Edición del 16 al 22 de mayo de 2004

Desde el pasado 1 de abril hasta el 30 de mayo,el Centro de
Desarrollo de la Pesca y la Acuicultura (CENDEPESCA) ha
declarado la veda del camarón marino, mejorar la producción
en el futuro.

Orsy Campos
Fotos: Arely Umanzor

4,000 pescadores artesanales se benefician
con la pesca del camarón en el país.

Estamos en temporada de veda para el camarón marino; no obstante, en las Salinas del Potrero, del cantón Sisiguayo, municipio de Jiquilisco, en Usulután, un grupo de hombres requemados por el ardiente sol se prepara para capturar aquellos crustáceos de carne apetitosa.

En dos estanques de la cooperativa Wilber Mendoza, que ocupan un espacio de casi ocho manzanas y media, se encuentran los camarones que ya se pueden cosechar, mientras los comerciantes esperan ansiosos el producto.

Aquí realizan el cultivo en forma artesanal: dejan que la marea entre y llene los estanques; luego, en forma natural los mariscos se alimentan del mismo plancton del mar, hasta que alcanzan el estado adulto.

Como es verano, a lo sumo cosecharán alrededor de doce quintales. Esta cantidad es obtenida cada dos meses, y el precio por libra será de 15 colones ($1.71), señala José Elmer Zelaya Romero, presidente de la cooperativa Wilber Mendoza.

La venta de dulces es la herencia que le dejó su abuela Fidelina Morales, quien
desde pequeña vendía en autobuses

Pero esta corporación no es la única que está explotando el camarón marino en la temporada de veda.

Sólo en la Bahía de Jiquilisco hay más de 20 productores más, aglutinados en la Sociedad Cooperativa de Productos del Mar (Socopomar), y también están los productores de occidente (entre La Libertad y la frontera de Guatemala), del Golfo de Fonseca y el estero de Jaltepeque.

Sin embargo, ellos no infringen las regulaciones impuestas por Cendepesca de suspender temporalmente la extracción del recurso camarón de mar en todos los estadíos de su vida, ya que previo a que iniciara la prohibición demostraron que el cultivo de las larvas se realizó antes de comenzar la veda el día uno de abril a las cero horas.

Presentaron un inventario de posible cosecha de camarón, y una solicitud de cosecha; además, en esas granjas camaroneras (así como en otros lugares) hay un observador de Cendepesca para verificar el inventario, dar fe de que cumplen los requisitos y otorgar a los compradores una guía de transporte del producto pesquero y una constancia, con lo que se asegura que el camarón no será decomisado por las autoridades.

Los camarone que se venden en la veda son de granjas.

Detalles de la veda

Las cantidades descendentes en la pesca del camarón dieron la voz de alerta para iniciar las vedas desde el año 2001. “Hace 15 años, el mar daba casi 6,000 toneladas métricas de camarón.

Esa cantidad fue disminuyendo cada año y en 2001 bajó a 1,800 toneladas métricas. Fue en ese año que inició la veda por un mes”, menciona el director general de Cendepesca, Mario González Recinos.

Con la restricción de pesca del camarón de mar por un mes, los resultados fueron alentadores porque hubo una pequeña recuperación, a tal grado que se llegó a cosechar 2000 toneladas métricas, y ya no seguía bajando.

Es por eso que en el año 2002 se realizó otra veda que duró mes y medio, y para este año durará dos meses.

Durante este periodo de veda, los barcos camaroneros no zarpan en busca del producto, se presentan inventarios de los crustáceos capturados o cultivados antes del inicio de la veda, y para el transporte del producto se debe presentar los documentos que extiende Cendepesca.

Además la pesca artesanal de otras especies en mar abierto debe hacerse utilizando red de tres pulgadas en adelante, para cosechar y comercializar camarón cultivado Cendepesca debe inspecionar y autorizar el producto, entre otras restricciones.

Para hacer cumplir estas disposiciones, Cendepesca es auxiliada por la policía, participando las divisiones de Medio Ambiente, Finanzas y Marítima; también colaboran la Fuerza Naval y la Dirección de Rentas y Aduana, entre otras instituciones y organizaciones.

.

Cooperativistas capturan el camarón en Usulután.

De esta forma se busca proteger el período de mayor reproducción del camarón marino (que comprende entre marzo, abril y mayo) y fomentar la pesca responsable. Además si no se implanta la veda se corre el riesgo de sobreexplotar o en casos extremos colapsaría la pesca del camarón, ya que los volúmenes de producción pueden ir descendiendo, menciona González Recinos.

Para este año, la veda se ha hecho casi en forma regional, ya que también participa Nicaragua, Honduras (en el Caribe) y México.

Empero, el director de Cendepesca señala que de nada sirve que 88 barcos y 2,000 embarcaciones artesanales dejen de capturar camarones si hay irresponsables que pescan con explosivos, porque matan las larvas, lo que haría difícil volver a las cantidades de captura de hace 15 años, que casi llegaban a las 6,000 toneladas métricas, lo que permitiría al país generar 35 millones de dólares y más fuentes de trabajo.

Camarón decomisado

- Hasta el siete de mayo, Cendepesca reporta las siguientes infracciones: cuando comenzó la veda a las cero horas del uno de abril, un barco camaronero no se encontraba en su centro de desembarque autorizado. El caso estaba pendiente de resolución . Han sido decomisadas más de 900 libras de camarón en la Barra de Santiago y La Libertad (originario del Puerto El Triunfo)

- Si el camarón decomisada está apto para el consumo humano es donado a las instituciones de beneficencia, caso contrario es destruido.

Haz click en la imagen e imprime



1995 - 2004. El Diario de Hoy
Derechos Reservados. Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de su titular.

elsalvador.com