7 de agosto de 2005

El Museo militar cuartel El Zapote, guarda tesoros de la milicia que, en forma silenciosa, cuentan una parte de la historia salvadoreña. Ahora que casi terminan las vacaciones, aproveche el tiempo visitando el acorazado de cemento, que todo el año se mantiene abierto y su ingreso es gratis.

Orsy Campos
Fotos: Luis Villalta

Hablemos@elsalvador.com


En agosto, el Museo Militar, en el ex cuartel El Zapote, cumple tres años de mostrar parte de los implementos que ha utilizado la Fuerza Armada Salvadoreña durante más de un siglo. Piezas que ahora son historia y que alrededor de 70,000 visitantes han podido apreciar.

Cada uno de los objetos que en este museo se exhiben tiene un valor más allá del monetario; no importa si es un sable de finales del siglo XVIII, una pistola desvencijada, los cascos antiguos, las ametralladoras de principio del siglo XX o las armas que utilizaron los insurgentes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMILN); todo tiene un valor histórico.

Y para aquellos que nunca han visitado este lugar, hoy es un momento oportuno para conocer otra parte de la historia salvadoreña, el de las armas, además de conocer ese recinto que tiene un atractivo arquitectónico

Sólo este ex cuartel guarda crónicas y eventos que ya quedaron casi en el olvido, como las veces que defendió con ahínco a los presidentes que eran amenazados con un golpe de Estado, o las ocasiones que este cuartel se sublevó.

De principio a fin, el Museo Militar es un lugar para descubrir cosas e historias que sacudieron a este país. De hecho, este sitio guarda en sus entrañas el pasado prehispánico, el cual ha quedado demostrado con los restos de cerámica encontrados aquí cuando se han hecho trabajos de remodelación, menciona el teniente coronel Adalberto E. García Rivera, jefe del Departamento de Historia Militar.

Silla en la que murió el capitán general Gerardo Barrios, el 29 de agosto de 1865.

Luego está el hecho de ser uno de los primeros sitios donde se establecería el nuevo ejército salvadoreño, formado por Manuel José Arce en 1824.

Con la fundación de ese cuerpo militar, denominado Legión de la Libertad, hubo necesidad de albergar la tropa, por lo que El Zapote fue escogido en 1898 para construirle una galera de lámina en lo que antes era una loma donde abundaba el árbol de zapote.

Después fue sustituida por una casa de madera. Veinte años más tarde, el arquitecto Borromeo Flores comenzó la construcción del cuartel El Zapote, con un estilo que semejaba a los castillos del Medioevo. El edificio fue hecho con cuatro torres, una en cada esquina, y dos en su fachada.

Este edificio militar ha sido el centro de operaciones de tres instituciones castrenses: caballería, artillería y transmisiones de la Fuerza Armada.

Debido a esto, el ex cuartel El Zapote, y ahora el Museo Militar, es un bien cultural, como parte del compleo cultural recreativo de San Jacinto.

Sin cerrar ningún día


Con mucho orgullo, el teniente coronel Adalberto Ernesto García Rivera dice: “Tenemos las visitas guiadas los 365 días del año... Es que hemos aplicado la doctrina militar a la museología”.

Esa misma disciplina militar permite al turista, ya sea nacional o extranjero, visitar las instalaciones del museo cualquier día del año.

De lunes a domingo, con un horario de 8:00 a. m. a 5:00 p. m., los visitantes podrán recorrer las áreas de exposición en las que se ha organizado, en forma cronológica, la historia militar del país.

Auxiliados con estudiantes de la Universidad Tecnológica, que realizan su servicio social, el personal del Museo brinda las visitas guiadas, lo que permite tener una mejor comprensión de la exhibición, y cumplir el objetivo de culturizar a la población en el campo de lo militar.

Las visitas son guiadas por personal capacitado y estudiantes universitarios en servicio social.

De esta forma, el visitante podrá apreciar el sable, que según los registros históricos, utilizó el líder indígena Anastacio Aquino, cuando se rebeló en 1832; también podrá ver la silla en la que cayó el capitán general Gerardo Barrios, el 29 de agosto de 1865, cuando fuera fusilado por sus enemigos.

De igual forma observará los gorros y los cascos de estilos francés y prusiano que utilizaron los primeros oficiales salvadoreños.

Aquí se encuentra armamento de origen inglés, francés, alemán, sueco, estadounidense y hasta una de las tres subametralladoras hechas por el salvadoreño Herman Barón.

Pero aquí no sólo se muestra material bélico, también están las copias de la Declaración de Independencia de las Provincias de Centroamérica, los Acuerdos de Paz, así como pinturas alegóricas a la paz.

Las instalaciones del ex cuartel también tienen el Monumento Conmemorativo de los Proceres de la Independencia, diseñado por el arquitecto Leonel Avilés.

Su construcción está llena de simbolismo, por ejemplo una serie de 12 gradas representa a los firmantes del Acta de Independencia; tres filas de gradas reflejan los tres poderes del Estado; las piedras que adornan la pérgola del monumento representan la diversidad del pueblo salvadoreño y la pérgola misma recuerda que El Salvador se encuentra en un contexto internacional.

Lo novedoso que tiene este museo es el mapa a relieve del país, un retrato aéreo en un área de 39 por 19 metros donde se muestra la geografía nacional, sus esteros, ríos, lagos y volcanes, pueblos y valles.

En primer plano un vehículo blindado cazatanques de origen francés, al fondo vehículos que fueron ensambados en el país.

Así como el “papamóvil”, aquel vehículo blindado en el que el Papa Juan Pablo II recorrió San Salvador en 1983 y 1996, creado por el coronel Oswaldo Marenco, a partir de la modificación de un camión Ford 700, con un motor Caterpillar, lo que le permite correr a 80 kilómetros.

Armas o fotografías, vehículos militares o el monumento a los próceres, el “papamóvil” o los helicópteros, no importa lo que usted quiera ver, el Museo Militar le estará esperando en el último día de las vacaciones agostinas o cualquier día del año.

Recuerde que este museo no cierra sus instalaciones durante los 365 días, excepto los 25 de diciembre y 1 de enero.

Las visitas son guiadas por personal capacitado y estudiantes universitarios en servicio social.

El Museo Militar se encuentra en donde antes era el cuartel El Zapote, en San Jacinto, San Salvador. La entrada es gratis y puede visitarse de lunes a domingo de 8:00 a. m. a 5:00 p. m.

Salas para visitar

Aunque las armas son los objetos predominantes en este museo, también se exhiben equipo de telecomunicación, uniformes, documentos, insignias, banderas, monedas, mueblería, fotografías, vehículos militares, tanquetas, cañones y helicópteros, por mencionar algunas de las 35,000 piezas que se muestran en las doce salas o áreas de exposición.

Vehículo ambulancia que fuera ocupado en la Primega Guerra Mundial.

Algunas de estas salas han sido denominadas con los nombres de militares destacados en los 181 años de existencia de la Fuerza Armada; otras salas representan hechos significativos para el país.

Estas salas son:
• Capitán General Gerardo Barrios (compren de los períodos desde 1821 hasta 1899).
• General Maximiliano Hernández Martínez (1900-1950).
• General Fidel Sánchez Hernández (1950-1980).
• Teniente coronel Domingo Monterrosa (1980-1992).
• Mayor Armando Azmitia Melara.
• Atlacatl y unidades desmovilizadas.
• General Francisco Menéndez.
• Capitán piloto aviador Guillermo Reynaldo Cortez.
• Gobernantes de El Salvador y militares distinguidos.
• Operaciones de mantenimiento de la paz,soldado Natividad Méndez Ramos.
• Exposición Papa Juan Pablo II.
• Área de vehículos militares (aéreos y terrestres).

Arcabuz del siglo XVII que utilizaba taco
Fusil cuyo mecanismo de acción es por chispa
Fusil M16 A2 con mirador láser
Fusil M16 A1 con bayoneta
Pistola subametralladora
Antiguo casco Guardia Nacional An
Último casco Guardia Nacional
El teléfono rojo del presidente José María Lemus
Armamento adecuado en la montura para mulas.
Radio de comunicaciones de la Fuerza Naval
Uniformes de diferentes ejércitos que están en Irak.
Telégrafo de orden para navegación militar y comercial.
Panorámica de la plaza del monumento a los próceres.

 

 



1995 - 2005. El Diario de Hoy
Derechos Reservados. Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de su titular.

elsalvador.com