< Inicio del sitio

CHAT
FOROS
CORREO
LA GUIA
CLASIFICADOS
EMPLEOS
TURISMO
ESPECIALES
EDICION MOVIL
ESCRIBANOS
CONOZCANOS
 
 


El Salvador va con todo ante La Haya

Al fin se reveló la argumentación salvadoreña. Ante la Corte Internacional de Justicia se expuso desde el caso de los mapas hondureños controvertidos hasta análisis de fotografías de la NASA

Lafitte Fernández
Enviado Especial El Diario de Hoy
La Haya.
El Diario de Hoy
nacional@elsalvador.com

El Embajador Héctor Urrutia (izquierda), observa mientras la Canciller María Eugenia de Ávila le ayuda a arreglarse la corbata al comisionado Mauricio Gutiérrez Castro, antes de entrar a la Corte.
Foto Digital : Carlos Hermann Bruch

Con análisis calificados de fotografías de satélites de la NASA, estudios geológicos y documentos históricos, El Salvador dio ayer su primer paso para convencer al Tribunal Internacional de Justicia que reabra la disputa limítrofe por 72 kilómetros cuadrados de tierras adyacentes el río Goascorán y al Golfo de Fonseca.

La Canciller salvadoreña, María Eugenia Brizuela de Ávila y el comisionado presidencial Mauricio Gutiérrez Castro entregaron ayer, a las 11 de la mañana ( 3 a.m. hora de El Salvador), al secretario técnico de ese tribunal mundial, el francés Philipe Couvreur, la solicitud de revisión de la sentencia limítrofe dictada en 1992.

Con esa visita, El Salvador decide seguir luchando por tierras adyacentes al Golfo de Fonseca aunque renunció, -por imposibilidad de encontrar nuevas pruebas-, a batallar por territorios localizados en cinco bolsones que fueron entregados a Honduras por la Corte de La Haya. La solicitud de revisión de una de las seis partes que forman la resolución de 1992 se produjo un día antes que se produjera la firmeza del fallo.

De acuerdo con lo que sucedió ayer en La Haya, Honduras tomará plena posesión de tierras entregadas a ese país en los cinco bolsones, mientras El Salvador apuesta a convencer a los miembros del Tribunal Internacional de Justicia que reabra el debate por las tierras del Goascorán.

Para pedir la revisión del fallo, El Salvador necesitaba encontrar un "hecho nuevo" que justifique la solicitud. La delegación salvadoreña, encabezada por la Canciller Brizuela, estima que en los últimos seis meses, descubrieron varios hechos que fortalecen su posición.

1. Que la Corte de La Haya falló, sobre el tema de Goascorán, utilizando dos mapas presentados por los hondureños que ni siquiera coinciden entre sí. Los mapas fueron hechos, supuestamente, por el navegante español Salvador Meléndez y Bruna en 1794 cuando visitó el Golfo de Fonseca a bordo del bergantín "Activo".

El Salvador sostiene que encontró un tercer mapa que, se certifica, es el original, que difiere, completamente, de las versiones hondureñas, como lo explicó extensamente El Diario de Hoy.

De acuerdo con eso, se pregunta a la Corte: ¿Sobre cuál de los tres mapas se resolvió? Esa polémica se retoma porque Honduras asegura haber probado, con esos mapas, que la desembocadura del río Goascorán siempre estuvo, aún en tiempos de la colonia, en el sitio actual.

El Salvador dice que antes de 1762, cuando España había fijado los límites a las colonias, el río desembocaba en el estero La Cutú, localizado a 10 millas de donde lo hace ahora. Si se reconoce esto ultimo, El Salvador se adicionaría 72 kilómetros cuadrados de territorio.

2. Estudios de fotografías de satélite tomadas por la NASA y exploraciones geológicas, entre otros estudios técnicos, ademas de documentos históricos, también entregó ayer El Salvador a la Corte Internacional de Justicia para demostrar la antigua desembocadura del río Goascorán (ver información aparte).

Entrega

Sin agobios ni nervios, la delegación salvadoreña llegó ayer a la sede de la Corte de La Haya para entrevistarse con el francés Couvrer y el vicepresidente de ese tribunal, el chino Shi Jiuyong.

En acto significativo, Couvrer los recibió en una sala especial en cuya pared principal cuelga la fotografía del salvadoreño José Gustavo Guerrero, quien fue el primer presidente de la actual Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Con ambos representantes, la Canciller Brizuela, el Comisionado Presidencial para Asuntos del Golfo, Mauricio Gutiérrez Castro, y los embajadores Rafael Zaldívar y Héctor González Urrutia, analizaron los procedimientos que se seguirán en el futuro para resolver la solicitud de revisión salvadoreña.

También se notificó, en ese momento, que el agente (una suerte de abogado litigante) salvadoreño ante la Corte Internacional de Justicia será el ex presidente del Poder Judicial, Mauricio Gutiérrez Castro.

Los miembros de la Corte trasladarán, en el menor tiempo posible, la copia de la solicitud al gobierno de Honduras para que responda a los reclamos nacionales.

La solicitud la analizará una sala formada por cinco miembros. Tres los designará la corte principal. El Salvador y Honduras tendrán derecho a designar, cada uno, un juez ad hoc.

Tanto Brizuela como Gutiérrez dijeron ayer que aún no escogen a la persona que representaría a El Salvador como parte de la sala especial de la Corte de La Haya.

“Es una decisión difícil. La persona debe conocer de derecho internacional y colonial”, dijo Gutiérrez Castro, quien desde 1992 fue miembro del Comité Jurídico Interamericano de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

A El Salvador lo asesora, en este caso, el profesor de derecho internacional de la Universidad de Madrid, Francisco Remiro, quien, a su vez, apoya a Nicaragua en el conflicto limítrofe que sostiene con Honduras.

A esperar dos años

La Corte Internacional de Justicia conoce, en la actualidad, 25 reclamos entre naciones del mundo. La única solicitud de revisión que sobrevive la planteó Bosnia contra la antigua Yugoslavia hace 18 meses.

De acuerdo con lo que explicó el secretario técnico de la Corte, el francés Phillipe Couvreur, para resolver el asunto de Bosnia se demorarán más de dos años. Según los cálculos que hace el gobierno de El Salvador, para que la Corte diga si reabre o no la sentencia limítrofe entre El Salvador y Honduras deberán transcurrir al menos el mismo lapso de tiempo.

Lo que sucederá muy pronto es el traslado de la solicitud salvadoreña a Honduras.
Posteriormente se designará a los miembros de la sala que resolverán la petición salvadoreña.

Seguidamente se producirán una serie de audiencias escritas y orales.
Ayer mismo, en cosa de horas, la Corte dio por recibido el paquete salvadoreño, que incluye 126 copias de la demanda. Las copias serán distribuidas entre los países miembros de la Organización de las Naciones Unidas.

Dos años se deberán esperar para escuchar si se reabre el caso o no. Una vez reabierto, sobrevendrán varios años más para que se resuelva el asunto de fondo.

 

< REGRESAR AL INICIO

Click

  HACIA ARRIBA


Derechos Reservados - El Diario de Hoy, El Salvador, C.A. - Aviso Legal