La venta de vinos crece en un 10%

» Los vinos más demandados en el país son los chilenos. En el tema de las preferencias se destaca el vino tinto

El vino ha dejado de ser una bebida de mujeres y de personas mayores, y se va convirtiendo poco a poco en una de las bebidas favoritas de los salvadoreños.

Cada año se venden unas 100 mil cajas en el mercado (unos 90 mil litros), y para 2007 las expectativas son que las ventas lleguen a las 110 mil cajas, según indican los datos de la oficina británica International Wines and Spirits Record (IWSR).

El crecimiento de las ventas de vino en el mercado local es del 10 por ciento cada año, de acuerdo con los registros proporcionados por las empresas distribuidoras, que en El Salvador superan las 15.

Dichas empresas traen vinos en su mayoría desde Chile, y hasta de lugares tan remotos como Nueva Zelanda, que forman parte del "boom" de la producción mundial.

Para Ricardo Martínez, gerente de operaciones de Distribuidora Salvadoreña, la alta demanda del vino se debe en gran parte a los turistas, que regularmente acompañan su comida con una copa de vino.

Esta firma distribuye las marcas Undurraga, Barton Guestier y Navarro Correas, entre otras.

Para muchos de los distribuidores uno de los grandes empujes para el conocimiento del vino ha sido la Feria "Expovino", que se realiza desde ayer por tercer año consecutivo en El Salvador.

Martínez asegura que en esta ocasión participarán 17 distribuidores, que representan alrededor de 80 bodegas vinícolas. Se espera que lleguen más de dos mil personas y que éstas conozcan más acerca de la bebida.

Los resultados de dichos esfuerzos no se verán de inmediato, pero Níkola Barrera, gerente de marca de Concha y Toro, distribuido por Diprisa, asegura que los salvadoreños van conociendo cada vez más acerca de la cultura vitivinícola.

"La gente ya pide por cepa, y ya sabe cuál es la que le gusta", aseguró el ejecutivo.

Por cierto los salvadoreños toman más vino tinto y de la cepa (tipo de vid) "Cabernet Sauvignon", comentaron los distribuidores de marcas de prestigio. Este tipo de vino se caracteriza por su "color profundo y aromas frutales".

Aunque hay otras cepas como el Shiraz (característica de Australia) o Malbec, que están tomando fuerza, explicó Martín Aguilar de la distribuidora Dizasa, una firma que importa marcas como Ventisquero, Terra Mater y Etchard, entre otras.

Indudablemente, la cultura del vino se va potenciando cada vez con el trabajo de las casas que realizan cataciones y capacitan a los meseros y restauranteros sobre el tema, desde enseñarles a servir una copa hasta poder recomendar el "maridaje" (que vino acompañar con que comida).

El consumo de vinos ya no está tan segmentado como antes, jóvenes y adultos por igual lo están tomando, y es que la oferta es variada pues hay vinos desde cuatro dólares en los supermercados, principal plataforma para la venta de esta bebida.

Las presentaciones se adaptan cada vez más al consumidor, tal como el caso del "tetra pack", de los cuales vienen unas 20 mil cajas al año, con tapa rosca para aquellos vinos que lo aguantan y litro y medio para aquellos a quienes una botella no le alcanza.

Además hay "bares" especializados en la materia, donde la carta de vinos sobrepasa las 50 variedades, además de restaurantes cada vez más preparados para lo que el consumidor requiera.

principalmente Desde Chile

De las 100 mil cajas de vino, 900 mil litros que llegan cada año al país, casi la mitad son chilenas.

De éstas, la marca líder son los distribuidos por la Casa Concha y Toro, lo dicen las estadísticas y la misma competencia.

Sólo de esa bodega vinieron en 2006, unas 18 mil cajas, un 30 por ciento más de lo importado en el año anterior.

Para 2007, se espera cerrar con un crecimiento del 58 por ciento, agrega Barrera, quien asegura que la alta demanda ha superado en ocasiones sus expectativas.

¿Pero qué tienen los vinos chilenos?

"Es que Chile tiene una gran ventaja. Es de los que vino primero y ahora lo hace con cero arancel gracias al TLC", dice Aguilar.

El acuerdo comercial vigente con Chile, desde 2005, exime del pago del 20 por ciento que cobra el arancel al vino.

Pero en el país aparte del vino chileno, se toman los vinos argentinos, que cada vez cobran más fuerza en el mercado local y representan más del 10 por ciento de los vinos importados.

Por otra parte, entre los vinos clásicos del "viejo mundo" los que se llevan la ventaja son los españoles, especialmente los de la casa "Torres" que están a la cabeza, le siguen de cerca los italianos, estadounidenses y franceses, en ese orden.

En el país ahora hay vinos de casi de todos los colores, sabores y aromas. De diversos orígenes y una infinidad de cepas, además de variedades como tintos, blancos, rosados, espumantes, frizantes. También hay de todos los sabores que se pueda imaginar: algunos tienen notas de vainilla, melocotón, madera, canela, clavo (y miles de sabores más que hay por descubrir).

Los expertos describen algunos de éstos como con textura aterciopelada, con más cuerpo y otros de carácter elegante o discreto. Pero, ¿Cómo descubrir cuál es el mejor o el más rico?, Sebastián Nazabal de Pernod Ricard Argentina, quien maneja la viña Graffigna, asegura que ningún vino es más rico que otro.

"El mejor es el que a usted le gusta", y agrega que no hay que tenerle miedo a la cultura del vino antes muy "exclusiva". Así que pruebe los que pueda y seleccione el sabor que más agrade su paladar y a su personalidad.