es malo. El problema es cuando ese subsidio es mal utilizado, no tiene fin y va a quien no lo necesita, como es el caso del transporte", dijo.