Lecciones de hoy para Acuerdos de Paz de ayer

El Gobierno de El Salvador y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional

Ricardo Chacón
El Diario de Hoy

Reconocimiento. Siempre el apoyo internacional fue una variable fundamental en el proceso salvadoreño; primero durante la guerra y luego en la construcción de la paz Los actores externos lo expresan hoy sin tapujos

Junto a las causas estructurales propias del país, caracterizado por la exclusión política, la pobreza y la marginación, la comunidad internacional incidió de manera fundamental para acabar con la guerra y alcanzar la paz.

Sin duda alguna, la dinámica propia del final de la Guerra Fría con el derrumbe del socialismo real, la participación de Estados Unidos o el bloque socialista a través de Cuba y Nicaragua, además de la voluntad política de los diferentes actores salvadoreños, hicieron que se lograra el 16 de enero de 1992 la firma de los Acuerdos de Paz.

Este es uno de los puntos que todo mundo sabe pero que pocos lo mencionan a los cuatro vientos; sin embargo con mucha claridad y amplitud fue abordado en el coloquio sobres los desafíos actuales de la paz y la consolidación democrática, realizado ayer en Madrid, España, como parte de las celebraciones del 15o. aniversario de haberse firmado los Acuerdos de Paz.

En dicho evento de gran altura académica y política, moderado por el secretario general de la Agencia Española de Cooperación, Juan Pablo de la Iglesia, contó con la presencia de personalidades internacionales como el ex presidente del gobierno español, Felipe González; el ex representante del Secretario General de la ONU, Álvaro de Soto; el ex canciller mexicano Jorge Castañeda, el presidente de la Fundación para una Cultura de Paz, Federico Zaragoza.

Todos, sin excepción, dieron a conocer detalles propios de la participación que tuvieron en el conflicto y la búsqueda de la paz; Castañeda recordó su involucramiento directo en la gestión política para con los cancilleres de México y Francia para hacer pública la "Declaración Franco-Mexicana" del 28 de agosto de 1981, que por primera vez reconocía a la guerrilla como fuerza beligerante.

Esta declaración, que causó gran revuelo, según él, provocó la internacionalización de la guerra salvadoreña y con ello la participación de la comunidad internacional en la consecución de la paz, con la participación de la ONU y una serie de naciones, como el llamado Grupo de Amigos, que permitieron empujar con fuerza los acuerdos de paz.

"El factor externo es determinante cada vez más", dijo Castañeda, quien dijo que se ha querido tomar el ejemplo salvadoreño para contribuir a distensionar conflictos internos como lo es en Venezuela, Bolivia o México.

"Lastimosamente no todos son tan exitosos como el caso salvadoreño", dijo el ex canciller mexicano.

Mientras que Felipe González dijo una y otra vez que su involucramiento en el caso salvadoreño fue determinante. "Mucho más de lo que creen", afirmó el ex presidente socialista del gobierno español entre 1982 y 1996.

González, con un lenguaje fluido y con el manejo excelente del discurso tipo mediático, reconoció el interés, la creatividad y la fuerza del pueblo salvadoreño para conseguir la paz.

"Es mucho más fácil hacer la guerra que la paz, y sobre todo la paz en democracia", dijo González al tiempo que enfiló su planteamiento en dos cuestiones puntuales, por un lado que la "alternancia no es la esencia de la democracia, lo es la aceptabilidad de la derrota y reconocer los errores porque no han sido electos"; y por otro, el haber alcanzado la paz con una amnistía.

"Hay que saber pasar la página, sin olvidar", dijo el ex presidente del gobierno español, que se extendió en un tema espinoso como este donde resaltó la importancia de no olvidar el pasado para no volver a cometer los errores, y resarcir a las víctimas pero sin dejar de lado la construcción de un mejor futuro.

Un detalle interesante que reveló González fue la discusión que tuvo con Fidel Castro en torno a la guerra salvadoreña, particularmente luego de la llamada ofensiva general de 1989. Castro creía que el FMLN tenía la victoria en sus manos. "Con todo y mapa, como si fuese el jefe del estado mayor o dirigiendo la guerra, discutimos ampliamente sobre la necesidad de que la guerrilla lograra negociar la paz con el gobierno porque ni uno ni otro tenía la capacidad de lograr la victoria militar", dijo.

Por su parte, Álvaro de Soto, hombre que incidió directamente en los acuerdos de paz como enviado personal del secretario general de la ONU, hizo una interesante reflexión sobre el papel de la ONU y en general de la comunidad internacional que permitió alcanzar la paz.

"Se trata de entender cuando un conflicto bélico ha llegado a su madurez... cuando ocurre esto, como sucedió en El Salvador, y las partes se dieron cuenta de esto, es cuando se comenzó de lleno a construir el complejo acuerdo de paz" dijo De Soto.

Las dos visiones para una misma realidad

(Fidel) Castro nos hizo un gran favor al unir a las cinco organizaciones guerrilleras y formar el FMLN. Ese fue un gran favor porque al tener cinco grupos distintos hubiese sido más difícil ponerse de acuerdo". Esas son algunas de las ideas que de manera clara y contundente expuso el poeta, David Escobar Galindo.

El intelectual fue uno de los exponentes en el evento, coloquio sobre los desafíos actuales de la paz y la consolidación democrática; otro de los expositores fue el ex comandante y diputado del FMLN, Leonel González, el ex canciller Oscar Santamaría, el asesor especial del Secretario General de la ONU, Iqbal Riza

El académico Escobar Galindo hizo una exposición brillante sobre los acontecimientos no sólo los que dieron origen a la guerra sino el proceso de paz que le dio fin.

El poeta hizo un recorrido sobre los antecedentes de los acuerdos de paz, como el hecho de que la guerra que surge por un sistema político cerrado, agotado que no permitía la participación.

Este hecho, por estos motivos y otros que explicó, hizo surgir los movimientos guerrilleros, no comunistas, porque este era un minúsculo partido que se sumo después, dijo Escobar.

Escobar se refería a las Fuerzas Populares de Liberación, Ejército Popular Revolucionario, Resistencia Nacional, Revolucionario de los Trabajadores y el Comunistas; los dos primeros, FPL y ERP se pusieron de acuerdo para terminar la guerra pero no para lo que sería, "ya vemos los resultados" dijo.

De igual manera hizo referencia a la ofensiva general, planeada con mucha anticipación y si bien es cierto causó mucho daño lo que demostró, a la larga, no que había que acelerar la negociación, esto fue consecuencia, sino que ninguna de las partes en guerra podía vencer al contrario.

"Esto hizo que los acuerdos de paz fueron un hecho que tenía que llegar tarde o temprano", reflexionó el académico.

Ambos puntos, en su exposición formal fueron interpretados de manera distinta por el diputado y ex comandante del FMLN, Leonel González, quien aseveró que la "ofensiva forzó al gobierno y a los militares a sentarse en serio a negociar la paz".

"El Salvador pasó del diálogo como maniobra al servicio de la guerra a la negociación estratégica como solución al conflicto, gracias a las condiciones de una coyuntura internacional favorable y a la voluntad política de las partes que nos enfrentábamos" dijo González.

Arranca Festival por la Paz

Seguridad. El "Mágico" González será el punto de reunión para la fiesta por la paz del Ministerio de Seguridad

El novel Ministerio de Seguridad intentará ganarse el apoyo de iglesias, diplomáticos, políticos y empresarios en el Festival por la Paz que se celebra hoy en el Estadio Jorge "Mágico" González. Esta actividad no sólo es parte de la celebración rosa de los Acuerdos de Paz, sino el banderillazo de salida para el nuevo plan de ataque a la delincuencia del Ministerio.

"Vamos a apostarle al ser humano, a reconstruir valores y a cimentar principios. Es la nueva apuesta del Ministerio y este festival es el inicio", sostuvo ayer el ministro René Figueroa a través de su vocero.

Uno de los presentadores del evento, en el que darán mensajes las iglesias, así como el ministro Figueroa y el Presidente Elías Antonio Saca, tiene fe en la actividad.

"Es un primer paso hacia hacer cosas y no sólo hablar de ellas", opina el conductor Willy Maldonado.

Además de su discurso, Saca inaugurará simbólicamente el Año de la Paz. Para él, el festival tiene un propósito: "Decirle a los salvadoreños que la paz social es importante... La paz sirve para generar empleo, para que vivamos en libertad; esa es la paz en que creo", dijo.

La voz de la empresa privada también se hará sentir con su presencia.

"El espíritu con el que se realizaron los Acuerdos de Paz mantienen su vigencia y es oportuno renovar ese espíritu para alcanzar la paz que tanto anhelamos", dijo Raúl Melara, director ejecutivo de la Asociación Nacional de la Empresa Privada.

La fiesta cívica comienza a las 4:00 p.m., pero los preparativos en los alrededores inician a las 2 p.m., por lo que si piensa movilizarse por el área deberá tomar rutas alternas a la 49 Avenida Sur y 4a. Calle Poniente, Alameda Roosevelt y 49 Avenida Sur, Calle El Progreso y otras vías adyacentes al Estadio, ya que estarán cerradas según registró la Policía Nacional Civil (ver cuadro abajo).