El voto residencial en El Salvador
» Este año la modalidad será una realidad en 23 municipios del país. El plan piloto incluirá además de los siete municipios que inauguraron el sistema, a todos los municipios del departamento de Cuscatlán.  Llegar a esta cifra ha supuesto superar muchos obstáculos desde financieros hasta políticos.
El Diario de Hoy
Foto EDH

Implementar el sistema de voto residencial ha sido una de las principales aspiraciones de la democracia salvadoreña en los últimos años. Pese a las buenas intenciones, la idea ha enfrentado miles de tropiezos en los últimos años.

En el año 2000, el proyecto se vio retrasado por falta de presupuesto y problemas en el proceso de licitación del Documento Único de Identidad (DUI).

El entonces ministro de Hacienda, José Luis Trigueros, expresó en ese momento que "no había dinero para financiar los proyectos".

En un  inicio, el plan era que tanto el DUI como el voto residencial debían implementarse juntos.
En 2001, los partidos FMLN, PCN y PDC desecharon esa opción con una reforma.

Sin embargo, el presidente Francisco Flores vetó la iniciativa por lo que ambos proyectos debían ser puestos en marcha para las elecciones municipales y legislativas de 2003.

Pero un año después, es decir en 2002, fue la misma Asamblea Legislativa la que a través de un decreto aplazó el uso del voto residencial para el año 2004.

El tiempo pasó, y en la práctica, los obstáculos consolidaron el inminente divorcio.

Para septiembre de 2003, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) reconoció ante la comisión de Reformas Electorales del Parlamento que no estaba preparado para echar a andar el acercamiento de urnas.

Casi de inmediato, los diputados de ARENA y PCN derogaron el decreto legislativo que databa de 2002 y propusieron una nueva fecha para el voto residencial: 2006.

Empero, se mantuvo la disposición de sustituir el antiguo carné electoral por el DUI para las elecciones presidenciales de 2004.

Ese año, los electores llegaron a las urnas para elegir a la cabeza del Ejecutivo también con la novedad de que el padrón contenía su fotografía.

Una vez pasados los comicios, el TSE ordenó un diagnóstico para ver la viabilidad del voto residencial en 2006.

La conclusión llegó pronto: el organismo afirmó carecer de los insumos necesarios para aplicar el sistema en 2006. Los argumentos fueron falta de presupuesto, actualización de equipos y programas informáticos, cartografía desfasada e inexactitud en el Registro Electoral.

En su lugar se optó por implementar un plan piloto. Los municipios seleccionados fueron: el Paisnal (San Salvador), Nuevo Cuscatlán (La Libertad), Turín (Ahuachapán), San Juan Nonualco
(LaPaz), Tecapán (Usulután), Carolina (San Miguel) y Meanguera del Golfo (La Unión).

Para facilitar el plan piloto, el TSE decidió que las siete circunscripciones municipales escogidas para el voto residencial fueran subdivididas en 24 sectores electorales.

Para las elecciones generales de 2009, que se desarrollarán tanto en enero como en marzo, el organismo colegiado optó por implementar el voto residencial en todos los municipios del departamento de Cuscatlán siendo estos: Cojutepeque, Suchitoto, San Pedro Perulapán, San José Guayabal, Tenancingo, San Rafael Cedros, Candelaria, El Carmen, Monte San Juan, San Cristobal, Santa Cruz Michapa, San Bartolomé Perulapia, San Ramón, El Rosario, Oratorio de Concepción, y Santa Cruz Analquito.

Hoy, la ley faculta al TSE para desarrollar este método de manera progresiva.

SUBIR | PORTADA
Multimedia
Candidatos Presidenciales
Partidos Políticos

© elsalvador.com 1995 - 2014 | Aviso Legal | Contáctenos | Anúnciese en nuestro sitio