Entérese de las actividades de la comunidad
Conozca y de a conocer consulados móviles, ferias, eventos altruistas y mas en esta su sección. Para dar a conocer su actividad escríbanos a:
...ayuda@elsalvador.com
VER MÁS
 
 
  Punto de Encuentro
Pida o dé información sobre familiares y amigos con quienes ha perdido contacto. Puede hacerlo dando click .aquí
VER MÁS
 
 
 

Las columnas de COIMSAL

Expertos de Consultoría en Inmigración y Negocios Salvadoreno Americana (COIMSAL), asesoran sobre diversos temas de interés migratorio.
Consultelos Aquí
VER MÁS
 
  RUTA DEL EMIGRANTE  
   
 
Tu El Salvador (wallpaper)
Calendario cortesía de Orgullosamente Salvadoreño
 
 
   
 

“Asesorías migratorias ¿una necesidad?

Consejería. Algunas de las empresas sólo brindan una lista de requisitos que llenar. Lejos de orientar al aplicante, lo incitan a mentir. Se acusan unos a otros para captar más clientes.

Publicada 17 de julio 2006, El Diario de Hoy

Yensy Ortiz
ayuda@elsalvador.com

Haga clik en la imagen para amplair

Interesados en conocer el tipo de consejería que imparten varias empresas en el país y la forma en que operan, elsalvador.com emprendió esta investigación para constatar lo que a diario miles de salvadoreños afrontan en su camino por tratar de obtener una visa estadounidense.

Llegué a Sueño Americano en Santa Elena. Pagué, como otros: $20 por la “asesoría” y $10 por el llenado de la solicitud. ¡Por poco y pago por las fotos! Quien me atendió me dijo –con un tono vacilante– que las que yo llevaba no estaban bien tomadas. Sin embargo, al final, me las recibió.

Norma, la secretaria, recibió una llamada de alguien que preguntaba por el “Lic. Castro”. Inmediatamente le pidió que dejara recado porque él no se encontraba.
Muy atenta a lo que decía, sólo intentaba que los nervios no me traicionaran para continuar sosteniendo “mi verdad”.

“Mi madre vive en Estados Unidos desde hace 20 años y es ilegal”, le comenté. “¿Tiene TPS?” preguntó. Yo le dije que no.

La asesoría fue breve, se limitó a preguntarme que bienes tenía, para marcarlos con un plumón en una hoja de requisitos. Aún cuando mencioné que no llevaba pasaporte no puso impedimento alguno, sólo me preguntó si estaba segura del número, yo le respondí que sí.

A punto de llenar la solicitud, me pidió la dirección adonde iría, le expliqué que viajaría donde mi mamá, pero que ella estaba ilegal en EE.UU., entonces dijo que mejor pusiera la dirección de otra persona. Así, salí por un instante en busca de una dirección estadounidense. Les proporcioné una falsa.

Fue cuestión de minutos, el formulario ya estaba listo. A lo sumo fueron 10, el tiempo necesario para enterarme que cuatro personas más como yo buscaban el sueño americano, algunos provenían del interior del país y quizá también perderían su opción a una visa por no exponer la verdad como yo.

De esto está consciente la representante de Coimsal, Sandra Guevara. “En cuestiones de migración, falsear datos, mentir u ocultar información es garrafal, a veces por desconocimiento (de procedimiento) se le cierran las puertas a la gente”.

Guevara certifica que cuentan con el respaldo de un bufete establecido en EE.UU. y que constantemente son capacitados en ese país. “Todo lo hacemos amparados en la ley de inmigración”, dice.

Desde que se establecieron en 2004, cada año atienden en promedio 7 mil personas, el 60 por ciento por visa de turista, el 30% por petición familiar, y el 10 por ciento por otras consultas.

Mientras algunos aseguran contar con el respaldo de abogados conocedores en el tema, otros dicen que “sus expertos” en toda la gama de leyes, han sido capacitados en universidades de EE.UU.

Se acusan mutuamente. “Si pero en otras no le aseguran que le darán la visa”, dijo un abogado de una oficina de asesoría en San Miguel, al justificar el cobro de $80 por la asesorías.

En una de las empresas la recepcionista me dijo: “allí hay otros negocios que les dicen que somos los mismos, no les crea”, en alusión a Sueño Americano y Proyecto Libertad. Este concepto de asesoría migratoria se comenzó a difundir en El Salvador desde el año 2000.

Un servicio en entredicho

Empresa. Esta es una de las tres compañías establecidas en el centro comercial Santa Elena, próximo a la Embajada de EE.UU. Fotos EDH / Wilfredo Díaz

La mayoría de las empresas que brindan asesoría no aparecen solventes con el Centro Nacional de Registros (CNR). En una consulta efectuada al departamento de documentos mercantiles del Registro de Comercio se constató que Sueño Americano está inscrita pero no ha renovado su matrícula desde el 17 de febrero de 2004; en la constancia sólo se menciona un establecimiento cuando cuenta con dos.

USA Visa, Asesoría Legal Migratoria en Oriente y SOS inmigración no aparecen, sin embargo el representante de esta última mostró los recibos del trámite para la renovación de matrícula actualizado a 2006.

La única que de acuerdo al registrador Jaime Amaya, aparece al día con sus trámites, es Proyecto Libertad Services S.A. de C.V. y en el caso de Coimsal aparece en trámite, según el CNR. Su representante dijo que la cancelación de derechos de matrícula fue efectuada el 24 de agosto del año 2004.

Estas empresas se han fortalecido por los espacios que han abierto en medios de comunicación.
“Cuando lo ven en la tele, lo quieren a él y la verdad que no podría atender a tanta gente, por eso se les dice que si quieren ver al señor Alvergue tienen que pagar $20, y si es otra persona pagan $18”, explicó el Obispo Martín Barahona.

Para hablar con Reynaldo Alvergue, de SOS inmigración, se tiene que gestionar cita previa, confirmó la recepcionista. “El cambio de precio conmigo es porque mi tiempo es limitado para venir a la oficina y tengo que programar agenda”, justificó Alvergue. En otros casos los medios han comenzado a cerrarles los espacios.

“Tienen mucha experiencia pero en cierto momento las leyes de EE.UU. cambian, y queríamos estar más amparados en la voz oficial”, dice Jaime Vilanova director de Radio El Salvador, a la pregunta del porqué no admitieron a una de esas empresas.

La productora del programa De Mujer a Mujer, de Canal 33, dice que la falta de información “ha sido suelo fértil” para los tramitadores y las oficinas.

“Nadie necesita usar estos tramitadores”
 
Muchos acuden a éstos en busca de ayuda, pero a veces pierden el dinero y la oportunidad de obtener la visa por recibir una asesoría incorrecta
 
Yensy Ortiz

El vice cónsul, jefe de visas no-inmigrante en funciones, Patrick Wingate, expuso que la emisión de visas no depende de una asesoría migratoria, sino de que la información que contenga el formulario de aplicación no riña con las declaraciones brindadas a la hora de la entrevista.

¿Existe algún vínculo con las oficinas de asesoría?

Absolutamente nada. No tenemos con los tramitadores ningún lazo oficial ni no oficial.

¿Deben tener estas oficinas expertos en migración?

No sé si hay una regla que diga que es necesario tener un abogado o licenciado, quizá para ellos es mejor decirlo. Y entonces, si hay un jurídico, parece al público que ellos son más confiables.

¿Qué errores detectan, a menudo, en el llenado del formulario?

Hay errores graves y los solicitantes no lo saben. Cuando el oficial pregunta cuando se fue su madre o su hijo ellos dicen que no está en Estados Unidos. Y yo pregunto, cuál es el nombre de su madre y entonces si ella fue capturada, yo puedo verlo en la computadora.

¿Qué porcentaje de casos tienen este tipo de problemas?

No tengo porcentaje, pero como vice cónsul tengo problemas con quizá 15 ó 20 casos por semana que pueden calificar, pero no tengo confianza en su palabra porque su formulario tiene muchos errores.

¿Cree que las cantidades que cobran están acorde al nivel de asesoría que brindan?
No podemos comentar sobre esto, yo creo que es un asunto para el gobierno de El Salvador, nos afecta a nosotros como solicitantes pero no nos afecta como la ley.

¿La mayoría de casos provienen de determinada empresa?

Puedo decirle que de varias. Y para mi el punto es que no son necesarias, solamente la verdad y llenar la información que el solicitante ya sabe es suficiente.
 
 
Derechos Reservados www.elsalvador.com 2005 ®