Volver a Inicio
 

Doblegadas por el poder cubano

Las doblistas nacionales de tenis de mesa fueron eliminadas en las primeras de cambio del torneo Panamericano por los dos duetos cubanos.

Marcelo Betancourt EDH
Desde Santo Domingo
El Diario de Hoy
Morayley Álvarez y De Ying Wang fueron eliminadas por la dupla cubana con un inobjetable marcador de 4-1. Foto Álvaro López

Otro cartucho más se perdió en Santo Domingo 2003 para los salvadoreños.

Esta vez en los dobles de tenis de mesa femenino. De Ying Wang-Morayle Álvarez y Claudia López-Sonia Ramírez no pudieron pasar más allá de las primeras rondas.

El dueto López-Ramírez se quedó en la fase preliminar, mientras que la pareja Álvarez-Wang fue eliminada en octavos de final.

En parte, el problema fue causado debido a que, a última hora del congresillo técnico del miércoles, las parejas originales fueron intercambiadas como estrategia para sembrar al menos a una en la llave de 16.

En un principio y según los entrenamientos, Morayle hacía pareja con Sonia y De Ying con Claudia. Pero como Morayle y De Ying eran las mejores ranqueadas, se decidió intercambiarlas.

En la jornada matutina, Claudia y Sonia batallaron contra las cubanas Glendys González y Anisleyvi González en busca de meterse entre las mejores 16, pero cayeron con marcador de 4-0 (6-11, 2-11, 7-11 y 6-11).

“Nos afectó que a último momento cambiaron las parejas. El problema es que no habíamos entrenado juntas con Claudia. Dimos lo que pudimos. Falló el ataque y nosotras nos quedamos sólo defendiendo”, explicó Sonia.

Por la tarde, Morayle y De Ying se enfrentaron a la primera pareja cubana, formada por Yadira Silva y Dayana Ferrer, y fueron eliminadas por 4-1 (4-11, 6-11, 10-12, 12-10, 4-11). Las cubanas dominaron con holgura los primeros ‘sets’ y se ubicaron rápidamente en ventaja de tres a cero. Las salvadoreñas intentaron remontar y conquistaron un ‘set’. Pero las cubanas confirmaron su superioridad al sellar el quinto y definitivo episodio.

“Tuvo que ver con la coordinación, con el acoplamiento. Nosotras nunca habíamos jugado juntas. Poco a poco lo fuimos mejorando, pero lastimosamente no pudimos concretar eso para poder levantar los partidos”, razonó De Ying. En cuanto a su ex compañera de dobles, De Hsuan Wang, aceptó que le hizo falta.