2 de octubre de 2005

“La honra”, un cuento con vida

Un grupo de estudiantes de periodismo de la Universidad de El Salvador, ahora ya graduados, hicieron un cortometraje sobre uno de los cuentos de Salvador Salazar Arrué, el cual será exhibido públicamente mañana.

Orsy Campos
Fotos: Contraluz Producciones

Hablemos


Esta escena fue grabada en el río Jalponguita, en Santiago Nonualco, en La Paz, en el mes de diciembre 2004.

Para aquellos amantes de la literatura costumbrista de Salarrué, en especial de los “Cuentos de barro”, que fueran publicados en 1928, la magia del vídeo les dará la oportunidad de ver como cobran vida los personajes de uno de los mejores relatos hecho con mucha emoción y tensión: “La honra”.

Después de 77 años de estar sólo en letras, Juana sale de las páginas cafés para mostrarse como una joven atractiva, llena de vida y de muchos encantos femeninos, de silueta provocadora e inocencia a flor de piel.

También sale a la luz Rogelio, ese muchacho moreno, fuerte, imponente, que como tigre al acecho no descansa hasta que desflora a Juana.

Tacho, el hermano de Juana, entra en acción como aquel niño alegre, inquieto, pero muy ingenuo, que al ver como es castigada su hermana porque perdió su ”honra”, la va a buscar al río, sin imaginar cómo es tal cosa.

Al fin se verá cómo es ese padre que Salarrué personificó en la obra, un campesino trabajador, rudo, de rasgos fuertes y trato pesado, quien luego de descubrir lo que le sucedió a su hija, su corazón se llena de tristeza y de sed de venganza.

Todos estos personajes y sus acciones cobran vida gracias a Contraluz Producciones, un equipo integrado por universitarios y jóvenes profesionales del periodismo, quienes vieron en el cuento de Salarrué una historia que todavía tiene vigencia en las zonas rurales del país.

Y es gracias a Contraluz que el lector dejará de imaginar todo lo que le sucedió a Juana, ahora podrá verla, podrá adentrarse al río, apreciar la belleza del campo, ubicarse en la casa de la muchacha, seguir la pista de cómo Juana pierde la “honra”, así como el estallido de furia del papá de la adolescente.

Las escenas de la vivienda de Juana fueron grabadas en el cantón La Cabaña, jurisdicción de Ciudad Delgado, en San Salvador.

Es de recordar que si bien la base para la grabación del vídeo es el cuento de Salarrué, éste fue adaptado para entretener al espectador, de lo contrario hubiera sido una lectura lineal del relato, sin riqueza visual ni auditiva, con lo que se impuso el estilo de los noveles productores.

Detrás de la historia

“La honra” es un cuento que ha cautivado a los lectores de Salarrué, tanto por la riqueza de sus descripciones, la habilidad de su narrativa, el buen uso del diálogo vernáculo, por la tensión y expectativa que se produce a lo largo de la historia y por lo morboso del tema.

Esas mismas características ha mantenido la producción del equipo de Contraluz, desde el principio hasta el final nos lleva con una historia lógica, conservando la tensión literaria que le impuso Salarrué.

Algunos miembros del equipo de 31 personas que participó en la grabación del vídeo “La honra”.

Y la vigencia del tema de este cuento, sobre la valoración de la virginidad, la violación o las relaciones sexuales consentidas entre adolescentes, después de 77 años de haber sido escrito, es una de las razones por las que Contraluz decidió grabarlo.

En un principio, allá por 1999, un grupo de estudiantes de periodismo de la Universidad de El Salvador hizo un radiodrama del cuento “La honra”, como parte de una tarea para la materia de Producción de noticias para radio y televisión, menciona Morena Rivera, quien es una de las productoras del vídeo y es redactora de la revista Hablemos.

Luego, en el año 2000, cuando cursaron la materia de Crítica de cine, hicieron la grabación del mismo cuento como parte de las exigencias académicas, pero lo hicieron de una manera más sencilla, el cual fue mostrado en la universidad, junto con otras producciones estudiantiles.

Dilcia Vásquez,
personifica a Juana.

En esta grabación colaboró Sergio Sibrián, quien labora en la unidad de comunicaciones de la Asociación de Capacitación e Investigación para la Salud Mental (ACISAM), una organización no gubernamental que usa la metodología de las grabaciones en vídeo para trabajar con jóvenes.

Con la participación de Sibrián, el grupo de producción que inicialmente estaba formado por Morena Rivera, Alma López y Arely Umanzor se consolida, y se embarca en la aventura de hacer una grabación profesional de “La honra”.

La aventura comenzó en enero de 2004 con la coproducción de la Cinemateca de la Universidad de El Salvador, e iniciaron con una metodología academicista, de llevar paso a paso todo el proceso de producción, desde la elaboración del guión, desglose del guión, hacer dos selecciones de actores, hacer el plan de grabación, realizar el guión técnico, grabar y finalmente editar, toda una tarea muy detallista que finalizó en agosto de 2005, y al que poco a poco se fueron uniendo varios colaboradores.

Resultado de esa labor que duró un año y ocho meses, el día de mañana se podrá ver la muestra del vídeo en forma pública, además este trabajo ha sido preseleccionado como uno de los nueve proyectos para participar en la categoría de corto ficción en el VIII Festival Centroamericano de Cine y Vídeo Ícaro 2005, el cual se realizará en Guatemala entre el 10 y el 18 de noviembre próximo.

De esta forma le aseguramos que la grabación que irá a ver es un trabajo de mucha entrega, y antes de verlo le recomendamos leer detenidamente el cuento de Salarrué, y luego ver la grabación, así tendrá el placer de disfrutar dos propuestas artísticas en donde Juana deja el papel y cobra vida.

Sobre el vídeo “La honra”

- Producción: Contraluz Producciones
- Coproducción: Cine-mateca Universidad de El Salvador.
- Duración de la producción y post producción: 1 año y 8 meses.
- Locaciones de grabación: cantón La Cabaña, Ciudad Delgado, en San Salvador, y en el río Jalponguita, en Santiago Nonualco, La Paz.
- Tiempo de grabación: 5 días.
- Costros estimados: $1,000 (autofinanciamiento), pero si se cuantificara el uso del equipo de grabación y edición de la Universidad de El Salvador, pago de actores, actrices y del personal que participó en el corto ascendería aproximadamente a $36,000, según Sergio Sibrián.
- Duración del corto: 13 minutos.

 


1995 - 2005. El Diario de Hoy
Derechos Reservados. Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de su titular.

elsalvador.com