Turismo
 
Inicio del Sitio
 

 


CHAT
FOROS
CORREO
LA GUIA
CLASIFICADOS
EMPLEOS
TURISMO
ESPECIALES
EDICION MOVIL
ESCRIBANOS
CONOZCANOS


 
 

Haga una jardinera

Para construir una jardinera sólo necesita arena, cemento, lajas y piedras, aunque también puede ocupar otro tipo laja o ladrillo a su gusto

Leonel Hernández
Casa y Jardín
El Diario de Hoy
estilosdevida@elsalvador.com

Si quiere darle un nuevo rostro a su jardín, mejore su ambiente al construir una jardinera de laja. Esta le permitirá sembrar las flores que desea admirar y cuidar, lejos de su mascota e incluso de los niños traviesos a quienes les encantan cortar los pétalos y jugar con ellos.

Existen varios tipos de jardineras; elija la que más se acomode a su gusto. Las hay de roca lisa, de laja de colores y de laja rústica, conocida también como laja para losa (piso). Además, se pueden hacer de lajas de piedra de color.

Con respecto a su cuido y mantenimiento, depende del material con que sea construida. Por ejemplo, si quiere que se le ponga cemento blanco o cemento puro. Para no estropearla debe evitar colocar en ella un peso superior al grosor de la laja que tenga, ya que se puede desbordar.

Cuidados especiales


El peso sobre la jardinera lo define el tipo de plantas que el cliente quiere sembrar en ella. Por ejemplo, si nosotros hacemos una jardinera delgada, se deben colocar plantas pequeñas con poco peso. Así, si la jardinera tiene una dimensión más profunda, se pueden colocar plantas más grandes.

La jardinera debe tener orificios para drenar el exceso de agua, ya sea por efecto del riego o de la lluvia. Al momento de sembrar se colocará una capa de cascajo, tierra preparada (lleva cascajo, hojarasca y tierra negra) y después la planta. La tierra preparada no es más que un medio fértil en donde florece cualquier tipo de planta ya sea de flor o de follaje.

Cuando se finaliza una jardinera, ya tiene su suelo preparado y las plantas que va a sembrar, se le sugiere al cliente que ponga una capa cubra el suelo frente a ella. Esta capa no es otra cosa que cascajo rojo de madera (desperdicios), como generalmente se utiliza en los Estados Unidos y de corteza de árbol.

El cubre suelo evita ensuciar las plantas y las paredes con salpicaduras de lodo cuando se riegan las flores o llueve. Además, ofrece una mejor decoración a la jardinera.

Con respecto a su mantenimiento, lo único que bebe hacer es limpiar una capa de color verde que se adhiere a las piedras o laja con un cepillo de cerdas de plástico o cerdas de alambre. También, el cloro se utiliza para limpiarlo.


Construir una jardinera de laja rústica no cuesta mucho trabajo; sin embargo, es preferible que la elabore con la ayuda de un albañil

Preparar la tierra y calcular

En la primera foto (izquierda), ya se tiene definido el sitio donde será construida la jardinera. La tierra se moja abundantemente con agua antes de iniciar la colocación de las piedras que servirán de columna y de las lajas.

En la segunda foto (derecha) se ve como Domingo Sánchez, de Xochicali, coloca las lajas de la forma como quedarían al ser pegadas con la mezcla de cemento y arena. Este tipo de jardinera no lleva ninguna estructura de hierro, es decir la única fuerza que lleva es el cemento pegado a las piedras y tierra.

Mezcla y pega de lajas

En la primera foto, a la izquierda, el albañil prepara la mezcla de arena y cemento. La arena tiene que ser de preferencia colada, debe procurarse que la mezcla quede uniforme para obtener mejores resultados en el pegado de las lajas y las piedras.

En la foto de la derecha se inició el pegado de las lajas cuidando que queden en la misma posición de las que ya se habían colocado antes. Los sobrantes de las lajas pueden ser colocados en los agujeros que queden conforme se completa la jardinera. Hay que tener especial cuidado de dejar huecos para que drene el agua.


Jardines acuáticos

Un jardín con un estanque, una pequeña cascada, rocas, plantas acuáticas, es una maravilla que da un toque especial y de frescura en un clima tropical seco como el de El Salvador.

El hombre ha utilizado desde siempre el agua en los jardines. Los incas y los habitantes de la China antigua la utilizaron.

En Europa, el agua tuvo un gran protagonismo en los jardines clásicos franceses diseñados por Le Notre, en el siglo XVIII, o en los jardines ingleses paisajistas del siglo XVIII; en España se ha mantenido la tradición árabe de situar una fuente o estanque en patios y jardines.

En el antiguo Egipto, Ramsés III hacía construir lagos para mantener en ellos distintas especies de plantas acuáticas como lirios, nenúfares, etc. Actualmente, podemos ver la utilización del agua en jardines y estructuras modernas como es el caso del estanque con aguas danzarinas del hotel Bellagio, en Las Vegas.

Los jardines acuáticos se pueden diseñar de diferentes formas, aunque los rige una regla básica: el que tenga movimiento o reposo. Para los jardines acuáticos en movimiento nos referimos a cascadas, fuentes, canaletas y gárgolas de pared. Los jardines acuáticos en reposo son los estanques. Un jardín con agua es más interesante, le da otra dimensión. El agua añade un toque especial y constituye un elemento de atracción de primer orden.

El agua es luz, movimiento, frescor, aumenta la humedad ambiental... Es el origen de la vida. Una zona de estar, con una sombra ligera y la visión del agua, produce una calma total. Los estanques, además, permiten cultivar plantas acuáticas e incorporar peces, tortugas y otra fauna.

El universo verde
Willy Menjívar, ingeniero agroindustrial. E-mail: willymenjivar@hotmail.com

 

< PORTADA TIEMPOLIBRE HACIA ARRIBA

VERTICE HABLEMOS GUANAQUIN PLANETA ALTERNATIVO


Derechos Reservados - El Diario de Hoy, El Salvador, C.A. - Aviso Legal
   
CORREO GRATIS
Página principal de Mail
Usuario
Clave